[Cannes 2024] ¿Está “Furiosa” a la altura de “Mad Max: Fury Road”?

[Cannes 2024] ¿Está “Furiosa” a la altura de “Mad Max: Fury Road”?
[Cannes 2024] ¿Está “Furiosa” a la altura de “Mad Max: Fury Road”?
-

Con una emoción teñida de miedo esperábamos esta precuela de “Mad Max: Furia en la carretera”, es decir con la irresistible esperanza de revivir el asombro de 2015 ante lo que la historia recordará al menos como el éxito de taquilla de la década. y al mismo tiempo la lucidez para reconocer que estas epifanías no están hechas para ser reeditadas. “Furiosa” no podía volver a ser “Fury Road”; entonces tenía que ser otra cosa.

La película destaca especialmente por el volumen de diálogos (Charlize Theron tenía ochenta líneas en las que no era la heroína oficial, Anya Taylor-Joy sólo tiene treinta en su propio spin-off; en el lado de John Wick está un auténtico bromista), o por su relajación cómica llevada hasta cierta bufonería (Chris Hemsworth como bandido-gurú, un villano algo desinvertido cuyo segundo grado evoca la Thor por Taika Waititi).

Pero, sobre todo, proviene más bien de una forma de despliegue que pasa de un principio de escritura de la historia y del espacio (que aquí equivale a lo mismo) extremadamente alusivo y refinado –un segmento de desierto, un viaje, un regreso– a una prácticamente Un universo mapeado e historizado, extendido a lo largo de quince o veinte años de crónica política de las guerras tribales del Yermo. Manera de rehacer el paso de loco max 2 tiene Más allá de la cúpula del trueno : un western agudo, casi teórico, con una clara unidad de acción (defender una refinería, escapar de la Ciudadela), seguido de un peplum que prolifera en un orden disperso, con una dimensión de aprendizaje mesiánico. El videojuego de Avalanche Studios, desarrollado conjuntamente con Camino de furiatambién parece pasar por esto: furiosa tiene algo demundo abierto – literalmente desde la caja de arena. Su sucesión de infiltraciones, tomas de fortalezas, trabaja la dinámica del juego, al igual que sus escenas de saqueo (Miller se toma sistemáticamente el tiempo de filmar a sus personajes recogiendo municiones o repuestos de los cadáveres de hombres y vehículos): la película es una correrparte filmada.

Superlativos

Pero entonces, ¿por qué, básicamente, regresar a Wasteland? No tanto para dar cuerpo al carácter obstinadamente unidimensional de Furiosa, que permanece como una puerta cerrada durante toda la película, sino para retomar y realzar la obra prometeica abierta por Camino de furiaes decir, una especie de película sobre trenes sin tren, cuyo convoy de camiones y autos musculosos está siempre conectado como una inmensa caravana, incapaz de detenerse o descarrilarse de su eje infinitamente rectilíneo y sin rumbo –o que seguimos olvidando–. La flamante persecución central cuyas medidas superlativas han invadido, incluso antes del festival, la prensa (78 días de rodaje, 15 minutos de pirotecnia, ¿y qué grande es la tuya?) y su enjambre de hermanas no tan pequeñas, son la razón de ser una película más interesada en la danza de las cosas que en las pasiones de mujeres y hombres; o más precisamente cuyo gran negocio es trascender lo último hacia lo primero. Ésta es la lección más importante de un burlesco mudo para el que el cineasta parece haber encontrado la clave más que nunca con el casting de Anya Taylor-Joy: marioneta muda, muñeca invencible, impulsada por una idea fija que la haría casi inhumana sin ella. este velo de ironía melancólica en la mirada; en definitiva, furiosamente keatoniana, cuando se encuentra en medio del apocalipsis andante de este cuento”General” del que ella es precisamente la mecánica.

Un año después de la Misión imposible: navegación a estima de Christopher McQuarrie, el motivo del tren, originalmente consustancial al cine, obsesiona incansablemente a cierto campo de las superproducciones demiurgas, dispuestas a perforar una y otra vez la pantalla del salón indio, tendiendo hacia un destino desconocido que aquí parece nada menos que el terminar los tiempos.

furiosa, de George Miller, con Anya Taylor-Joy, Chris Hemsworth. Fuera de competencia

-

PREV ¿Son inofensivos los cigarrillos electrónicos? “Debemos permanecer vigilantes”
NEXT Accidente de coche en el cine