Swiss Label estará en Lausana en septiembre para su 11.ª edición

Swiss Label estará en Lausana en septiembre para su 11.ª edición
Swiss Label estará en Lausana en septiembre para su 11.ª edición
-

El Museo Jenisch Vevey presentó el martes sus tres nuevas exposiciones, que podrán verse desde el viernes hasta finales de agosto. Destaca la mano pero también el guante y un “paseo por el bosque grabado”.

Titulada “La mano (y) el guante”, la primera exposición traslada este motivo del siglo XVI a la creación contemporánea, “símbolo de poder, de devoción y de seducción, herramienta de exploración táctil esencial tanto para el trabajador como para el artista. “, resumen los responsables en su dossier de prensa.

A través de una selección de obras de las colecciones del museo enriquecidas con préstamos externos, esta exposición temática ofrece “una visión sin precedentes de las funciones narrativas de la mano, a veces desnuda, a veces enguantada”. Los dibujos, grabados, esculturas, pinturas y vídeos recopilados dan testimonio del “poder creativo y metafórico de los juegos de manos y su accesorio preferido, los guantes”. Por descubrir hasta el 18 de agosto.

Manos en Kokoschka

“Kokoschka al alcance de la mano” es la segunda exposición que se podrá visitar, hasta el 25 de agosto. “Las manos ocupan un lugar central y simbólico en el arte del artista austriaco Oskar Kokoschka (1886 Pöchlarn – 1980 Montreux)”, recuerda el museo. A menudo se los representa “de manera exagerada, poderosa y dramática, destacando su importancia en la comunicación humana y la traducción emocional”.

Son más que un simple elemento anatómico, son medios de expresión, símbolos de las relaciones humanas y representaciones de la creatividad artística. También son válidos por su dimensión narrativa, en particular para evocar el poder o la religión, señala el museo.

Camina en el bosque

La tercera exposición expuesta, “Pierre Aubert. Maestro de los bosques”, también visible hasta el 25 de agosto, invita a dar un paseo por las xilografías de Pierre Aubert, realizadas a lo largo de casi 60 años de carrera. En más de 1.200 láminas, el grabador ha “explotado hábilmente el potencial expresivo del blanco y negro de tamaño reducido (técnica del grabado) en una danza infinita de sombras y luces”.

Nacido y fallecido en Mollards-des-Aubert (1910 – 1987) en la casa familiar situada en el corazón de los bosques y pastos del Valle de Joux, Pierre Aubert se dedicó principalmente a las representaciones de paisajes que constituyen su campo de expresión favorito. En particular, grabó los alrededores y la ciudad de Romainmôtier, donde vivió durante muchos años, pero también París y Provenza.

Este artículo fue publicado automáticamente. Fuente: ats

-

PREV Apenas pasado el Día de la Madre, Samsung ya lanza sus promociones del Día del Padre.
NEXT Objectif Lune – Le Quotidien de l’Art