El papel esencial de la enfermera en el cuidado del paciente con insuficiencia renal crónica

-

Un estudio del IRDES destaca la importancia de coordinar enfermeras y herramientas de comunicación en la atención de pacientes con insuficiencia renal crónica. Estas dos palancas permiten reducir las urgencias y aumentar las posibilidades de un trasplante, ofreciendo así un futuro mejor a los pacientes.

La insuficiencia renal crónica (ERC) afecta a una proporción importante de la población francesa, lo que plantea importantes retos para el sistema sanitario. Varias iniciativas, incluidas las respaldadas por el artículo 43 de la ley de financiación de la Seguridad Social de 2014, tienen como objetivo mejorar la atención de estos pacientes.

El contexto y la importancia de la coordinación

La insuficiencia renal crónica, caracterizada por la incapacidad de los riñones para filtrar adecuadamente la sangre, a menudo requiere tratamientos como diálisis o trasplante de riñón. En 2021, aproximadamente 92.535 pacientes en Francia se encontraban en la fase terminal de la ERC, requiriendo diálisis para el 55% de ellos y un trasplante funcional para el 45% restante (ABM, 2023). Ha sido notable el aumento del gasto sanitario vinculado a esta enfermedad, que alcanzó los 4.180 millones de euros en 2017, con un aumento medio anual del 2,4% de 2013 a 2017 (Cour des Comptes, 2020).

Experimentos para mejorar las vías de atención

El artículo 43 de la ley de financiación de la Seguridad Social para 2014 permitió lanzar experimentos en seis regiones francesas: Ródano-Alpes, Alsacia, Aquitania, Languedoc-Rosellón, Países del Loira y Reunión. Estos experimentos tenían como objetivo mejorar la autonomía y la vía de atención de los pacientes con insuficiencia renal. Los principales objetivos eran desarrollar la prevención y la reposición (trasplante de riñón y diálisis fuera del centro). Los proyectos piloto se centraron en dos segmentos: el segmento “pre-reemplazo” para pacientes en la fase temprana de la enfermedad y el segmento “reemplazo” para pacientes ya tratados mediante diálisis o trasplante.

Contratación de enfermeras especialistas.

El papel de las enfermeras coordinadoras fue importante en el manejo de los pacientes con ERC. Supervisan a los pacientes, coordinan la atención con nefrólogos y otros profesionales de la salud y desempeñan un papel central en la educación terapéutica de los pacientes. Su presencia permite ofrecer un apoyo personalizado durante todo el recorrido asistencial, desde la fase preventiva hasta la preparación para la diálisis o el trasplante.

Las enfermeras coordinadoras ayudan a reducir la cantidad de casos de diálisis de emergencia al preparar mejor a los pacientes e informarles sobre las diferentes opciones de tratamiento. También facilitan la colocación de los pacientes en la lista de espera de trasplantes, lo cual es crucial para quienes podrían beneficiarse de un trasplante de riñón. Un nefrólogo destaca: “Antes estos pacientes eran seguidos por el médico general y el nefrólogo y eran contactos aislados durante el año y entre los cuales era la caja negra mientras que hoy estos pacientes tienen un plan terapéutico. »

Implementación de herramientas de comunicación.

La implementación de herramientas de comunicación efectivas también ha jugado un papel clave en la mejora de la atención de los pacientes con ERC. Los registros médicos compartidos, las plataformas de intercambio de información y otras herramientas de comunicación han permitido compartir mejor la información entre los diferentes profesionales de la salud involucrados en el proceso de atención.

Estas herramientas han facilitado la coordinación de la atención, asegurando que todas las partes interesadas tengan la información necesaria para tomar decisiones informadas y coordinadas con respecto al tratamiento del paciente. Las plataformas de interoperabilidad, por ejemplo, han permitido centralizar los resultados biológicos de los pacientes, haciéndolos más fáciles de leer y monitorizar por parte de diferentes profesionales sanitarios. Dijo un nefrólogo.

« Antes, estos pacientes eran seguidos por el médico general y el nefrólogo y
fueron contactos aislados durante el año y entre los cuales había una caja negra mientras que hoy estos pacientes tienen un proyecto
terapéutico. » declaró un Nefrólogo del IRDES

Soporte de mejor calidad

Los resultados de los experimentos realizados en las seis regiones muestran una reducción de las diálisis iniciadas de urgencia y un aumento del acceso de los pacientes a la lista de espera de trasplantes. Aunque el impacto estadístico es a veces limitado, estas iniciativas han abierto nuevas perspectivas, particularmente en términos de coordinación de la atención. Un ejemplo es la reciente ampliación del paquete de prevención para incluir enfermeras de práctica avanzada y otros profesionales como psicólogos y trabajadores sociales.

El estudio IRDES demuestra que la contratación de enfermeras especializadas y la implementación de herramientas de comunicación son palancas esenciales para mejorar la coordinación de la atención y, en consecuencia, el manejo de los pacientes con insuficiencia renal crónica. Estas iniciativas no sólo permiten preparar mejor a los pacientes para las diferentes etapas de su tratamiento, sino también optimizar la eficiencia del sistema sanitario reduciendo las intervenciones de urgencia y mejorando el acceso a los trasplantes de riñón. Sin embargo, la sostenibilidad de estas acciones depende de la capacidad de conseguir financiación adicional y de superar las disparidades organizativas y territoriales.

-

NEXT El crack y la cocaína están explotando en Suiza y eso tiene una explicación