Exposición “Viaje de un parisino a Tarbes entre 1900 y 1920”

-

Del 2 al 17 de mayo de 2024 en Tarbes, en la Universidad del Tiempo Libre, exposición “Viaje de un parisino a Tarbes entre 1900 y 1920”. La exposición estará abierta al público los días 2, 3, 6, 7 y 13 de mayo. 17, 2024.

Del 2 al 17 de mayo de 2024, la Universidad del Tiempo Libre de Tarbes acoge una fascinante exposición titulada “El viaje de un parisino a Tarbes entre 1900 y 1920”. Esta exposición, orquestada por eminentes coleccionistas de postales antiguas, Daniel Mur y Jean Pou, ofrece una mirada sorprendente a la evolución de la ciudad de Tarbes a principios del siglo XX.

Viaje en el tiempo en Tarbes: entre 1900 y 1920

“La invención de la postal contribuyó más al turismo que la del ferrocarril”, afirmó Georges Duhamel. Esta reflexión resuena especialmente a través de esta exposición, donde se invita a los visitantes a profundizar en el pasado y descubrir los tesoros arquitectónicos de Tarbes a través de los ojos de los viajeros de antaño.

Hace un siglo, los trenes y las postales eran los mejores compañeros de viaje. Los viajeros disfrutaron enviando mapas de los lugares que visitaron, creando recuerdos duraderos de sus viajes. Era una época en la que viajar era una aventura, especialmente después de la Gran Guerra, que marcó los locos años veinte con una intensa sed de vida.

2020, con su crisis sanitaria mundial, ha sido calificado como un “año loco”. Entonces, ¿por qué no redescubrir las postales de principios del siglo XX? Estas preciosas fotografías ofrecen un testimonio conmovedor de la evolución de la ciudad de Tarbes, desde sus animadas calles hasta sus monumentos emblemáticos.

Imagínese a un turista que se baja del tren bajo el nuevo techo de cristal de la nueva estación de Tarbes, un hermoso día de 1900. Decidiendo explorar la ciudad a pie hasta llegar al Halte Marcadieu en Séméac, inicia un viaje en el tiempo. En el camino descubre lugares, plazas y monumentos inmortalizados en postales de la época, testigos de una época dorada de la fotografía.

Sin embargo, querido espectador, no busque la pequeña Halte Marcadieu, la pequeña estación de Séméac, ya no existe. Los trenes continúan ahora su camino hacia el este desde la estación de Tarbes, lo que hace obsoleto llegar a Séméac a pie o en carruaje tirado por caballos. Éste es el encanto de esta exposición: nos transporta a un pasado pasado mientras nos recuerda los constantes cambios de nuestro mundo moderno.

20240502 162746 escalado20240502 162746 escalado

La aventura de la postal

La conferencia postal austro-alemana de 1865 creó el concepto de postal. En 1869 se pusieron en circulación pequeñas tarjetas administrativas. Su éxito fue deslumbrante: desde los primeros días se vendieron 140.000 ejemplares y luego 10 millones de ejemplares en un año. Muchos países están adoptando rápidamente la idea.

1. 1872: la ley formaliza el nacimiento de la postal en Francia.

Se crearon dos modelos a 10 y 15 céntimos. En la primera semana se vendieron 7.412.700 ejemplares. Impresas exclusivamente por la administración postal y vendidas en oficinas de correos y estancos, estas tarjetas se presentan en cajas de 8×12 cm, con un lado en blanco destinado a la correspondencia y el otro impreso a la dirección.

2. 1875: se liberaliza la producción con la única limitación de respetar el tamaño y peso del modelo administrativo. Los comerciantes lo utilizan para imprimir numerosas tarjetas publicitarias. Un decreto prohíbe que la postal vaya en contra de las buenas costumbres y las instituciones.

3. 1889: Se publican las primeras postales ilustradas francesas con motivo de la Exposición Universal. Cinco grabados realizados por Léon-Charles Libonis, que representan la Torre Eiffel, vendieron 57.500 ejemplares en veinte días.

20240502 163610 escalado20240502 163610 escalado

Las primeras postales fotográficas

Fue un marsellés, Dominique Piazza, quien tomó la iniciativa de utilizar la fotografía, en lugar del grabado, para enviar vistas de Marsella a un amigo exiliado. Piazza está desarrollando un producto comercial, pero no puede presentar la patente.

