La urgente necesidad de regular las tarifas de pago con tarjeta

-

Desde hace varios años, los comerciantes europeos se enfrentan a un aumento significativo de los costes de los pagos con tarjeta, situación agravada por el dominio de Visa y MasterCard en el mercado. Entre 2018 y 2022, las tarifas promedio por transacciones con tarjeta de débito aumentaron del 0,27% al 0,44% del monto total.. Este aumento pesa mucho sobre los comerciantes que, a pesar de su descontento, no pueden renunciar a estas redes de pago esenciales para su actividad.

Los comerciantes y los representantes de la gran distribución denuncian una estructura de tarifas cada vez más compleja y opaca, y las redes de tarjetas estadounidenses justifican estos aumentos con mayores costes vinculados a nuevas exigencias reglamentarias y de seguridad. MasterCard destaca el valor añadido de sus servicios.

El gobierno francés pide una iniciativa europea para estudiar con más detalle la evolución de las tasas de pago, según informa Les Echos. Bertrand Dumont, director general del Tesoro, destacó recientemente la importancia de que la Comisión Europea documente y analice el aumento de las tasas para determinar su proporcionalidad. Este enfoque se produce en un contexto en el que los márgenes comerciales son cada vez más ajustados, lo que influye directamente en el coste final para los consumidores.

La Comisión Europea ya ha realizado estudios, pero siguen siendo limitados debido a la falta de datos concretos proporcionados por los principales actores del mercado. Las tarifas de red, que incluyen costos como el intercambio (fijados por Europa en 0,2% para tarjetas de débito y 0,3% para tarjetas de crédito) y comisiones bancarias, continuaron aumentando a pesar de la limitación del intercambio desde 2015. El estudio revela que los costos de la red se han más que duplicado en tres años, lo que resalta la urgencia de una mayor regulación.

La complejidad de las estructuras de tarifas es otra preocupación importante para las partes interesadas. Muchos profesionales bancarios y empresariales describen el sistema actual como una “jungla” deliberada, diseñada para confundir y disuadir la disidencia. En respuesta, algunas voces dentro de la industria piden mayor transparencia y esfuerzos para simplificar el proceso de facturación.

En este clima de creciente frustración, la Comisión Europea se encuentra en una posición delicada. Aunque reconoce la necesidad de seguir de cerca estos acontecimientos, la falta de datos suficientes y de bases jurídicas sólidas complica cualquier intervención directa. Sin embargo, el diálogo continúa con las autoridades nacionales, que desempeñan un papel crucial en la aplicación del reglamento de intercambios, y en el horizonte asoman perspectivas de reforma que hacen esperar una solución equilibrada que favorezca tanto la innovación como la protección de los los intereses económicos de los europeos.

-

PREV Los huracanes han dejado su huella en los humedales de Luisiana
NEXT Juez aún amenaza a Trump con cárcel por desacato a tribunal de Nueva York | TV5MONDE