Apple relaja (un poco) su nuevo sistema de comisiones en Europa

Apple relaja (un poco) su nuevo sistema de comisiones en Europa
Apple relaja (un poco) su nuevo sistema de comisiones en Europa
-

Apple exime a los pequeños desarrolladores y a los servicios no monetizados de una controvertida comisión. Se aplica a quienes distribuyen sus aplicaciones fuera de la App Store.

¿Debería considerarse esto como consecuencia de la apertura de una investigación por parte de la Comisión Europea? Apple anunció este jueves la flexibilización de una nueva política comercial que había provocado indignación entre los desarrolladores de aplicaciones. A partir de ahora, las aplicaciones no monetizadas y aquellas que generen menos de 10 millones de euros de ingresos anuales están exentas de la controvertida “Core Technology Fee” (CTF).

En vertu d’une législation européenne nommée Digital Markets Act, Apple est contraint depuis mars 2024 d’accepter la présence sur iPhone, et à partir de cet automne sur iPad, d’autres magasins d’applications et d’autres systèmes de paiements que el suyo. Una revolución copernicana para este grupo que siempre ha elogiado la seguridad de su ecosistema cerrado de extremo a extremo.

Los desarrolladores pueden seguir distribuyendo sus servicios en la App Store de Apple y utilizar el sistema de pago del grupo, donde los ingresos generados por suscripciones, como la compra de bienes virtuales, están sujetos a comisiones del 15 o el 30 %. Pero si deciden hacerse cargo, igualmente tendrán que devolver dinero al grupo californiano…

La Core Technology Fee se aplica a todos aquellos que de una forma u otra abandonan el ecosistema cerrado del grupo. Activa más de un millón de descargas al año, a un precio de 0,50 euros por instalación. Por tanto, el creador de una aplicación descargada 3 millones de veces fuera de la App Store tendrá que pagar a Apple más de un millón de euros al año. Y esto, incluso si no gana dinero con ello o si sólo se financia con publicidad.

Condiciones draconianas

“Por lo tanto, se desaconseja a los grandes editores que abandonen la App Store. Y en su ausencia, las tiendas de aplicaciones alternativas no despegarán. Apple utiliza la DMA como juguete para garantizar sus ingresos. La eurodiputada Stéphanie Yon-Courtin (Renew) tronó en marzo en Le Figaro. “En nuestra opinión, la respuesta de Apple a la DMA es fundamentalmente engañosa y pretende eludir la regulación”, indicó Jerónimo Folgueira, entonces director general de Deezer. La aplicación musical es una de las 30 empresas europeas que firman una carta abierta pidiendo la intervención de Bruselas.

La Comisión Europea también vio rojo y abrió una investigación contra Apple el 25 de marzo por violación de las normas de competencia. Entre los agravios, el de limitar la capacidad de los desarrolladores para comunicarse libremente y promover sus ofertas y celebrar contratos directamente » con los usuarios finales, en particular imponiendo diversas tasas. »

Por lo tanto, el grupo californiano hace hoy una concesión… marginal. Las aplicaciones que no generan ningún beneficio para sus autores, es decir, sin publicidad, compras dentro de la aplicación o suscripciones, están exentas del CTF. Apple también concede un período de gracia de tres años para los “pequeños desarrolladores”, que ganan menos de 10 millones de euros en todo el mundo. Si durante estos tres años sus ingresos aumentan a 50 millones de euros, tendrán que pagar al CTF pero con un tope de 1 millón de euros al año. Pero un detalle importante: Apple pide a los editores que declaren todos sus ingresos, y no sólo los obtenidos directamente de sus aplicaciones… Dadas estas condiciones draconianas, la lista de exenciones probablemente sea mínima entre los editores de aplicaciones populares.

-

PREV Sonos se enfrenta a Sony, Bose y otros con sus primeros auriculares Bluetooth
NEXT Ya sabemos prácticamente todo sobre el Motorola Razr 50 Ultra