KPIs para sitios web y aplicaciones: un proceso de mejora continua

KPIs para sitios web y aplicaciones: un proceso de mejora continua
KPIs para sitios web y aplicaciones: un proceso de mejora continua
-

Hoy en día, los KPI desempeñan un papel esencial a la hora de medir y mejorar el rendimiento de sitios web y aplicaciones. Permiten a las empresas realizar un seguimiento de su progreso hacia sus objetivos estratégicos, identificar áreas que necesitan ajustes y maximizar la eficacia de sus esfuerzos en línea. Pero, ¿cuáles son los diferentes factores que pueden mejorar los KPI de sitios web y aplicaciones? Si eres nuevo en el tema, ¡este artículo es para ti!

¿Cuáles son los KPI a seguir para un sitio web o aplicación web?

Los KPI para un sitio web o una aplicación obviamente varían según los objetivos específicos de la empresa. Los desafíos son completamente diferentes entre el sitio escaparate de una empresa de consultoría, el sitio de comercio electrónico de una marca de ropa o un chatbot conversacional para el sector bancario y de seguros.

Sin embargo, ciertos indicadores son universalmente reconocidos por su importancia. Entre ellos encontramos:

  • la tasa de conversión, que mide el porcentaje de visitantes que completan una acción deseada;
  • el tiempo pasado en el sitio o la aplicación, un indicador clave de la participación del usuario;
  • la tasa de rebote, que evalúa el porcentaje de visitantes que abandonan el sitio después de ver una sola página;
  • y tráfico web, que mide el número de visitantes/usuarios.

El seguimiento de estos KPI permite a las empresas obtener una descripción general precisa del rendimiento de su herramienta e identificar áreas de mejora. De ahí el interés, como apunte, de integrar en tu proyecto desde el principio una estrategia de mejora continua, basada en una solución en evolución.

User engagement, ¿qué es, en qué se basa y cómo se puede mejorar?

La participación del usuario es “el alma” de la Web. Designa el nivel de interés e interacción que muestran los visitantes de un sitio web o aplicación respecto al contenido ofrecido, ni más ni menos.

Obviamente se basa en varios factores, como la calidad y relevancia del contenido, la experiencia del usuario, la facilidad de navegación, etc.

Para mejorar la participación de los usuarios, las empresas deben centrarse en crear contenido atractivo y útil, optimizar la UX para que la navegación y el uso sean intuitivos y garantizar que el sitio o la aplicación se cargue rápidamente.

Los “pequeños extras”, como el uso de imágenes atractivas, la implementación de un sistema de recomendación personalizado o el fomento de la interacción a través de comentarios o acciones también pueden ayudar a aumentar esta participación del usuario.

Rendimiento web, ¿pero aún así?

El rendimiento web se refiere a la velocidad y confiabilidad con la que las páginas web se cargan y muestran en los navegadores de los usuarios.

Se basa en factores como la velocidad de carga de las páginas, la “estabilidad” del contenido al cargar o incluso la interactividad.

Mejorar este rendimiento web pasa por optimizar imágenes y otros elementos multimedia, reducir el tiempo de respuesta del servidor, almacenar en caché o incluso minimizar el bloqueo de código JavaScript y CSS.

Por supuesto, la tecnología está evolucionando en la dirección correcta y HTML5 y CSS3, por ejemplo, hoy también ayudan a mejorar el rendimiento web de los sitios, haciéndolos más receptivos y reduciendo sus tiempos de carga.

¿SEO, kézako?

Resumir el SEO y sus beneficios en un solo párrafo es bastante complicado, por eso te invito encarecidamente a profundizar en esta parte si planeas crear tu sitio web

-

PREV La economía británica se recupera “más rápido de lo esperado”, dice el FMI
NEXT El grupo Casino, en graves dificultades financieras, vendió 121 establecimientos a Auchan, Les Mousquetaires y Carrefour.