El sindicato automovilístico estadounidense quiere unir a Mercedes

-

Nueva York (awp/afp) – La ofensiva seductora del sindicato estadounidense de trabajadores del automóvil continúa esta semana en Mercedes-Benz, en el sur de Estados Unidos, después de una victoria histórica el mes pasado entre los empleados de Volkswagen que votaron por él para representarlos.

Hasta hace poco, el United Auto Workers (UAW) no había logrado afianzarse en ningún fabricante de automóviles fuera de Estados Unidos. La mayoría de ellos se han instalado en los estados del sur, que no son muy abiertos a los sindicatos.

Unos 5.200 trabajadores de la planta de Mercedes cerca de Tuscaloosa, Alabama, decidirán si se unirán al UAW en una votación que se realizará de lunes a viernes.

El 19 de abril, los 5.500 empleados de la fábrica Volkswagen en Chattanooga, Tennessee, votaron por gran mayoría para que el UAW los representara, una primicia entre las fábricas de automóviles extranjeras en el sur de Estados Unidos.

Pero el UAW encontró mayores reticencias en Mercedes-Benz que en Volkswagen, que se mantuvo relativamente neutral con respecto a las elecciones.

En Mercedes-Benz, los trabajadores iniciaron un proceso ante una agencia federal, creyendo que habían sufrido represalias por parte del fabricante debido a su compromiso con el sindicato.

El UAW también inició una demanda en virtud de una nueva ley alemana acusando a Mercedes-Benz de “graves violaciones de los derechos humanos” por despedir a un empleado prosindical que también tenía cáncer y por obligar a los trabajadores a asistir a reuniones donde los líderes criticaban al sindicato.

Mercedes-Benz “respeta plenamente la elección de los miembros de su equipo de sindicalizarse o no”, aseguró un portavoz de la empresa. Y la empresa ha tenido “un gran éxito durante los últimos 25 años trabajando como un equipo unido en Alabama”, añadió.

El éxito de Volkswagen fue una gran victoria para Shawn Fain, nuevo presidente del UAW desde marzo de 2023, tras los avances del otoño entre los “3 grandes”: Ford, General Motors y Stellantis.

El UAW había obtenido un aumento salarial medio del 25% en cuatro años, acuerdos ratificados en noviembre tras seis semanas de huelga sin precedentes en su duración.

Otra victoria agregaría mayor impulso a la campaña del UAW entre otras fábricas del Sur como Honda, Toyota y Hyundai, dicen los expertos.

El influyente sindicato convocó en enero a votar por el presidente demócrata Joe Biden y en noviembre contra el republicano Donald Trump.

afp/al

-

PREV ‘Se lo merecen’: Emirates gana tanto dinero que ofrecerá cinco meses de salario a sus empleados
NEXT +32,1% producción de fosfato