Un día en el juzgado de policía de Bobigny

Un día en el juzgado de policía de Bobigny
Un día en el juzgado de policía de Bobigny
-

El ambiente en la sala 14 del tribunal de Bobigny (93) parece una costumbre. Cada primer jueves de mes es el día del tribunal de policía. Un tribunal que sería “flicófago”, como dijo una vez un abogado defensor, “donde nos comemos a los policías”. Lejos del mito, los banquillos detrás de Luidgi B., el primer agente al mando, están ocupados por sus compañeros que han venido a apoyar al hombre acusado de violencia intencionada contra un menor.

Un golpe de porra telescópica en los dientes.

El 6 de febrero de 2023, en Aulnay-sous-Bois, el menor Naïm recibió un golpe en los dientes con una porra telescópica por parte de Luidgi B., en el contexto de una detención vinculada al tráfico de drogas. El joven de 17 años perdió tres dientes, otros quedaron gravemente dañados y recibió la incapacidad laboral total “por 10 a 14 días”, resumió el juez. Naïm, actualmente en prisión preventiva, no está presente en la audiencia. Es su madre quien lo representa. Con su paso lento, sus rasgos marcados por el cansancio, la mujer parece abrumada por los acontecimientos. Habla con su abogado sin mirarla, con los ojos pegados al grupo de policías sentados entre el público junto a su amigo. “Deben reconocer que esto ya no es posible, nunca parará”susurra la madre de Naïm, con voz temblorosa, sobre la violencia policial.

El joven agente viste un suéter verde demasiado ajustado y está de pie frente a la barra, luciendo bastante seguro. Luidgi B. apenas habla, se contenta con lo mínimo: dirección, nombre y apellido, porque la defensa pide la remisión del caso. El abogado del policía todavía menciona lesiones que “podrían haber sido causadas accidentalmente”. Un personaje “involuntario” apenas comprensible Para el fiscal Loïc Pageot:

“Hay un delito penal. Perder tres dientes no significa encontrarse “desgraciadamente” con un bastón telescópico. »

Ante la ausencia de Naïm, el tribunal pospone el caso hasta el 5 de diciembre. “Es difícil para él. Desde que lo golpearon no se encuentra bien”, confiesa la madre de Naïm. El presidente responde:

“Si tiene el coraje de vender drogas, tendrá el coraje de acudir a los tribunales. »

Un puñetazo en la cabeza para “asustar”

“Estoy estresado”, confiesa discretamente Antonin C. a su abogado. Sentado al fondo de la sala esperando su turno en la barra, el policía de 29 años es discreto. Presuntamente golpeó al Sr. C. en la cabeza, a quien él y dos colegas sacaron por la fuerza de la comisaría de policía de Aulnay-sous-Bois en noviembre de 2021.

El turco, que presentó una denuncia ante el IGPN, no estuvo presente en la audiencia. En su testimonio afirma que el agente le entregó un puñetazo en la sien sin motivo. El joven pacificador “admite haber asestado el golpe para asustarlo pero no haber tocado al individuo”. El señor C. había acudido a la comisaría para “obtener información sobre ciberseguridad”. Si bien la recepción en la comisaría lo encontró incoherente – el intérprete del turco dijo a los investigadores que “no tiene todas sus facultades mentales” – tres contusiones sacaron al individuo. Antonin C. forma parte de la musculosa escolta. Uno de sus compañeros le pone una llave en el brazo, “poco cooperativo” según el acusado. Allí, en las cámaras de videovigilancia, la IGPN distingue un golpe de Antonin C. en el rostro de la víctima. Pero es imposible ver si toca la cabeza del turco, cuyo rostro está fuera de cámara.. “Fingí un puñetazo para que soltara la barrera”, defiende el acusado, que describe un gesto “controlado” debido a su práctica en deportes de combate.

Una versión diferente a la de sus primeras audiciones, donde el policía que quiere ingresar al Bac luego admitió: “Si lo toqué fue porque estaba luchando. » “¿Lo que entiendo es que no descarta haberlo hecho? », pregunta el fiscal. Antonin C. tartamudea: “No recuerdo haberlo tocado. Según recuerdo, no lo hice. » Antonin C. es declarado culpable y condenado a dos meses de prisión, con suspensión total. Estos hechos no constan en sus antecedentes penales. Próximo caso.

“Policía de día. Fiestero, drogadicto y narcotraficante de noche »

Es el turno del pacificador B. de comparecer ante los jueces. Finalmente, el ex policía B. El que era funcionario de la Policía de Fronteras (Paf) desde 2016 fue despedido de la aplicación de la ley el 6 de marzo de 2023. Instalado en el aeropuerto de Roissy, el hombre de 31 años se sintió “muy aislado”, según su abogado. El agente B. es entonces “policía de día, fiestero, drogadicto y traficante de noche” y ha “perdido el equilibrio” a causa de sus adicciones. Ya ha sido condenado a diez meses de prisión con brazalete electrónico por tráfico y consumo de drogas. Ahora está siendo procesado por “robo y fraude” sin estar presente en la audiencia.

En enero de 2023, cuando aún se encontraba en Paf, B. fue detenido por vender drogas. Mientras estaba bajo custodia policial, sus antiguos compañeros le encontraron tres tarjetas bancarias, incluido uno declarado robado por un turista en el aeropuerto de Roissy, que detectó retiros fraudulentos. B. explica a los investigadores que “encontró” las tarjetas en el suelo, pero admite haber utilizado la tarjeta de crédito robada por valor de 130 euros, entre otras cosas, para comprar “cafés y un sándwich libanés”.

TIENE LEER TAMBIÉN : Vincent es policía… y traficante.

“Lo siento, me da vergüenza, no se parece a mí y desprestigia mi profesión”, indica B. en una carta dirigida al tribunal. Describe un “descenso a los infiernos” a causa de su adicción a los estupefacientes y explica que estaba atravesando una “fuerte depresión”. La abogada intenta justificar la presencia de las tarjetas en los bolsillos de su cliente:

“El consumo de estupefacientes requiere el uso de tarjetas bancarias para sobrescribir las pastillas. Tenía sus cartas para consumir drogas, como un fumador empedernido tendría muchos encendedores. »

Las explicaciones encontraron poca resonancia en el tribunal. el es declarado culpable y deberá realizar 105 horas de servicio comunitario en un plazo de 18 meses y tendrá prohibido ejercer cualquier profesión relacionada con la seguridad durante cinco años.

-

PREV Según un alto funcionario de la administración Biden, el Estado judío no respondió a las “preocupaciones” de Estados Unidos sobre una posible ofensiva en Rafah
NEXT Trump ve aplazado indefinidamente uno de sus juicios penales