Su idea será adoptada por los editores e impresores parisinos. La postal democratizó entonces la fotografía, hasta entonces reservada a una élite.

La Edad de Oro: 1900-1920

El comienzo del siglo XX marcó un período de prosperidad para la postal.

La educación pública gratuita y obligatoria permite que nuevas clases sociales tengan acceso a la lectura y la escritura.

Todos los pueblos cuentan con el servicio de correos.

El turismo se está democratizando poco a poco, estimulando el mercado de las postales.

La frecuencia de entrega del correo hace de la postal un importante vector de información.

El franqueo de una postal es menor que el de una carta.

Las postales se pueden comprar en todas partes: joyeros, mecánicos, estancos, tenderos, propietarios de cafés, zapateros e incluso farmacéuticos pueden convertirse en editores. Actualmente vendida por unos 15 céntimos, la postal es accesible a todo el mundo y ya es objeto de colecciones.

En 1900, Francia tenía treinta y ocho millones de habitantes y publicaba ocho millones de mapas y treinta y tres revistas para coleccionistas.

Inicialmente, sólo se puede escribir el lado visual de la tarjeta.

El reverso está reservado exclusivamente para la dirección.

El 1 de mayo de 1904 se autorizó la correspondencia en el mismo lado del domicilio.

La imagen ocupará su lugar en el anverso de esta tarjeta de notas de 9×14 cm.

Nunca se habían escrito tantas cartas o postales como durante la Gran Guerra: se intercambiaron entre 6.000 y 7.000 millones entre los soldados y sus seres queridos, una media de casi 1.000 cartas por soldado.

Publicados por editoriales privadas u organizaciones oficiales, transmiten propaganda y mensajes de amor. Algunos editores se atrevieron a producir mapas satíricos y antimilitaristas, pero a partir de 1915 fueron objeto de censura.

El declive comenzó después de la Gran Guerra.

Varios factores explican esto:

El automóvil libera al turista que se aleja de los lugares donde abundan las postales.

La fotografía amateur ahora nos permite conservar otros recuerdos.

La producción industrial reemplaza los procesos de fabricación más artesanales: la producción regional es cada vez más escasa y la calidad ya no existe.

El desarrollo de la prensa ilustrada, el teléfono y la radio hicieron que se perdiera el interés informativo de la postal.

Años 50 y 60: la llegada del color

La fotografía en color apareció en los años cincuenta pero no fue hasta mediados de los sesenta cuando se obtuvieron reproducciones satisfactorias.

A diferencia de décadas anteriores, los avances técnicos aportan más calidad. El uso generalizado de bromuros permite producir tarjetas en blanco y negro más estéticas.

Los fotógrafos ofrecen vistas aéreas, es la era de los mapas brillantes y dentados.

En una sociedad que cambia rápidamente, los editores evitan representar personas y automóviles en las fotografías para que las postales no pasen de moda demasiado rápido. Este cambio, que comenzó en las décadas de 1930 y 1940, está ganando impulso y hace que las vistas de ciudades y pueblos sean menos vívidas.

Después de 1970: renovación

Estimulados e inspirados, los editores innovan con tarjetas multivista, reproducciones de cuadros o carteles, tarjetas humorísticas… Aportan un nuevo cuidado a las fotografías y a su presentación. Los años 90 inventaron nuevos formatos, ofrecieron nuevas calidades de papel y dieron origen a la tarjeta electrónica.

Cambiada al formato y color de 10,5×15 cm, la postal se convierte en un marcador social que viaja desde el remitente hasta el destinatario que, orgulloso de esta amable atención, la muestra para resaltarla.

Estos mapas siguen siendo el mejor testimonio de nuestro pasado y siguen siendo un apoyo esencial para comparar con nuestro presente que está en constante evolución…

A saber :

Entrada libre

Place du Foirail-13 rue Blaise Castells 65000 TARBES

Del 2 al 17 de mayo.

Université du Temps Libre, exposición “Viaje de un parisino a Tarbes entre 1900 y 1920”.

La exposición estará abierta al público los días 2, 3, 6, 7 de mayo y del 13 al 17 de mayo de 2024.

-

PREV Croisette: Festival de cine de Cannes eröffnet
NEXT Un concierto internacional de la Rémy Harmony Orchestra/les Charreaux y la Niederlinxweiler Orchestra con motivo de los 42 años del hermanamiento de las ciudades de St Rémy y Ottweiler. – info-chalon.com