¿Cuáles son los beneficios de las espinacas?

¿Cuáles son los beneficios de las espinacas?
¿Cuáles son los beneficios de las espinacas?
-

Consideradas un superalimento, las espinacas, un verdadero aliado según Popeye, son conocidas por su contenido en hierro y sus numerosos beneficios para la salud. Ya sea en crujientes brotes tiernos en primavera o en hojas cocidas a fuego lento en invierno, descubre todas las virtudes que aporta a tu plato.

Un cóctel beneficioso para tus huesos

Aunque no es el campeón indiscutible en cuanto a hierro, su combinación con la vitamina C lo convierte en un gran aliado contra el cansancio, tanto físico como mental. Pero eso no es todo: su riqueza en magnesio ofrece un bienvenido impulso para mantener el tono general y proteger los huesos. Si a esto le sumamos una generosa dosis de potasio, calcio y vitamina K, tendremos una receta infalible para combatir la osteoporosis y mantenernos en buena forma.

Un ingrediente de elección para asegurar una buena digestión.

Con apenas 20 calorías por cada 100 gramos, las espinacas son un auténtico aliado para adelgazar. Su alto contenido de agua y fibra te llena suavemente, evitando antojos no deseados. Pero eso no es todo: gracias a su betaína, las espinacas cuidan tu hígado, ayudando así a mantener un vientre plano protegiendo tu sistema hepático.

Además de favorecer el tránsito intestinal regular, también son conocidos por su capacidad para desintoxicar el organismo. En el ámbito cardiovascular, las espinacas no se quedan atrás: su riqueza en potasio las convierte en un activo importante en la lucha contra la hipertensión arterial. Además, su vitamina K ayuda a prevenir la calcificación arterial, brindando protección adicional a su sistema cardiovascular.

Un superalimento que combate enfermedades

Gracias a su riqueza en antioxidantes, las espinacas ofrecen una amplia gama de beneficios. Con un índice glucémico bajo de 15, está especialmente indicado para personas con diabetes, y su ácido alfalipoico ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre al tiempo que mejora la sensibilidad a la insulina. También reduce el ardor y el entumecimiento que a menudo se asocian con esta enfermedad y promueve la regeneración de las fibras nerviosas dañadas.

También se ha demostrado que los antioxidantes de las espinacas, como la clorofila, el ácido ferúlico y la neoxantina, ayudan a combatir una variedad de cánceres, incluidos los del sistema digestivo, el de mama, el de próstata y el de pulmón, según varios estudios científicos.

Bueno para tus ojos y tu cerebro gracias a las espinacas

Las espinacas, ricas en luteína y zeaxantina, potentes pigmentos antioxidantes, desempeñan un papel crucial en la prevención de cataratas, degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) y retinitis pigmentosa. Además, su abundancia en ácido fólico (vitamina B9) no sólo estimula la producción de serotonina para combatir la depresión, sino que también ayuda a ralentizar el proceso de envejecimiento cerebral.

¿Un alimento con beneficios de belleza?

Si bien son deliciosas en la cocina, las espinacas también son un auténtico superhéroe para la piel y el cabello, ofreciendo una amplia gama de beneficios: protegen contra los radicales libres gracias a sus vitaminas antioxidantes, defienden contra los rayos UV y la luz azul con su luteína, desintoxican la piel. y realzan el cabello gracias a su vitamina A y ofrecen un brillo natural gracias a su betacaroteno.

¿Cómo comer espinacas?

Durante la temporada de invierno, de enero a junio, las espinacas se prestan de maravilla para diversas preparaciones. Durante los meses fríos, las hojas de espinaca se cocinan con mantequilla, lo que añade un toque de riqueza a muchos platos calientes. En cambio, en primavera los brotes tiernos de espinacas se consumen de forma más ligera, crudos en ensaladas mixtas, donde combinan armoniosamente con otras verduras frescas.

Para aprovechar al máximo los beneficios de las espinacas, elija hojas frescas procedentes de agricultura ecológica. Si optas por las espinacas congeladas, elige también productos ecológicos, que no sólo son mejores para tu salud, sino también para el medio ambiente.

Para integrar completamente las espinacas en tu dieta, intenta consumirlas al menos dos veces por semana, consultando con un profesional sanitario si es necesario, especialmente si estás siguiendo un tratamiento específico. Al elegirlas frescas, opte por hojas verdes y suaves, luego enjuáguelas bien antes de prepararlas para conservar sus nutrientes. Cocidas o crudas, las espinacas ofrecen diferentes beneficios: cocinarlas libera más nutrientes, mientras que las espinacas crudas retienen mejor la vitamina C. Si prefieres las espinacas enlatadas, asegúrate de seleccionar productos que no sean demasiado ricos en sal o azúcar.

Aquí te dejamos algunas recetas para poner espinacas en el menú:

Algunas precauciones a tomar respecto al consumo

Aunque las espinacas ofrecen una gran cantidad de beneficios para la salud, es fundamental tomar algunas precauciones. En primer lugar, una vez cocidos es fundamental consumirlos rápidamente, porque al igual que el apio o la remolacha, pueden liberar nitritos potencialmente tóxicos si se dejan a temperatura ambiente durante demasiado tiempo. Sin embargo, guardarlo en el frigorífico reduce significativamente este riesgo.

Si tienes antecedentes de cálculos renales o estás tomando anticoagulantes, es recomendable evitar las espinacas para evitar complicaciones. Si tiene alguna inquietud, consulte a un profesional de la salud para obtener el asesoramiento adecuado.

-

PREV En Lot-et-Garonne, mayor vigilancia contra el mosquito tigre
NEXT Mensajes para llevar de los últimos ensayos clínicos de la Iniciativa de Salud de la Mujer