Levallois-Perret: Patrick Balkany le privó del edificio al que apuntaba, pero los tribunales lo desautorizan

Levallois-Perret: Patrick Balkany le privó del edificio al que apuntaba, pero los tribunales lo desautorizan
Levallois-Perret: Patrick Balkany le privó del edificio al que apuntaba, pero los tribunales lo desautorizan
-

Par

Editorial París

Publicado en

9 de julio de 2024 a las 6:28 a.m.

ver mis noticias
Siga las noticias de París

El Consejo de Estado rechazó el recurso presentado por un hombre que quería condenar a la ciudad de Levallois-Perret (Altos del Sena) a pagarle 1,2 millones de euros indemnización después de haberse apropiado ilegalmente de un edificio que él mismo estaba mirando.

El comprador destituido exigía 1,7 millones de euros

Los hechos se remontan al 10 de abril de 2006, cuando la sociedad Parisienne d’Immobilier celebró con este comprador una “promesa de venta” de un edificio situado en los números 30 y 32 de la rue Trébois. Pero el 22 de junio siguiente, el ayuntamiento decidió ejercer su derecho de compra preferente.

Por tanto, el 20 de octubre de 2006 se registró ante notario la transferencia de propiedad de este edificio. Lamentablemente, seis años después, el 28 de junio de 2012, el consejo municipal finalmente “decidió revender la propiedad”… Por lo tanto, el comprador desalojado emprendió acciones legales para obtener una indemnización por este “ejercicio ilegal del derecho de tanteo”.

Aunque inicialmente reclamó 1,7 millones de euros por sus diversos daños y perjuicios, el tribunal administrativo de Cergy-Pontoise reconoció efectivamente en enero de 2021 el uso “fraudulento” del derecho de preferencia por parte del alcalde (LR) de Levallois-Perret Patrick Balkany, pero por otra parte, se había negado a acceder a las solicitudes de indemnización del demandante.

“Vivienda social que nunca había visto la luz”

Por tanto, este último recurrió la sentencia, pero fue desautorizada por el tribunal administrativo de apelación de Versalles el 3 de octubre de 2023, donde exigió que se condenara a la ciudad a pagarle 1,1 millones de euros por “la pérdida de posibilidades de acumular bienes”. y “la realización de una plusvalía en el caso de la reventa”, 50.000 euros adicionales por “los gastos incurridos para la adquisición del edificio” y, finalmente, la misma suma por “la pérdida de la posibilidad de establecer la residencia principal en Levallois-Perret”.

Vídeos: actualmente en -

“Las comunidades titulares del derecho de tanteo (…) pueden ejercer legalmente este derecho (…) si justifican (…) la realidad de un proyecto (…) de operación de desarrollo (…) aunque las características precisas de este proyecto no han sido definidos”, recordó el Tribunal Administrativo de Apelación de Versalles en su sentencia. En este caso, la ciudad había precisado en 2006 que esta adquisición permitiría compensar el “déficit de vivienda social” de la ciudad mediante la realización de “un programa de vivienda social”.

Pero “el municipio no ha aportado ninguna prueba que acredite la realidad, en la fecha de la decisión preventiva, de un proyecto de este tipo para construir viviendas sociales en este lugar específico”, observaron los jueces de Versalles. Por tanto, esta decisión estaba efectivamente “contaminada de ilegalidad”.

En teoría, “un comprador expulsado por una decisión de preferencia ilegal tiene derecho a obtener una indemnización por el daño que le resulta, directa y cierta, de esta decisión”, afirmó el tribunal administrativo de apelación de Versalles. Sin embargo, en este caso, la promesa de venta concluida por el demandante “contenía dos condiciones suspensivas”: la obtención de un préstamo inmobiliario y la de un permiso de demolición.

Una “oportunidad excepcional” para construir activos inmobiliarios

Sin embargo, “si el interesado ha justificado la obtención de una oferta de préstamo (…) para la adquisición de una vivienda habitual en Levallois-Perret, no ha aportado ningún elemento que demuestre que habría presentado (…) una solicitud de permiso de demolición ”, señalaron los jueces. Tampoco “cuestionó”, en su momento, la decisión de preferencia ejercida por la ciudad.

Asimismo, del expediente no se desprende que el comprador destituido hubiera “tendido la intención de revender esta propiedad a corto o medio plazo” o que luego hubiera intentado comprar “otra propiedad” en Levallois. Para el tribunal, la preferencia ilegal no estaba, por tanto, “en el origen” de una “pérdida de oportunidad” de acumular activos.

Las “dos cotizaciones” de obra y las “anotaciones” que había hecho “sobre un plano del inmueble” y su “proyecto de expediente de declaración previa” no demuestran que “incurrió en gasto alguno con vistas a la ‘adquisición proyectada’ . Por tanto, el demandante había sido desautorizado, pero había presentado un “recurso” ante el Consejo de Estado: esta “transacción inmobiliaria” representaba para él una “oportunidad excepcional”.


Según él, la preferencia ejercida ilegalmente por la ciudad de Levallois-Perret le había privado de la “posibilidad de acumular activos inmobiliarios y obtener una plusvalía con la venta”.

El tribunal administrativo de apelación de Versalles también había cometido un “error de derecho”, desde su punto de vista, al investigar “si había tenido la intención de revender la propiedad a corto o medio plazo, si había intentado adquirir otra propiedad en la misma ciudad, si pensaba revender su residencia principal o si todavía era propietario de un inmueble. Pero “ninguno de estos medios permitirá admitir el recurso”, sentencia el Consejo de Estado en una sentencia del 27 de mayo de 2024 que acaba de hacerse pública.

Prensa CB Pepper

Sigue todas las novedades de tus ciudades y medios favoritos suscribiéndote a Mon -.

-

PREV Del mar a la tierra, cinco momentos destacados en Cornualles el sábado 20 y domingo 21 de julio
NEXT OH Louvain-RC Lens (0-1): tercer éxito de la RCL en un partido prolongado