Los estudiantes preferirían cursos híbridos a simulaciones virtuales

-

Patricio Lavoie

Crédito: Cortesía

Caroline, de 22 años, quiere programar una cita de seguimiento para Malika, su bebé de seis meses que padece fibrosis quística. Eres enfermera y debes examinar al niño, hacer un control de salud completo y proponer un plan de seguimiento. Este es el escenario que se presentó a estudiantes de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Montreal en un curso de atención primaria.

Si una actriz hubiera podido interpretar a la madre, habría sido difícil incluir a un bebé real para este estudio de caso. Fue sustituido por un simulador que reproduce de forma realista la anatomía, fisiología y reacciones de un bebé. Por tanto, el aprendizaje se realizó en formato híbrido, con una actriz y un simulador.

Desde 2017 se ofrecen simulaciones de realidad virtual en la Facultad de Enfermería de la UdeM. Por tanto, este mismo escenario podría proponerse íntegramente en este formato. ¿Qué pensaron los estudiantes? ¿Preferían este nuevo método de aprendizaje?

Para averiguarlo, participaron en un estudio 179 personas de un curso de atención primaria. En este escenario de realidad virtual participaron sesenta y tres de ellos. Ciento dieciséis interactuaron con una actriz y un simulador.

Los resultados de este estudio serán presentados el 16 de mayo con motivo del 91mi Congreso Acfas a cargo de Patrick Lavoie, profesor de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Montreal, acompañado por Alexandra Lapierre, doctora en ciencias de enfermería de la UdeM, Marc-André Maheu-Cadotte, asesor principal en investigación de la Facultad de Enfermería, Louise-Andrée Brien, profesora de la facultad, Isabelle Ledoux, profesora asociada de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Sherbrooke, y Émilie Gosselin, profesora asistente de la misma escuela.

Falta de presencia humana: un límite para la realidad virtual

Los participantes del estudio tenían en promedio 23 años. El equipo de investigación esperaba que la realidad virtual entusiasmara a esta generación conocedora de la tecnología. Sin embargo, los estudiantes prefirieron la simulación ofrecida con una actriz y un modelo, que promueve interacciones naturales así como la presencia humana. La interacción menos fluida y natural así como la falta de realismo en cuanto a las reacciones, emociones y entonaciones de los personajes son aspectos de la realidad virtual que se han destacado.

“Aunque observamos una ligera preferencia por el formato híbrido, el aprendizaje logrado en las dos modalidades es equivalente”, señala Patrick Lavoie.

Preferencia por el aprendizaje por simulación híbrida

“A la realidad virtual le agregamos un componente tecnológico. Los estudiantes deben aprender a operar los controladores y familiarizarse con un nuevo entorno virtual. Les ofrecimos tutoriales para este propósito. Por ejemplo, abrir un cajón en este entorno virtual requiere un manejo especial que hay que aprender”, explica Patrick Lavoie.

Si la realidad virtual requiere algún aprendizaje nuevo, los estudiantes prefirieron las simulaciones híbridas, que ofrecen, por el momento, posibilidades más amplias.

“De este modo, dos estudiantes podrían interactuar con la actriz en la simulación híbrida. Por otro lado, el software de realidad virtual utilizado no permite esta doble interacción. Una persona usa los auriculares e interactúa con la madre y su bebé, mientras que la otra, en una pantalla separada, observa lo que ve la primera persona y hace sugerencias, pero sin participar activamente en el entorno virtual”, continúa Patrick Lavoie.

Al ritmo de evolución de la realidad virtual, estas diferencias podrían disminuir en los próximos años, señala el profesor.

-

PREV El presidente de la Cámara de Representantes, Greg Fergus, vuelve a tener problemas
NEXT Gonet Ginebra Open: Novak Djokovic se mete el mundo en el bolsillo