“La biotecnología en nuestra era parece inevitable”

-

Finance News Weekly: El Día Internacional de la Inmunología, que se celebra el 29 de abril, destaca las enfermedades vinculadas a los diferentes componentes del sistema inmunológico y los avances logrados en esta área. ¿Qué inventario haces de él? Profesor Abdallah Badou: Bueno, me gusta decir que estamos en un período crucial de nuestro tiempo. Estos años post-covid han permitido que el gran público conozca más o menos el papel del sistema

sistema inmunitario. Creo que esto facilita el enorme desafío de sensibilizar y popularizar la amplia gama de patologías relacionadas con la disfunción de este sistema, o con una hiperactivación inadecuada (por ejemplo, enfermedades autoinmunes) o con una baja activación (caso de inmunodeficiencias primarias). Hoy en día está claro que este sistema también falla en el caso de varios tipos de cáncer. Así, las últimas investigaciones traslacionales y clínicas exploran el uso terapéutico del sistema inmunológico

en varias patologías. Este enfoque se llama “inmunoterapia”. Esto último incluye, entre otras cosas, el uso de anticuerpos (inhibidores o activadores), vacunas, nanovacunas basadas en tecnología de nanomateriales, terapias con células T, en particular con receptores de antígenos quiméricos “células T CAR”, y cepas pluripotentes inducidas por células “iPSC”. promoviendo la inmunotolerancia que puede usarse en enfermedades autoinmunes. En particular, la era de la inmunoterapia contra el cáncer apenas comienza.

FNH: Usted es profesor de inmunología y biología molecular y dirige un laboratorio de investigación en la Facultad de Medicina y Farmacia de Casablanca. ¿Puede contarnos sobre el trabajo que realiza con su equipo y las patologías a las que se dirige en su investigación de vanguardia? Pr AB: La inmunología es un vasto campo de investigación y debo admitir que es bastante fascinante. Nuestra estructura de investigación está compuesta por docentes-investigadores, estudiantes de doctorado e investigadores postdoctorales. Nuestro trabajo tiene como objetivo comprender y resaltar la interacción entre las células inmunitarias y las células cancerosas. Si miramos en un sentido más amplio, las células normales, después de haber sufrido profundos reordenamientos genéticos y mutacionales, adquieren un fenotipo “no propio” y lógicamente deberían ser eliminadas eficientemente por las células inmunes, en particular por los linfocitos T CD8+ citotóxicos de nuestro cuerpo. Desafortunadamente, este no es siempre el caso. Intervenimos, por así decirlo, para revelar los posibles mecanismos subyacentes a esta incapacidad de las células T para destruir las células cancerosas. Estamos analizando más específicamente el cáncer de mama, el glioma (que es un tipo de cáncer cerebral), el cáncer colorrectal y el cáncer de pulmón. Para nosotros, se trata de resaltar las moléculas llamadas “puntos de control inmunológico” que se encuentran en las células cancerosas y son utilizadas por ellas.

