Las donaciones de Axpo y BKW indignan a la UDC

Las donaciones de Axpo y BKW indignan a la UDC
Las donaciones de Axpo y BKW indignan a la UDC
-

La ley quiere aumentar la producción de energía renovable en Suiza.Imagen: TRAPEZOIDAL

Los grandes grupos eléctricos suizos pertenecen a los cantones y, por tanto, a la población. Su apoyo financiero a la ley eléctrica inquieta a la UDC.

Christoph Bernet / ch media

El 9 de junio se someterá a votación la nueva ley eléctrica. Por ello, el Consejo Federal y el Parlamento quieren garantizar el suministro de energías renovables en Suiza. Una amplia alianza de todos los partidos, a excepción de la UDC, apoya el proyecto, al igual que las principales asociaciones ecologistas y económicas.

La UDC, la asociación anti-eólica Paysage Libre Suisse y la Fundación Franz Weber, creada por el defensor del paisaje del mismo nombre, luchan por un no.

Los partidistas no sólo tienen ventaja en las encuestas. También tienen un presupuesto mayor. El importe total de la campaña por el Sí asciende a unos 2,4 millones de francos. Los oponentes tienen 1,3 millones de francos. Esto es lo que se desprende de los datos que los funcionarios tuvieron que hacer públicos debido a las nuevas reglas de transparencia sobre el financiamiento político.

Los principales patrocinadores financieros del “sí” son los tres gigantes del sector energético: Axpo, Alpiq y BKW, la gran mayoría de los cuales están en manos públicas. Pertenecen directa o indirectamente a los cantones a través de empresas energéticas cantonales.

“Problemática”

En última instancia, estas empresas pertenecen a la población suiza y, por tanto, también a los votantes que rechazarán la nueva ley eléctrica. ¿Es admisible que Axpo y otros participen financieramente en la campaña por el sí?

No, opina el consejero nacional de la UDC del Valais, Michael Graber. Su partido participó en la campaña con un presupuesto de 500.000 francos.

“Es sumamente problemático que grandes empresas energéticas, la gran mayoría de las cuales están en manos públicas, participen financieramente en la campaña por el sí”

Michael Graber

En su opinión, estas empresas son estructuras mixtas muy complejas en términos de propiedad y, a menudo, carecen de transparencia. Sin embargo, este compromiso no sorprende al asesor nacional:

“Esto demuestra que esta ley no abarata la electricidad para el consumidor, sino que sirve principalmente a los intereses de las grandes empresas”

Michael Graber, UDC/VS

Michael Graber describe a estos grupos y a sus directivos como los nuevos “banqueros de bonificación”: piden ayuda al Estado cuando amenazan con pérdidas, pero cuando hay ganancias, no hay nada a cambio para el público.

“Un compromiso perfectamente legítimo”

En Axpo, Alpiq y BKW defendemos el compromiso con la campaña electoral: “Estamos convencidos de que esta ley contribuye de manera importante a un suministro eléctrico seguro y fiable en Suiza”escribe por ejemplo Axpo.

La seguridad del suministro eléctrico también es fundamental para las actividades de Alpiq, afirma la empresa. La ley proporciona los instrumentos para mejorarlo:

“Por tanto, nuestro compromiso con esta campaña nos parece plenamente justificado”

Alpes

BKW presenta argumentos similares. La empresa indica que también son fundamentales los planes de desarrollo de 15 centrales hidroeléctricas, previstos por la ley. Si se acepta, su logro tendría prioridad sobre “otros intereses nacionales”. A ello pertenecen los dos proyectos de ampliación y construcción de BKW en el lago Grimsel y en el glaciar Trift, que ya están muy avanzados.

El cantón de Berna, como propietario mayoritario de BKW, justifica también la contribución de la empresa a la campaña electoral. En sus ojos, tuEl sí a la ley eléctrica forma parte de sus objetivos de política energética. Además, el gobierno de Berna también apoya la ley eléctrica.

No es casualidad que los tres gigantes de la electricidad aporten la misma contribución financiera. Lo acordaron en el marco de la alianza “Por un suministro eléctrico seguro y asequible”. Esto fue iniciado por la Asociación de Empresas Eléctricas Suizas (AES) con vistas a la campaña electoral. La asociación que agrupa al sector eléctrico también participa en la campaña por el sí, con una aportación de 250.000 francos.

La campaña no está financiada por los principales clientes de suministro de ninguna de las empresas participantes, afirmó un portavoz de AES. En otras palabras: los votantes que rechazan la ley no pagan la campaña por el sí con su factura de luz.

Traducido y adaptado por Chiara Lecca

-

PREV BENEFICIOS Y COMERCIO: i3 registra pérdidas trimestrales; 4Global aumenta su facturación
NEXT ¡La fórmula mágica de Glassnode para cronometrar el mercado!