Olvídate de las siestas: nada mejor que dormir con regularidad

Olvídate de las siestas: nada mejor que dormir con regularidad
Olvídate de las siestas: nada mejor que dormir con regularidad
-

Tiempo de lectura: 2 minutos – Visto en The Washington Post

La falta de sueño limita nuestras capacidades cognitivas. Ralentiza nuestra capacidad de reacción, nos vuelve irritables e incluso puede perjudicar nuestra salud mental. Sin embargo, alrededor del 62% de los adultos en todo el mundo creen que no duermen bien. Durante la semana, las personas duermen una media de 6,8 horas por noche, lo que es significativamente menos que las 8 horas recomendadas.

Muchos de ellos intentan recuperar su deuda de sueño los fines de semana, durante la hora del almuerzo o siempre que sea posible. De hecho, las investigaciones afirman que “Las siestas y los períodos cortos de sueño pueden complementar la recuperación cuando no es posible lograr períodos de sueño prolongados y consolidados”.

Sin embargo, muchas veces no basta con dormir un poco más durante el tiempo libre; proceder de esta manera nos permite recuperarnos un poco, pero luego seguimos prisioneros de un equilibrio inestable que está lejos de ser óptimo. Hans Van Dongen, director del Centro de Investigación del Sueño y el Rendimiento de la Universidad Estatal de Washington, lo expresó de esta manera al Washington Post: “Todos vivimos en lo que es nuestro estado normal. Pero ese no es nuestro estado óptimo”.

Compensación insuficiente

Como parte de un estudio realizado en 2024, cincuenta y dos adultos jóvenes sanos fueron asignados aleatoriamente a tres grupos con diferentes condiciones de sueño. Un grupo siempre dormía seis horas entre semana, mientras que otro dormía períodos variables de cuatro, seis u ocho horas. Además de este plan de sueño limitado, a ambos grupos se les permitió ocho horas de descanso durante el fin de semana. Además, un tercer grupo de control durmió ocho horas a lo largo de la semana, por lo tanto con más regularidad pero sin dormir hasta tarde.

Los sujetos de ambos grupos con restricción de sueño obtuvieron peores resultados en las pruebas cognitivas que el grupo de control. Incluso después de los dos días de recuperación, su rendimiento decayó. Otra investigación ha demostrado que incluso cuatro noches consecutivas de doce horas de sueño no restauran completamente los déficits cognitivos posteriores a la falta de sueño.

Por ello, los expertos recomiendan un horario de sueño lo más constante y regular posible. Muchas veces damos prioridad a las más diversas actividades en lugar de dormir; pero por el bien de nuestro rendimiento cognitivo y de nuestra salud mental, es aconsejable hacer siempre del sueño una prioridad.

-

PREV Descubrimiento de un nuevo dinosaurio con cuernos como ningún otro
NEXT Este videojuego valorado 98% por los jugadores está gratis este fin de semana: ¡no te lo pierdas!