para “ralentizar” su destrucción y atenuar la actividad de los linfocitos T hacia ellos. Nuestra visión también es mucho más amplia, en la medida en que intervenimos in vitro ofreciendo moléculas naturales que pueden unirse a estos puntos de control y así evitar la unión a su receptor que generalmente se encuentra en las células T. De esta manera evitamos inhibir las células T y darles pleno valor. poder para atacar las células cancerosas. Este enfoque se llama inmunoterapia y es particularmente prometedor, especialmente para estadios muy avanzados de melanoma, cáncer de pulmón y cáncer de mama. Sin embargo, no todos los pacientes responden a este tratamiento (del 20 al 40% según el cáncer), que además es muy caro (350.000 dólares). Así, uno de los retos actuales es poder anticipar una respuesta eficaz en el paciente al tratamiento de inmunoterapia en función de un conjunto de factores, como la tasa de expresión de determinados marcadores ligados a la respuesta inmune. En un futuro muy próximo, creo que podremos responder mejor parcialmente a este problema gracias a nuestro proyecto de inteligencia artificial que combina nuestros resultados experimentales obtenidos hasta ahora y la inteligencia artificial (Machine Learning). FNH: Los avances tecnológicos, particularmente en biotecnología, han permitido resultados óptimos, particularmente en el tratamiento del cáncer. ¿Puedes contarnos más? Profesor AB: Efectivamente. Como usted ha mencionado, la biotecnología en nuestra época parece esencial cuando queremos responder a determinadas cuestiones, en particular para el tratamiento del cáncer. Me parece maravilloso ver hasta qué punto ha evolucionado el concepto de cáncer en los últimos años, pasando de una entidad masiva de células tumorales a un microambiente específico de cada individuo, y regido por multitud de interacciones en su mama. La biotecnología ha hecho posible mejorar la gestión del cáncer centrando el tratamiento en un enfoque personalizado y dirigido. Tomemos el caso del cáncer de mama, por ejemplo, donde la administración de quimioterapia a pacientes HER2+ fue castigada con efectos secundarios graves, con una alta probabilidad de recurrencia. Herceptin, un anticuerpo monoclonal anti-HER-2 (generado por biotecnología), permite atacar directamente a la proteína HER-2 y reducir el porcentaje de recurrencia en un 50% y el riesgo de muerte en un 33%. Lo mismo ocurre con el TNBC (cáncer de mama triple negativo), uno de los subtipos más agresivos de cáncer de mama, que ahora puede tratarse mediante inmunoterapia dirigida a la molécula PD-L1 expresada en las células tumorales. Pero creo que una de las maravillas de esta tecnología se puede ver especialmente en el tratamiento de cánceres sanguíneos graves, como la leucemia mieloide aguda. La posibilidad de reconfigurar las células T de los pacientes en células CAR-T para enfrentarlas a antígenos específicos asociados con la progresión del tumor es un avance espectacular. En vista de los numerosos cambios genéticos y moleculares que realiza la célula cancerosa, creo que la biotecnología siempre estará un paso por delante para atacar específicamente los antígenos asociados con estos cambios y permitir así un tratamiento eficaz de los cánceres. Sin embargo, deberíamos examinar la cuestión de la subvención de tratamientos, porque hay que admitir que el precio de estas tecnologías no está determinado. FNH: ¿Por qué es tan importante hoy invertir en investigación y desarrollo en esta área? Profesor AB: Me gusta esta pregunta porque cada vez puedo dar una respuesta bastante convincente, tanto desde el punto de vista económico, científico como en términos de salud pública. Económicamente, en 2021, se ha informado que el sector biotecnológico de EE. UU. es un motor económico crucial, que proporciona aproximadamente 2,1 millones de puestos de trabajo y genera aproximadamente 2,9 millones de dólares para la economía. Verán, invertir en investigación significa dar a los actores de este campo los medios para poder poner sus conocimientos al servicio del interés general, en particular desde el punto de vista económico, a través de un enfoque participativo e interdisciplinario. La investigación promueve la innovación, fomenta el descubrimiento de nuevas ideas, tecnologías y métodos. Sobre todo, la investigación estimula la competitividad. A su vez, cuanta más inversión hagamos en el campo de la biotecnología, más nuevos métodos, servicios y tratamientos podrán surgir, dejando así una amplia gama de opciones para pacientes y pacientes con presupuestos limitados. Como he mencionado antes, esto se pudo comprobar durante el período Covid, donde Marruecos puso en el mercado kits de detección rápida específicos y muy sensibles, y que al mismo tiempo eran muy competitivos en precio respecto a los importados. Esto ha mejorado considerablemente el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes, además a menores costes. Otro aspecto esencial es la identificación de biomarcadores predictivos de respuesta terapéutica, que permitan una selección más precisa de los pacientes. Al adaptar los tratamientos a las necesidades específicas de los pacientes marroquíes y posiblemente africanos a través de estudios sobre la población local y continental, la investigación hace que las terapias sean más personalizadas y, por tanto, más efectivas. En una palabra, diría que la investigación contribuye a preservar la soberanía científica y sanitaria de un país. Fortalece su economía y mejora el nivel de vida de sus habitantes.

-

PREV Higiene: ¿cuáles son los 4 tipos de enfermedades que se transmiten por las manos?
NEXT Intoxicación infantil: ¿cuáles son los 5 principales riesgos en el hogar?