La RN llega a la Asamblea Nacional tras su decepción electoral

-

ds

AFP

Primer partido en Francia tras las elecciones europeas pero tercer bloque en la Asamblea tras las legislativas, la Agrupación Nacional regresa el miércoles al Palacio Borbón con el objetivo de relanzarse de cara a las elecciones presidenciales de 2027. .

A pesar de la decepción del domingo pasado ante un “frente republicano” más robusto de lo esperado, el partido lepénista y sus aliados deberían contar con 143 diputados, de los cuales al menos 123 deberían formar parte del grupo RN presidido por Marine Le Pen. Sus funcionarios electos realizarán una llegada en grupo a partir de las 9:30 horas.

El RN está logrando avances claros ya que obtuvo 89 diputados elegidos en 2022, pero está lejos de la mayoría que esperaba reunir para gobernar al final de la primera vuelta de las elecciones legislativas el 30 de junio.

El joven presidente del partido, Jordan Bardella, reconoció “errores” tras el sorprendente resultado de estas elecciones legislativas anticipadas, y dijo que asumía su parte de responsabilidad en este fracaso electoral, mientras que el director general del partido, Gilles Pennelle, dimitió.

Ante el “aluvión republicano” organizado por todos los demás partidos políticos, el RN queda al margen de todas las negociaciones en curso para nombrar un primer ministro y formar gobierno. En cualquier caso, se sentará en la oposición.

Estas reuniones están dominadas por el debate de la izquierda sobre cuál es el mejor perfil para Matignon. El Nuevo Frente Popular (NFP), que obtuvo el primer puesto en las elecciones legislativas, cree que le corresponde nombrar un Primer Ministro, aunque está muy lejos de la mayoría absoluta.

La alianza de izquierda acusó el martes a Emmanuel Macron de un “mal uso de las instituciones” que, según ella, constituye el mantenimiento de Gabriel Attal como primer ministro.

“Estoy listo”

Para una posible entrada en Matignon, la batalla se libra entre sus dos componentes principales: una Francia insumisa (LFI), que se mantiene más o menos estable entre 70 y 80 cargos electos, y un Partido Socialista (PS) revitalizado que espera ser al menos igual. .

“Estoy dispuesto a asumir este papel”, afirmó el martes el primer secretario del PS, Olivier Faure, a su llegada al Palacio Borbón. Una respuesta al activismo de LFI y su líder Jean-Luc Mélenchon, que reclama el puesto para uno de los miembros de su guardia cercana. El líder de la izquierda radical menciona insistentemente el nombre de la joven diputada por Val-de-Marne, Clémence Guette, de 33 años y coordinadora de su programa presidencial en 2022.

Con los puños en alto, abrazos, felicitaciones y grandes sonrisas, los diputados de izquierda llegaron el martes a la Asamblea Nacional. Como vencedores pero en orden disperso.

El bloque de izquierda tendrá entre 190 y 195 escaños, es decir, un centenar de diputados por debajo de la mayoría absoluta, pero dice que podrá encontrar mayorías de proyectos, al tiempo que afirma que aplicará el programa del Nuevo Frente Popular.

Jean-Luc Mélenchon también propuso actuar mediante decretos para aprobar algunas de sus medidas.

Un régimen dominado por la función presidencial, Francia se ve obligada a aprender rápidamente el parlamentarismo.

Ya había experimentado tres convivencias entre un Presidente y un Primer Ministro de diferentes bandos, hoy se enfrenta a una Asamblea Nacional compuesta por tres bloques principales, sin mayoría absoluta.

Los dirigentes de izquierda prometen presentar a Emmanuel Macron un nombre para Matignon antes de finales de semana o principios de la próxima. El Jefe de Estado, por su parte, viaja a Washington, donde participará durante dos días en una cumbre de la OTAN.

Ha guardado silencio desde el anuncio de los resultados el domingo y ha mantenido por el momento a su primer ministro, Gabriel Attal.

Mientras tanto, los socialistas deberían volver a nombrar al diputado de las Landas, Boris Vallaud, como líder de su grupo.

A la derecha, los diputados del partido Les Républicains (LR) también se esperan en el Palacio Borbón durante la jornada del miércoles, bajo la dirección de Laurent Wauquiez, que regresa allí.

Durante la campaña electoral, el partido heredero del gaullismo no ocupó una posición “ni RN ni LFI” tras la deserción de su presidente Eric Ciotti, que se alió con el partido lepénista.

Entre 30 y 40 diputados elegidos con el rótulo republicano se reunirán el miércoles para nombrar a su presidente y cambiar el nombre de su grupo, de los sesenta diputados de derecha elegidos el 7 de julio. También en la derecha están surgiendo divisiones y el joven diputado por Lot Aurélien Pradié había anunciado su salida de LR incluso antes de las elecciones.

Varios tenores de derecha también exigen que el primer ministro sea designado entre los LR en el marco de un acuerdo con el bando presidencial.

(AFP-AFP)

-

PREV “Este es el mayor encubrimiento de la historia política”
NEXT Vooruit da luz verde, las verdaderas negociaciones sobre “Arizona” comenzarán a nivel federal. ¿De Wever nombrado entrenador este miércoles?