(Re)encontrar su contrapeso – Maximag.fr

(Re)encontrar su contrapeso – Maximag.fr
(Re)encontrar su contrapeso – Maximag.fr
-

Explicaciones y consejos de un especialista para mantener o volver a un peso con el que te sientas bien, sin dietas drásticas ni yo-yos.

¿Qué es el contrapeso?

Este es el peso que somos capaces de mantener a largo plazo, sin especial esfuerzo, cuando comemos hasta saciarnos, ni más ni menos. », resume Anne-Gaëlle Ristori, psicóloga clínica, especialista en apoyo a personas con sobrepeso y trastornos alimentarios*. No corresponde necesariamente a nuestro peso soñado o ideal (a menudo influido por los medios de comunicación), ni al de nuestros 25 años. Es diferente para cada persona y está determinado por nuestros genes, al igual que el color de nuestros ojos o la longitud de nuestras piernas. Breve, no elegimos nuestro peso ! “Sin embargo, algunas personas quieren a toda costa alcanzar un peso por debajo de su peso de equilibrio, lo que les obliga a privarse y a estar ‘a dieta’ permanentemente”, subraya el psicólogo.

*Programa de coaching colectivo en www.bariateam.com

¿Tenemos el mismo toda la vida?

No, puede cambiar, especialmente con la edad. “ Una vez adultos, tendemos a ganar entre 8 y 10 kg a lo largo de nuestra vida.. No hay nada anormal con el paso de los años, incluido el mantenimiento de la misma dieta y la misma actividad física, especialmente en las mujeres después de la menopausia”, observa Anne-Gaëlle Ristori. Por lo tanto, el equilibrio del peso es naturalmente un poco mayor a los 60 años que a los 30, y no deberías esforzarte por mantener el de tu juventud. También cambia si tenemos un historial de aumento de peso significativo y de yo-yo, particularmente porque la estructura de nuestras células grasas y nuestra capacidad de almacenamiento cambian. No necesariamente podremos volver al equilibrio de peso antes del aumento de peso y las dietas, lo que no significa que sea imposible perder peso.

¿Cómo conocerlo?

Generalmente, es aquel en el que logramos mantenernos durante varios años, sin estar a dieta. Pero Esta no es una cifra precisa, más bien un rango, entre 2 y 5 kg. (entre 58 y 63 kg en lugar de 60 kg en general, por ejemplo). Efectivamente, es normal que haya variaciones a lo largo del mes, debido especialmente al ciclo menstrual, o según las estaciones (generalmente comemos un poco más en invierno). Sin embargo, puede resultar difícil determinar si hemos hecho muchas dietas a lo largo de nuestra vida.

¿Cómo permanecer allí?

Empezando por evitar dietas y restricciones si es posible. Si has engordado uno o dos kilos por vacaciones o por los pequeños excesos del invierno, el cuerpo se regulará, comiendo naturalmente un poco menos. Debemos confiar en nuestros mecanismos reguladores que siempre nos devuelven al equilibrio del peso: por eso recuperamos rápidamente los kilos perdidos durante la enfermedad. “ Mantenemos nuestro peso equilibrado comiendo de todosin tener una lista de alimentos prohibidos, lo que inevitablemente genera frustración y conduce a crisis nerviosas”, añade la psicóloga.

AdobeStock

5 consejos para volver a hacerlo si has ganado peso

Incluso cuando usted tiene sobrepeso u obesidad, Podemos volver a tener un peso equilibrado, siempre que tengamos paciencia y aprendamos a escuchar nuestras sensaciones.. “Cuando queremos perder peso, a menudo pensamos en comer menos y movernos más, pero olvidamos el tercer pilar esencial, que es observar nuestra relación con el cuerpo y con la comida”, subraya Anne-Gaëlle Ristori. Ésta es la clave para una pérdida de peso duradera.

1. Apuesta por el largo plazo

“Podemos perder unos diez kilos en unas pocas semanas, pero luego estabilizar este nuevo peso será casi imposible”, estima el psicólogo. Para acabar definitivamente con el yo-yo de los kilos, debemos aceptar que el cambio se producirá con el tiempo y que puede llevar varios meses o incluso varios años.. En resumen, es más una maratón que una carrera de velocidad.

2. Encuentra de nuevo la sensación de hambre.

“Cuando conduces un coche, confías en el indicador y no lo rellenas cuando está a 3/4 de su capacidad. Para la alimentación, nuestro indicador es la sensación de hambre.. Pero muchas personas ya no son capaces de detectarlo, sobre todo porque han hecho muchas dietas. Y Se puede confundir fácilmente con sed, fatiga y ganas de comer emocionalmente.…”, explica Anne-Gaëlle Ristori. Para recuperar esta sensación, recomienda el siguiente ejercicio: por la mañana, al despertar, conformarse con una bebida caliente, luego esperar a detectar sensaciones en el cuerpo antes de comer cualquier cosa. Esto a veces nos puede llevar hasta la cena (que debería ser ligera). Repite lo mismo durante 4 días (no más). “Esto nos permite volver a identificar ciertas señales de hambre, que pueden variar mucho de una persona a otra: gorgoteos en el estómago, sequedad de boca, pérdida de energía, cambios de humor… Pero ojo, este ejercicio no está recomendado para personas con diabetes”, advierte la psicóloga.

3. Pruebe los métodos mente-cuerpo

Lograr la confianza en tu cuerpo es un proceso de aprendizaje. “Métodos como la meditación, el yoga, la sofrología, el Pilates… que invitan a centrarse en uno mismo y enfatizan la escucha de las sensaciones corporales ayudan mucho a reconectar con el cuerpo”, confiesa Anne-Gaëlle Ristori. Podemos probar varios para ver cuál nos “habla” más. Y la regularidad cuenta: a lo largo de las sesiones, Seremos capaces de detectar sensaciones cada vez más sutiles. (respiración, calor, palpitaciones, hormigueo, sensación de plenitud o vacío, etc.).

4. Hazte preguntas

Siempre es interesante preguntarse por qué comemos cuando nos sentamos a la mesa o tomamos la merienda. : es “porque tengo hambre”, “porque estoy aburrido”, “porque es hora”, “porque estoy estresado”, “porque si no, dentro de una hora voy a tener hambre”… “Por Cuestionándonos de vez en cuando, nos damos cuenta de que no siempre comemos por hambre. No es gran cosa en sí mismo, pero Es importante ser consciente de esto, comer menos automáticamente. », subraya el psicólogo. Antes de comenzar la comida, también puedes preguntarte “¿Cuánta hambre tengo?” » (en una escala del 1 al 10) o “¿De qué tengo hambre?” » (y no “¿qué quiero?”): ¿nuestro cuerpo necesita alimentos ricos en almidón, carnes rojas, etc.? ? Ayuda a adaptar el contenido y la cantidad de nuestro plato a cómo nos sentimos.

5. Obtenga apoyo

Este trabajo sobre las sensaciones corporales y la relación con el peso no es fácil de realizar solo. Ser seguido por un dietista y/o psicólogo especializado en conducta alimentaria. y la relación con el cuerpo te permite recibir consejos, confiar tus dudas y no desmotivarte.

-

PREV Una encuesta sobre salud ocular revela las preocupaciones de los canadienses sobre los síntomas recientes que afectan sus ojos y su visión: Sociedad Canadiense de Oftalmología
NEXT Natural o artificial, adicción, peligros para la salud… Todo lo que necesitas saber sobre el azúcar