“Evitamos el desastre, reformemos nuestro sistema de votación”

“Evitamos el desastre, reformemos nuestro sistema de votación”
“Evitamos el desastre, reformemos nuestro sistema de votación”
-

DEl domingo 7 de julio se evitó lo peor: que una minoría de votantes de extrema derecha permitiera que la Agrupación Nacional (RN) gobernara Francia. Por el contrario, el frente republicano produjo una Asamblea dividida en tres bloques. El Nuevo Frente Popular (NFP) obtuvo el 32% de los escaños, un poco más que el total de votos en la primera vuelta (28%), Ensemble está fuertemente sobrerrepresentado (29% de los escaños, frente a alrededor del 20% de los votos). , y el RN con sus aliados ciottistas está infrarrepresentado (25% de los escaños, frente al 33% de los votos).

Leer también | Elecciones legislativas 2024 en vivo – Manuel Bompard: “Asumimos nuestras responsabilidades, estamos listos para gobernar”

Añadir a tus selecciones

Sin que ningún bando tenga mayoría absoluta, han comenzado las negociaciones para la tercera vuelta: ¿podrá surgir un gobierno de coalición y cuál sería su centro de gravedad? Por apremiantes que puedan ser estas cuestiones, las elecciones que acabamos de vivir también deberían impulsarnos a reformar nuestro sistema de votación. De hecho, han confirmado dos debilidades estructurales de la votación uninominal en dos vueltas.

El primero es la desproporcionalidad entre el número de votos y el número de escaños. Como cada circunscripción elige sólo un diputado, un partido puede, en teoría, ganar todos los escaños reuniendo sólo la mitad de los votos. Sin embargo, el Parlamento es tanto menos representativo y legítimo cuanto que la brecha entre escaños y votos es significativa. En el pasado, la desproporcionalidad a veces ha sido incluso más fuerte que hoy. En 2017, ¡En movimiento! y sus aliados habían transformado así el 32% de los votos en el 61% de los escaños.

Restricción de suministro partidista

La aparición de mayorías claras, aunque artificial, puede ciertamente garantizar una cierta estabilidad gubernamental. Esto funcionó cuando el sistema de partidos estaba organizado en torno a dos grandes bloques, de izquierda y de derecha. Pero el ascenso de la extrema derecha, el surgimiento de un partido centrista y la unión de la izquierda han reemplazado este duopolio por una tripartición del espacio político. Mientras continúe este tripartito, pagaremos el costo de la desproporcionalidad sin cosechar los beneficios.

El segundo punto débil de la votación uninominal en dos vueltas es que alienta a los candidatos a formar alianzas antes de la primera vuelta para asegurar la clasificación de su bando para la segunda, y luego a retirarse entre las dos vueltas en caso de una votación triangular. votar. Asimismo, se anima a los votantes a ser estratégicos y abandonar a los candidatos más débiles en la primera vuelta, para evitar la dispersión de votos de su bloque, y en la segunda, para impedir la victoria de un candidato odiado.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Frédéric Sawicki, politólogo: “Sin una mayoría en la Asamblea, es poco probable que la izquierda pueda implementar todas sus propuestas”

Añadir a tus selecciones

Sin embargo, la restricción de la oferta partidista y el hecho de que algunos electores no voten por su candidato preferido reducen la legibilidad de los resultados. Por ejemplo, en los distritos electorales ganados por un candidato del NFP el domingo, ¿los votantes votaron principalmente a favor de su programa o en contra del RN? Asimismo, cuando un candidato del Renacimiento llegó primero, ¿cuántos de sus votantes procedían de la izquierda? A falta de respuestas a estas preguntas, el mandato de los nuevos funcionarios electos sigue sin estar claro.

Te queda el 53,54% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.

-

PREV Vendée: el fabricante de muebles Gautier (700 puestos de trabajo) en quiebra – 19/07/2024 a las 15:12
NEXT Tras las elecciones legislativas anticipadas, Macron deja que las cosas se calmen, sus tropas están desencantadas – Libération