Grupo afiliado a Trump publica un nuevo libro sobre seguridad nacional que describe un posible enfoque para el segundo mandato

Grupo afiliado a Trump publica un nuevo libro sobre seguridad nacional que describe un posible enfoque para el segundo mandato
Grupo afiliado a Trump publica un nuevo libro sobre seguridad nacional que describe un posible enfoque para el segundo mandato
-

WASHINGTON (AP) — Hacer que la futura ayuda militar a Ucrania dependiendo de que el país participe en conversaciones de paz con Rusia. Prohibir a los ciudadanos chinos comprar propiedades dentro de un radio de 50 millas de los edificios del gobierno de Estados Unidos. Llenando el seguridad nacional sector con acólitos de Donald Trump.

Uno de varios grupos que intentan sentar las bases para una segunda administración Trump si el expresidente republicano gana en noviembre ha publicado un nuevo libro de políticas que apunta a articular una agenda de seguridad nacional de “Estados Unidos primero”.

El libro, compartido con The Associated Press antes de su lanzamiento el jueves, es el esfuerzo más reciente del America First Policy Institute. Al igual que el “Proyecto 2025” de la Heritage Foundation, el grupo busca ayudar Triunfo evitar los errores de 2016, cuando entró a la Casa Blanca prácticamente sin estar preparado.

Más allá de sus esfuerzos políticos, el proyecto de transición del instituto ha estado trabajando para redactar docenas de órdenes ejecutivas y desarrollar un programa de capacitación para futuros nombramientos políticos. Heritage ha estado creando una extensa base de datos de personal y ofreciendo sus propios manuales de políticas.

Ambos grupos enfatizan que son independientes de la campaña de Trump, que en repetidas ocasiones ha tratado de distanciarse de tales esfuerzos, insistiendo en que las únicas políticas respaldadas por Trump son aquellas que el propio candidato articula.

Aun así, Fred Fleitz, el editor del libro, señaló que él y el teniente general retirado. Keith Kellogg, quien se desempeñó durante un tiempo como asesor interino de seguridad nacional de Trump y escribió varios de los capítulos, ha estado en contacto frecuente con el expresidente, solicitando comentarios y discutiendo extensamente temas como Ucrania.

Qué saber sobre las elecciones de 2024

“Esperamos que aquí sea donde esté. No hablamos por él, pero creo que lo aprobará”, dijo Fleitz, quien anteriormente fue jefe de gabinete del Consejo de Seguridad Nacional.

Dijo que espera que el libro sirva como “una guía que sea una base intelectual para el enfoque de Estados Unidos primero” para la seguridad nacional “que sea fácil de usar”.

“Es una gran estrategia”, añadió Kellogg. “No se empieza primero con las políticas. Primero comienzas con las estrategias. Y eso es lo que hemos hecho”.

El grupo considera que la trayectoria actual de la seguridad nacional de Estados Unidos es un fracaso, gracias a un establishment de política exterior al que acusa de haber adoptado un enfoque intervencionista y “globalista” a expensas de los intereses nacionales de Estados Unidos.

Si bien no ofrece detalles específicos, el libro ofrece algunas pautas sobre cómo una futura administración Trump podría abordar cuestiones de política exterior como La guerra de Rusia contra Ucrania. Trump dijo que, de ser elegido, resolvería el conflicto antes del día de la toma de posesión en enero, pero se negó a decir cómo.

El capítulo del libro sobre la guerra dedica más tiempo a discutir cómo se desarrolló el conflicto que a cómo ponerle fin. Pero dice que Estados Unidos debería condicionar la futura ayuda militar a que Ucrania participe en las conversaciones de paz con Rusia.

Predice que el ejército ucraniano probablemente perderá terreno con el tiempo y desaconseja que Estados Unidos siga “enviando armas a un punto muerto en el que Ucrania eventualmente tendrá dificultades para ganar”. Pero una vez que haya un acuerdo de paz, dice que Estados Unidos seguirá armando a Ucrania como elemento disuasorio para Rusia.

Los autores parecen respaldar un marco en el que a Ucrania “no se le pediría que renunciara al objetivo de recuperar todo su territorio”, sino que aceptaría la diplomacia “en el entendimiento de que esto requeriría un avance diplomático futuro que probablemente no ocurrirá antes (el gobierno ruso) El presidente Vladimir Putin deja el cargo”.

Reconoce que los ucranianos “tendrán problemas para aceptar una paz negociada que no les devuelva todo su territorio o, al menos por ahora, no responsabilice a Rusia por la matanza que infligió a Ucrania. Sus seguidores también lo harán. Pero como dijo Donald Trump en el ayuntamiento de CNN en 2023: “Quiero que todos dejen de morir”. Ésa es también nuestra opinión. Es un buen primer paso”.

