Día Internacional contra la Homofobia: el 53% de los empleados LGBT+ víctimas de insultos

Día Internacional contra la Homofobia: el 53% de los empleados LGBT+ víctimas de insultos
Día Internacional contra la Homofobia: el 53% de los empleados LGBT+ víctimas de insultos
-

Con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, este 17 de mayo, L’Autre Cercle e Ifop publicaron su barómetro sobre la inclusión de las personas LGBT+ en el trabajo en Francia.

Los resultados demuestran un cambio de mentalidad, a pesar de la persistente discriminación.

El 17 de mayo, elegido para conmemorar el día en que la OMS eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales en 1990, es ahora una fecha clave para concienciar al público contra la LGBT-fobia. Con este motivo, L’Autre Cercle, la asociación que se movilizó por la inclusión de las personas LGBT+ en el trabajo, e Ifop llevaron a cabo una encuesta entre la mayor muestra representativa de empleados LGBT+ jamás encuestada (más de 1.000 personas). Revela un clima de trabajo en torno a temas relacionados con la orientación sexual o la identidad de género “Cada vez más progresista”.

Mayor visibilidad

Así, 9 de cada 10 empleados están a favor del acceso a la patria potestad de sus compañeros que han tenido un hijo por gestación subrogada, aunque no sean los padres biológicos. Además, el 74% de los encuestados no ve ningún problema en que las personas transgénero o no binarias tengan acceso a los baños dependiendo del género con el que se identifiquen. Un indicador adicional de esta estandarización: dos tercios legitiman el uso de términos neutrales (por ejemplo, “derechos humanos” en lugar de “derechos humanos”) o incluso redacción inclusiva. Más delicado, sin embargo, es el uso de pronombres de género en firmas de correo electrónico o tarjetas de visita: casi 4 de cada 10 empleados (38%) todavía están en contra.

Este cambio de mentalidad beneficia la visibilidad de las personas LGBT+, que ha aumentado 10 puntos en seis años: hoy, más de 6 personas LGBT+ de cada 10 (60% vs. 50% en 2018) dicen ser visibles para sus colegas, pero sólo 1 de cada 2 con sus superiores directos (49%). Como reflejo de estas lecciones, la discriminación LGBT-fóbica en la remuneración o la contratación se ha reducido en dos puntos, alcanzando el 16% y el 15% de los empleados LGBT+, respectivamente.

Las personas transgénero y no binarias son las más discriminadas

A pesar de este panorama bastante positivo, persisten zonas grises. Así, casi 3 empleados LGBT+ de cada 10 (28%) todavía afirman hoy haber sido víctimas de al menos un ataque LGBT-fóbico en el trabajo: un nivel que se mantiene alto desde hace varios años. Además, más de la mitad (53%) dice haber escuchado expresiones LGBT-fóbicas como “hijo de puta” (45%), “tortillera” (32%) o incluso “viajero” (29%). “Estos resultados son indicativos de los desafíos que persisten, particularmente para las personas transgénero y no binarias para quienes las fobias LGBT se ven exacerbadas”subraya esta investigación.

Una tendencia que se confirma con la reacción de malestar declarada ante la salida del armario de un colega LGBT+ en el trabajo. Si los empleados no LGBT+ se declaran “incómodos” en caso de que un colega gay, bisexual o lesbiana salga del armario en una proporción relativamente pequeña (menos del 6%), esta cifra se eleva al 21% y al 16% en el caso de las personas transgénero y no binarias. colegas. Un contexto no inclusivo que les empuja a abstenerse, más que la media de los empleados LGBT+, de indicar el nombre de su cónyuge en su mutua (46 % frente al 23 %) o de participar en un evento organizado por el empleador al que se invita a los cónyuges ( 44% frente a 28%).

  • Leer también

    El 22% de los franceses menores de 26 años se identifican como LGBT+

Por último, el silencio sigue siendo muy significativo: casi 4 de cada 10 empleados LGBT+ (39%) que han sido víctimas de burlas despectivas o comentarios ofensivos no han hablado de ello con nadie.


Virginie FAUROUX

-

PREV Cámara del Consejo Bruselas – El sospechoso del doble asesinato perpetrado en Molenbeek no pide ser puesto en libertad
NEXT Oso Paddington, ¿medalla de oro en los próximos Juegos Olímpicos?