Una mutación presente en islandeses protege a los ratones contra el Alzheimer

Una mutación presente en islandeses protege a los ratones contra el Alzheimer
Una mutación presente en islandeses protege a los ratones contra el Alzheimer
-

¿Podremos algún día protegernos del Alzheimer? Un rayo de esperanza podría surgir gracias a un estudio francés del CNRS y de la Universidad de Grenoble Alpes realizado en ratones en el laboratorio. Este trabajo se publica el 14 de junio de 2024 en la revista. Psiquiatría molecular. Los neurobiólogos han inoculado una proteína presente en forma mutada en el genoma de los islandeses, que son particularmente resistentes al deterioro cognitivo. Descubrieron que después de una sola inyección, los ratones tratados no desarrollaron ningún síntoma de la enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es el resultado de la degeneración cerebral, causada por la acumulación anormal de proteínas beta amiloide (o β-amiloide) y Tau en el cerebro. Sin embargo, desde hace varios años, la comunidad científica cree que la toxicidad de las proteínas β-amiloides a nivel de las sinapsis (las zonas donde se establecen las conexiones entre las neuronas) podría ser responsable de la degeneración neurofibrilar ligada a una desregulación de las funciones de las proteínas Tau. . Por esta razón, los investigadores franceses se han interesado principalmente por las proteínas β-amiloides y, más concretamente, por las de tipo pseudopriónico.

Alzheimer: una enfermedad pseudopriónica

Una proteína similar a un prión es una proteína que, si cambia su conformación, puede volverse patógena y transmitir este carácter a las proteínas normales circundantes. Este es el caso, por ejemplo, de la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob. “Antes no se pensaba que las enfermedades degenerativas pudieran ser de tipo priónico. Pero desde hace unos diez años sabemos que las proteínas implicadas en la enfermedad de Alzheimer se comportan como priones dentro del cuerpo. Por eso hablamos de pseudopriones, sobre todo porque son mucho menos transmisibles que los priones”.explica Marc Dhenain, investigador del laboratorio de enfermedades neurodegenerativas (CNRS, CEA, Universidad Paris-Saclay) y coautor principal del estudio.

Pero tenga cuidado: las enfermedades neurodegenerativas no se transmiten en modo alguno entre personas, pero la inoculación de un pseudoprión patógeno en el laboratorio puede provocar la aparición de la enfermedad de Alzheimer. Partiendo de esta base, Marc Dhenain y sus colegas buscaron una manera de frenar la acción de estos pseudopriones.

Una ‘mutación islandesa’ previene la aparición de la enfermedad

Su investigación los llevó… a Islandia. La pequeña población de la isla –unos 300.000 habitantes– hizo posible el genotipado de todo el país. Sin embargo, este censo reveló una mutación en un precursor de las proteínas β-amiloides. Al rastrear el nivel cognitivo de estas personas, los investigadores descubrieron que estaban protegidas contra la enfermedad de Alzheimer. ¿Cómo es posible tal protección?

Una hipótesis es que la mutación observada en el genoma islandés ralentiza la producción descontrolada de proteínas β-amiloides. Basándose en esta conjetura, neurobiólogos franceses inocularon esta mutación en ratones modificados para contraer la enfermedad de Alzheimer, y comprobaron que aquellos que habían recibido una inyección conservaban su memoria durante los meses siguientes.

Los científicos apreciaron la memoria de los ratones gracias al experimento de Morris en la piscina: “Es un sistema en el que los animales son colocados en una piscina y tienen que encontrar el camino de regreso a una plataforma. Cuando la memoria se debilitó, los ratones no encontraron este camino, mientras que los ratones tratados todavía lo recordaban cuatro meses después.resume Marc Dhenain.

Cortes de cerebro teñidos para detectar lesiones de la enfermedad de Alzheimer.

Proteger las sinapsis reduciendo la toxicidad.

Pero eso no es todo. Con su equipo, introdujo formas más o menos tóxicas de amiloides en el cerebro de ratones. Resultado: la mutación también parece reducir el daño causado a las sinapsis. “Lo que es realmente increíble es que no estamos acostumbrados a que una sola inyección siga mostrando resultados después de cuatro meses. Esto se explica porque existe un proceso de amplificación de la proteína una vez inoculada la proteína mutada.se alegra Marc Dhenain.

El siguiente paso será transmitir esta forma de amiloide a los humanos. Un proyecto que hay que mirar a largo plazo porque no se puede plantear ningún ensayo clínico hasta dentro de al menos cinco años.

Por Marina Laplace

Imagen de apertura: Lesiones Tau de Alzheimer en verde rodeando una lesión amiloide (área azul grande). Los elementos rojos son células cerebrales. Los otros elementos azules son núcleos celulares.

Créditos: Fanny PETIT

-

NEXT El crack y la cocaína están explotando en Suiza y eso tiene una explicación