Imane El Barodi nada de felicidad

Imane El Barodi nada de felicidad
Imane El Barodi nada de felicidad
-

Ciudadanos del mundo. Imane El Barodi, 23 años, cumple todos los requisitos. Y no sólo porque se encontrará en el corazón del planeta, en esta villa olímpica de Juegos de París 2024 donde decenas de nacionalidades se darán cita a partir de finales de julio. El residente de Círculo de nadadores Melun Val de Seine (CNMVS), que representará a Marruecos, también demuestra una trayectoria profesional atípica.

Nacida en Francia en 2001, Imane El Barodi vio a sus padres marroquíes trabajar en Arabia Saudita, mientras que ella sigue una carrera universitaria en Estados Unidos desde su llegada al club Melun desde hace cinco años. Y el especialista en braza, pero tampoco los libres hicieron el viaje a Atlanta vacío. En la Universidad de Georgia, Imane logró brillantemente su Formación en ingeniería robótica.

Impulsar la natación en Marruecos

Imane ganó su lugar en los Juegos Olímpicos de París gracias a su condición de mejor nadador de marruecos, reforzado en particular por los tiempos logrados durante el Campeonato de Francia en Chartres el pasado mes de junio, en particular el de los 100 m braza. Aunque su tiempo (1’12”38) fue sólo el decimoquinto tiempo de la competición, resultó suficiente para convencer a los comité olímpico marroquí para concederle su sésamo olímpico.

Su objetivo se logra. Representará a su país en la mayor competición deportiva que existe y además será en Francia. ¡Es bastante extraordinario!”, entusiasma Alex Schmitt, su entrenador en Melun, que la descubrió cuando tenía once años y fichó por el club Pontault-Combault.

Obviamente lúcido sobre su nivel internacional frente a la flor y nata del planeta que luchará por los podios, Imane El Barodi aprovechará la prueba. “Su presencia en los Juegos también será una gran oportunidad para que pueda ayudar a su manera al desarrollo de su deporte en Marruecos”, continúa Alex Schmitt. Con la otra parte de su corazón que vibrará por Sena y Marne.

-

PREV Notre-Dame-du-Saguenay: una estatua histórica en mal estado
NEXT Concierto de la Orquesta Nacional de Isla de Francia