Altos funcionarios marroquíes en Barcelona para presentar el megaestadio de Casablanca

Altos funcionarios marroquíes en Barcelona para presentar el megaestadio de Casablanca
Altos funcionarios marroquíes en Barcelona para presentar el megaestadio de Casablanca
-

Representantes marroquíes se encuentran actualmente en España para presentar el proyecto del mega estadio de Casablanca que se utilizará para la final del Mundial de 2030. Marruecos compite directamente con España para acoger la clausura de la competición deportiva más importante del mundo. Los detalles.

Una numerosa delegación marroquí, compuesta por funcionarios del Ministerio de Planificación Territorial Nacional, Planificación Urbana, Vivienda y Política Urbana (departamento de la Ministra Fátima Zahra Mansouri), altos funcionarios del departamento de inversiones estatales, arquitectos e ingenieros, y un holding en el que Las acciones del Estado, cuyo nombre no ha sido revelado, se encuentran todas en Barcelona para representar la oferta marroquí, indican fuentes cercanas al medio ibérico El Español.

Los miembros de esta delegación viajaron a España con motivo de la feria Construmat, una de las más importantes de la construcción en España a la que Marruecos es el país invitado, para presentar el megaestadio que el país construirá en Casablanca.

Marruecos tiene previsto construir en un plazo de seis años el segundo estadio más grande del mundo en términos de capacidad (después del estadio del Primero de Mayo de Pyongyang) y el estadio más grande de África, con vistas a ganar la organización de la final del Mundial.

El Reino, que apuesta fuerte y fuerte para esta ocasión, esperó con impaciencia y determinación ser elegido para la organización de este evento deportivo al que se postuló en varias ocasiones.

La delegación marroquí presente en Barcelona no sólo debería mostrar su capacidad y aptitud para organizar un evento de este tipo, sino también convencer a los inversores para que apuesten por este gran estadio que posiblemente podría ser construido total o parcialmente por empresas españolas que podrían beneficiarse de la mejora de las relaciones entre los dos países.

Marruecos también presentará todas las infraestructuras del país, como carreteras, conexiones ferroviarias, aeropuertos y establecimientos turísticos.

Si bien las sedes del Mundial aún no han sido anunciadas, y deberían serlo en 2026, 4 años antes de la fecha de inicio de la competición, Marruecos tiene mucho trabajo por delante para iniciar la construcción y avanzar en su proyecto para convencer a la FIFA.

De momento, la carrera para organizar la final sólo incluye a Marruecos y España. Portugal abandonó esta idea porque no tenía un estadio que cumpliera las condiciones para una final, es decir, un estadio con 80.000 asientos.

El estadio más grande de Portugal en términos de capacidad está en Lisboa, el Estadio de la Luz, pero tiene 64.642 asientos, asientos insuficientes.

El coordinador de la candidatura del país, António Laranjo, había indicado que Portugal no será sede de esta final. Esto deja a Marruecos con un proyecto de estadio para 115.000 espectadores y a España que ya cuenta con dos con la capacidad solicitada por la FIFA, a saber, el Camp Nou actualmente en renovación, que debería albergar 104.600 asientos en 2025, y el del Santiago Bernabéu, flamante que podrá acomodar a 84.744 espectadores.

Los recientes escándalos financieros, corrupción, blanqueo de capitales y conflictos de intereses en los que está envuelta la Federación Española de Fútbol (RFEF) podrían asestar un gran golpe a la imagen y credibilidad del expediente español en favor del expediente marroquí. De momento, los dos candidatos parecen favoritos para acoger esta final. La evolución del estadio de Casablanca será sin duda decisiva para la elección final.

-

NEXT Jiangxi, el corazón mundial de los metales estratégicos