“Un vacío enorme…” ¿Deberíamos introducir un permiso por muerte de una mascota?

“Un vacío enorme…” ¿Deberíamos introducir un permiso por muerte de una mascota?
Descriptive text here
-

Sintió “un enorme vacío” y, sobre todo, una “inmensa tristeza” durante varias semanas. Cuando Léa perdió repentinamente a su gato en un accidente, fue si “el mundo se hubiera derrumbado”. Sin embargo, este treintañero de Nantes que trabaja en recursos humanos tuvo que volver a trabajar al día siguiente, “después de una noche horrible”. Para suavizar este tipo de momentos especialmente desagradables, algunos empresarios deciden actuar.

Desde hace unos meses, La Sociedad Protectora de Animales (SPA) ofrece a sus empleados que tengan que hacer frente a la muerte de su mascota un día adicional de licencia retribuida. “Esto nos permite dar los pasos necesarios pero sobre todo es un símbolo”, explica 20 minutos Jean-Charles Fombonne, presidente de la asociación. La idea es reconocer el lugar que ocupa el animal en la vida. » Se trata de todos los animales, siempre que un certificado de defunción haya sido firmado por un veterinario. Ésta es la única prueba solicitada, porque “no estamos en absoluto en una lógica de trampa”, piensa el presidente.

“Reconocer la realidad del duelo”

Si bien cada empresa puede decidir, en el marco de un acuerdo interno, su política especial de permisos, cada vez son más las empresas (todas del mundo animal, al parecer) que dan el paso. En 2021 fue Wamiz, que se presenta como el primer medio especializado en mascotas, el que implementó esta medida. Al año siguiente, el especialista en seguros de salud animal Santévet anunció también la concesión de un día de descanso, precisando que “este sistema no pretende compensar la pérdida sino reconocer la realidad del duelo por la muerte de un animal”.

Lo mismo desde hace unas semanas en Mars Petcare, una empresa a la que ya podías venir a trabajar con tu perro. Hay que decir que según una encuesta de Esthima/Wamiz de 2020, El 88% de los propietarios coincide en que es tan difícil perder un animal como un ser querido. Y con la ayuda del Covid-19, el vínculo con nuestros pequeños compañeros es cada vez más fuerte, como lo demuestra el inesperado éxito del conmovedor libro. Su olor después de la lluvia, donde Cédric Sapin-Defour describe la pérdida de su perro Ubac.

Una pérdida que es difícil de admitir

Pero el argumento a veces es difícil de escuchar en empresas menos conscientes del problema, mientras que la ley reconoce al animal como un “ser vivo dotado de sensibilidad” y ya no como un “bien mueble” desde 2015. Como Léa, que le había advertido equipo que estaba pasando por “un problema personal” sin entrar en detalles, el 88% de ellos no se atrevería a hablar de ello con compañeros que no tienen animales.

“No podemos culpar a quienes nunca han experimentado este vínculo por no comprenderlo”, afirma Marie Cibot, veterinaria y fundadora de Solâme, una empresa dedicada a apoyar a los animales al final de sus vidas. Para algunos, el perro todavía sirve para vigilar la casa pero para otros es mucho más que eso: es un ser que vive constantemente con nosotros, lo que hace que su pérdida sea especialmente intensa. Por eso también se quiere acompañarlos dignamente hasta el final, con peticiones de eutanasia en casa, por ejemplo. »

Licencia de eternidad

Sin embargo, ¿debería cambiar la ley para que todos los propietarios de perros y gatos en duelo puedan beneficiarse de estas 24 horas de descanso retribuido? El debate ya había sido iniciado por el Partido Animalista, que había presentado esta propuesta para las elecciones legislativas de junio de 2022. Para Léa, “esto todavía corre el riesgo de crear desigualdades entre quienes tienen animales y otros”. Esta incomprensión es tanto mayor cuanto que el número de días de permiso retribuido legal concedido en caso de fallecimiento de uno de los progenitores (3 días) ya ha sido ampliamente criticado como insuficiente.

“En mi opinión, no es imposible que algún día avancemos en esta dirección”, observa Marie Cibot. En Bélgica, te pueden enterrar con las cenizas de tu animal, por ejemplo. Esto es una señal de que se está avanzando hacia un mejor reconocimiento del vínculo entre el hombre y su animal. »

Queda por ver hasta dónde. Mientras tanto, algunas empresas (entre ellas varias ya mencionadas en este artículo) continúan el proceso. Wamiz, por ejemplo, ha creado recientemente una baja para perros enfermos (3 días), como la baja por enfermedad infantil, que permite concertar una cita de urgencia con el pediatra, o en este caso con el veterinario. Una empresa estadounidense también ha lanzado el permiso de ternidad, que permite permanecer teletrabajando para acompañar mejor la llegada de una bolita de pelo a casa.

-

PREV “Los precios bajarán un 15%”: cómo funciona la transformación de estos Casino de los Pirineos Orientales en Intermarché
NEXT Jaux. Un perro y dos gatos murieron asfixiados en un incendio