“Por la seguridad”, “contra el racismo”, “para cambiarlo todo”: los votantes movilizados en estos pueblos al oeste de Orleans

“Por la seguridad”, “contra el racismo”, “para cambiarlo todo”: los votantes movilizados en estos pueblos al oeste de Orleans
“Por la seguridad”, “contra el racismo”, “para cambiarlo todo”: los votantes movilizados en estos pueblos al oeste de Orleans
-

Al final de la mañana, nos dirigimos a la salida de varios colegios electorales, en Chaingy, Saint-Ay, Dry y Cléry-Saint-André, para recoger las palabras de los votantes de todas partes.

Aunque la participación batió récords este domingo, curiosamente casi todos los habitantes de varios pueblos del valle del Loira, al oeste de Orleans, nos dijeron que cumplían “sistemáticamente” su deber cívico. Aunque reconocen, en su mayoría, que estas elecciones adquirieron, esta vez, una importancia sin precedentes, ya sean de un lado o del otro.

En cadena

Sylvain sigue adelante con su esposa, sus hijos y su familia política: “Si no votamos, no tendremos derecho a quejarnos”. No falta a una elección, como sus suegros, que acortarán su jornada en Chaingy para regresar y cumplir con su deber cívico en Indre-et-Loire.Marie y Hugues votaron por sus dos hijas.

Marie, de 56 años, dependienta, y Hugues, de 57 años, director técnico, llegan en bicicleta, con el carné electoral de sus dos hijas, de 23 y 28 años, en el bolsillo. Confiados, les otorgaron poder. “Votamos sistemáticamente. Nuestras hijas también están totalmente a favor de la ecología”. ¿Y sus padres? “Estamos votando un poco por despecho… Todavía no sé a quién elegiré”, confiesan, a menos de diez metros de la cabina de votación.

En este municipio de la segunda circunscripción, pueden elegir entre Élodie Babin (Agrupación Nacional, RN), a quien el municipio dio el 38,83% de los votos en la primera vuelta (frente al 32,91% del total de la circunscripción) y Emmanuel. Duplessy (Nuevo Frente Popular, NFP).

“¡Es necesario que se mueva!”La pareja no necesariamente votó al unísono.

Benjamín, 33 años, conductor, y Camille, 34 años, cuidadora del colegio, salen de la oficina. Sus dos hijos pequeños están dando vueltas en el estacionamiento, encaramados en una pequeña bicicleta. La pareja está de acuerdo en un punto: ya no quieren a Macron ni a la inflación. “Ir de compras cuesta un salario. Las cosas tienen que moverse”. ¡Pero no necesariamente en la misma dirección! El boletín de la señora “se opone a la RN”, mientras que el señor quiere que las cosas “en Francia vayan mejor, también desde el punto de vista de la seguridad”.

Benoît, de 33 años, llega solo, documento de identidad en mano. “No estuve en la primera vuelta y no pude hacer una representación. Era importante venir hoy, sobre todo en el contexto actual. Mi elección no fue complicada. En la primera vuelta habría votado por Caroline Janvier y aquí voy a votar al NFP Por elección y no necesariamente para bloquear al FN: estoy de acuerdo con la tendencia Hamon de Duplessy Y luego Élodie Babin no es de aquí: ¡eso juega un papel!

Marine Le Pen al rescate de Élodie Babin, “candidata fantasma”

En Saint-Ay

Son las 11.30 horas y se está formando una cola delante de los asesores en la oficina número 3 de Saint-Ay. Jérémy, 36 años, soldado, vuelve a subir a su coche: “¡Voto siempre, siempre es importante!” No dirá más.

Julie, de 25 años, acompaña a su madre, que no quiere quedarse demasiado tiempo. “He votado desde que tuve edad suficiente. Es un deber cívico. Votamos porque queremos que las cosas mejoren para el futuro”. Presionada por su madre, no hace más comentarios.

“El racismo da miedo”

Llamémosla Helene. La joven, de 18 años, da su verdadero nombre y luego cambia de opinión. Llega acompañada de sus padres, visiblemente reacios a hablar. “Es la tercera vez que voto. Es especialmente importante porque tenemos dos partidos muy diferentes. Uno de ellos, el de Bardella, es más peligroso. Mis amigos también están muy movilizados: el racismo da miedo. Tengo la impresión “Los jóvenes votan más a la izquierda”.