El libro culpa al presidente demócrata Joe Biden de la guerra y repite la afirmación de Trump de que Putin nunca habría invadido si Trump hubiera estado en el cargo. Su principal argumento en defensa de esa afirmación es que Putin veía a Trump como fuerte y decisivo. De hecho, Trump se acercó al líder ruso y se mostró reacio a desafiarlo.

La mayor parte del capítulo se dedica a exponer una cronología, a veces errónea, del manejo de la guerra por parte de Biden.

De cara al futuro, sugiere que se podría persuadir a Putin para que se una a las conversaciones de paz si Biden y otros líderes de la OTAN ofrecen posponer la membresía de Ucrania en la OTAN durante un período prolongado. Sugiere que Estados Unidos establezca en cambio una “arquitectura de seguridad a largo plazo para la defensa de Ucrania que se centre en la defensa de la seguridad bilateral”. No proporciona ninguna explicación de lo que esto implicaría. También pide que se apliquen gravámenes a las ventas de energía rusas para pagar la reconstrucción de Ucrania.

El libro critica los esfuerzos de transición de Trump en 2016 y lamenta una amplia falta de preparación antes de que Trump asumiera el cargo.

“La tumultuosa transición de 2016/2017 no sirvió bien al presidente Trump ni a la nación y ralentizó el avance y la implementación de su agenda”, escribieron los autores. Por ejemplo, señalan que antes de las elecciones, el equipo de transición de la demócrata Hillary Clinton había presentado más de 1.000 nombres para una futura autorización de seguridad. El equipo de Trump presentó sólo 25.

El grupo dice que ha identificado aproximadamente 1.200 puestos relacionados con la seguridad nacional que la próxima administración deberá cubrir y lo insta a estar listo desde el primer día con los leales a Trump que se adhieren al enfoque de “Estados Unidos primero”.

“No se trata de tomar represalias contra la gente ni de intentar politizar las posiciones gubernamentales. Se trata de garantizar que los trabajadores del gobierno hagan su trabajo y mantengan la política fuera de su trabajo”, dijo Fleitz.

El libro describe a China como la amenaza más apremiante a la seguridad nacional del país, ansiosa por desplazar a Estados Unidos como primera potencia del mundo. Propone una política dura que se basa en enfoques tanto de los años de Trump como de la administración Biden con el objetivo de hacer que las políticas de Beijing sean “en gran medida irrelevantes para la vida estadounidense”.

Eleva las preocupaciones económicas con China al nivel de seguridad nacional y propone un enfoque recíproco que negaría a Beijing el acceso a los mercados estadounidenses de la misma manera que a las empresas estadounidenses se les ha negado en China.

El libro también recomienda un control más riguroso de las empresas cibernéticas y tecnológicas propiedad de adversarios estadounidenses, especialmente China, para asegurarse de que no estén recopilando información confidencial. También recomienda que se prohíba a los ciudadanos chinos comprar propiedades dentro de un radio de 50 millas de cualquier propiedad del gobierno de Estados Unidos.

Pide restricciones de visa para los estudiantes chinos que deseen estudiar en los Estados Unidos y para la prohibición de tiktok y otras aplicaciones chinas por preocupaciones sobre la privacidad de los datos. Trump, sin embargo, se ha pronunciado en contra de una ley que obligaría a la venta de TikTok o bloquearía el acceso de Estados Unidos.

Las opiniones de los analistas sobre cómo sería una política de “Estados Unidos primero” a menudo reflejan los enfoques personales de los escritores.

Para Ellie Cohanim, ex enviada adjunta de Trump en el Departamento de Estado encargada de monitorear y combatir el antisemitismo, “Estados Unidos primero” se parece mucho a una lista de compras para el ejército israelí.

Estados Unidos debería enviar a Israel un escuadrón de “25 Lockheed Martin F-35, un escuadrón de F-15 EX de Boeing y un escuadrón de helicópteros de ataque Apache E”, escribió Cohanim.

Estados Unidos debería dar parte de sus miles de millones de dólares en financiación militar a Israel en moneda israelí para que Israel pueda gastarlos en casa, y Washington debería presionar a los Estados árabes para que paguen la factura de la reconstrucción de Gaza y aceptar que Israel deje de lado cualquier conversación política con los EE.UU. Palestina a la espera de un período indefinido de desradicalización obligatoria para el pueblo palestino, escribió.

___

Colvin informó desde Nueva York. La escritora de Associated Press Rebecca Santana contribuyó a este informe.

-

PREV Donald Trump será juramentado por su hijo Barron, de sólo 18 años, en la convención republicana
NEXT Quién es John Ternus, el que podría tomar las riendas de Apple tras Tim Cook