“Una cosita extra”, la comedia solidaria y escolar de Artus sobre las personas con discapacidad

“Una cosita extra”, la comedia solidaria y escolar de Artus sobre las personas con discapacidad
“Una cosita extra”, la comedia solidaria y escolar de Artus sobre las personas con discapacidad
-

El comediante estrena este miércoles su primera producción, una comedia sobre personas con discapacidad para cambiar la forma en que la sociedad las ve.

Reírse con y no contra las personas con discapacidad para cambiar la forma en que la sociedad las ve: esta es la ambición del comediante Artus con Algo extrasu primera producción, en cines este miércoles 1 de mayo.

En esta comedia para sentirse bien, en línea con nuestros dias felices De Nakache y Toledano, un padre y su hijo fugitivos se ven obligados a buscar refugio en un campamento de verano para adultos con discapacidad. Se hacen pasar por un residente y su educador especializado. Una estancia que les cambiará para siempre.

Esta película nació de la fascinación de Artus por el octavo dia, sobre el encuentro entre un alto ejecutivo (Daniel Auteuil) y una persona con síndrome de Down (Pascal Duquenne). “Es una película de gran poesía y elegancia. Pensé que abriría una puerta al cine, pero lamentablemente no tanto”.

“Cambia tu perspectiva”

Con Algo extra, Artus se sintió investido de una misión. “Quiero cambiar la perspectiva de la gente. Tenemos que tender la mano a los demás. La ignorancia es lo peor. Las personas con discapacidad representan el 10% de la población. Ya no debería ser un tabú. Si la gente se diera cuenta de lo simple que es la relación con ellos. ..”

“En materia de discapacidad física, estamos evolucionando bien. Pero la discapacidad mental es otra cosa. Tenemos miedo de no saber cómo hablar, con quién hablar”, lamenta además el director, que en los últimos diez años ha encontrado muchas dificultades para establecer su proyecto:

“La gente me dijo claramente que no iban a poner dinero porque ‘nadie quiere ver a personas discapacitadas durante una hora y media en la pantalla grande’. Espero que esta película sirva para demostrar que están equivocados”.

Con Algo extra, Artus aborda un tema difícil con amabilidad y una buena dosis de humor escolar. En una escena, uno de los personajes fabrica palas de aerogenerador con masa de sal que desea ofrecer a otro miembro de la colonia. Pero este último es judío y las palas de las turbinas eólicas parecen una esvástica.

¿Tenía miedo de escandalizar, de ir demasiado lejos con este tipo de broma? “Siempre tenemos miedo cuando hacemos una primera película, cuando abordamos un tema así”, confiesa el director. “En cualquier caso, cuando haces algo hoy, siempre habrá gente que dirá cosas malas sobre ello, sin importar el proyecto”.

Inspirado por los actores.

Pero Artus escribió la película con amabilidad, dependiendo de los actores. Todos los personajes de la película están inspirados en las personalidades de los actores reales, todos los cuales tienen discapacidades mentales. Uno de ellos habla como Nicolas Sarkozy, otro es fanático de Dalida y un tercero viste disfraces extravagantes.

“Yo no creé nada. Son así en la vida real”, insiste Artus. “Los elegí antes de terminar de escribir para poder escribir para ellos. Quería que se apegara lo más posible a quiénes son. Necesitaba que estuviéramos lo más cerca posible de la realidad. También era para protegerme (de posibles críticas). .”

Uno de los actores, Stanislas, que trabaja en papotín, una redacción formada por una cincuentena de periodistas con trastornos del espectro autista, llega a la pantalla con sus perfectas imitaciones de Nicolas Sarkozy. Provoca hilaridad en una escena en la que cuenta el encuentro entre el expresidente y Carla Bruni.

“Él no es un personaje. papotín, entrevistó a Emmanuel Macron. Él realmente es así. Es su forma de hablar”, explica Artus. “Le escribimos largas diatribas para aprovechar esta frase”.

Comedias no perezosas

Artus también incorporó a la película a Sylvain, su personaje favorito cuyo éxito “lo ha superado un poco”. “Me parecía lógico incluirlo aunque al principio me asustaba. Tenía miedo de que poniendo a este personaje (que finge estar discapacitado), dañara la película y la convirtiera en una comedia un tanto pesada”.

Inspirado por nuestros dias felicesArtus quería hacer “una película alegre”. “No quería hacer una película que provocara ansiedad con personas con discapacidad. Quería que la gente saliera de la película diciendo que les había hecho sentir bien, que querían estar con ellos. salir de la película sintiéndome deprimido”.

Revelado por Sólo queremos reírnos de ello. Y La oficina de leyendasArtus espera hacer menos comedias: “Ya no quiero hacer películas porque hay que hacerlas. Quiero elegir mejor. Quiero hacer comedias que cuenten algo. Las comedias no son perezosas y lamentablemente hay muchas. “

Artus no sabe si dirigirá una segunda película. “Básicamente soy cocinera. Todo lo que experimento allí es una ventaja. Si esto termina mañana, no importa, haré otra cosa”. En memoria deAlgo extra, se tatuó el título en su brazo. “Todos escribieron las cartas. Sigue siendo un recuerdo loco, así que estoy feliz de tenerlo en mi brazo para siempre”.

Mas leido

-

PREV Meurthe-et-Moselle se une a Moselle en la vigilancia de las “inundaciones” rojas – Libération
NEXT El Bayer Leverkusen lleva mucho tiempo en su segunda temporada en la Bundesliga