Este no es el caso en absoluto de Patrick, de 65 años. Este comerciante está furioso porque el cartel de su candidata, Élodie Babin, no aparece (¿arrancado?) en el cartel electoral: “Es muy importante votar hoy. Conozco 50 años de izquierdas y derechas. Tenemos que intentar otra cosa”. para salir de este lío tengo empleados que pagan el salario mínimo y los que no trabajan ganan casi lo mismo gracias a la asistencia social “.

Se adelanta Stéphanie, 42 años, asistente administrativa. “Siempre voto. El tema es particularmente importante hoy. Tienes que votar mientras todavía tienes la oportunidad de dar tu opinión. De lo contrario… ¡no deberías quejarte! Es importante en la situación actual y por lo que dejamos en manos de nuestros hijos Pienso en la seguridad. Tengo un hijo de 19 años. Ya ha sido extorsionado. Vive la mitad del tiempo en La Chapelle-Saint-Mesmin. Ya no es lo que sabía. No importa si Élodie Babin no. vivir aquí.”

Un seco

Al otro lado del Loira, otro Patrick, de 65 años, está más sonriente, a la sombra de la encantadora plaza, frente al ayuntamiento, con su esposa y sus dos nietos. Aún no ha acudido a las urnas, pero elegirá sin duda a Tiffanie Rabault, la candidata RN a la que Dry sitúa con un 43,13% frente al 28,9% de toda la primera circunscripción.

Sólo vota “cuando estamos allí. Es importante hoy, para el futuro. Se está gestando un gran cambio y debe cambiar, porque Francia está empeorando cada vez más, ya sea en el déficit, en los servicios, en lo social… Gastamos miles de millones en los Juegos Olímpicos y, aquí, ¡nuestras carreteras tienen agujeros por todas partes!

Su esposa, Corinne, probablemente no votará por Stéphanie Rist, candidata del Ensemble (26,55% de los votos en Dry, 31,6% en la circunscripción), pero todavía duda en dar su voto a un partido “demasiado extremista”. “Vamos a votar, por despecho por mi parte, pero no necesariamente será el partido correcto”.

“Hay descontento”

Otra pareja, otro ambiente con Carole, 56 años, enfermera y Eric, 61 años, ingeniero. “¡Es absolutamente importante movilizarse hoy! Porque la democracia y la República están en peligro”, afirma Eric. “¡La RN representa un peligro para la libertad de prensa, por ejemplo!”, cita Carole. “Hay muchos agricultores que también votan por la seguridad, aunque aquí no pasa nada”, señala. Su marido, sin embargo, está de acuerdo: “Hay descontento. Macron siguió una política demasiado liberal. Debería haber escuchado más a los franceses. Había cosas relacionadas con el poder adquisitivo. Debería haber añadido una dosis de cuestiones sociales en la reforma de las pensiones. “

En Cléry-Saint-André

Cassandre quiere evitar que la situación “se vaya al infierno”.
Cassandre, de 31 años, cruza las puertas del ayuntamiento por segunda vez esta mañana. Vuelve, con su hija, a votar a su abuela: “Las dos votamos igual. Yo no estuve presente en las elecciones europeas, pero tuvimos que ir hoy para evitar que la situación se fuera al infierno… Seguí lo que Normalmente voto a favor.”

Korédé, de 47 años, conductora de fila, viste un hermoso traje africano. Este franco-beninés vive en Francia desde hace 20 años y votó a Stéphanie Rist. “He cumplido con mi deber cívico. No estoy especialmente motivado hoy. No estoy preocupado. No creo que me preocupe. La política debe cambiar, adaptarse. Tengo una familia en los EE.UU.: debemos darnos cuenta, por ejemplo, en lo que respecta a la reforma de las pensiones, ¡que estamos mucho mejor en Francia!

Carole Tribout (Actriz británica)

-

PREV Bélgica afectada por el mal tiempo: un bebé muerto y varios heridos
NEXT El teniente se va – Bellegarde (45270)