cerca de 900 MDH para la primera estrategia de este tipo en Marruecos

cerca de 900 MDH para la primera estrategia de este tipo en Marruecos
cerca de 900 MDH para la primera estrategia de este tipo en Marruecos
-
3

¿Cómo podemos contribuir a mejorar la salud de las personas mayores y preservar su bienestar en el marco de un enfoque integrado y participativo? Este es el objetivo general de la primera Estrategia Nacional para la Salud de las Personas Mayores en Marruecos (2024-2050).

El país se enfrenta, como la mayoría de los países del mundo, a una población que envejece.

Los estudios nacionales, publicados por el Alto Comisionado para la Planificación, destacan que la proporción de personas de 60 años o más aumentó del 9,4% en 2014 al 12,7% en 2023, y en 2050 representará casi una cuarta parte de la población marroquí.

Según el Ministro de Salud, este desarrollo es ciertamente el resultado de los cambios socioeconómicos y culturales que nuestro país está experimentando, pero también es fruto de los avances logrados por las políticas sanitarias nacionales a través de la mejora del acceso a los servicios de salud. , la prevención dirigida a las enfermedades prevenibles así como a la calidad de la atención de las enfermedades no transmisibles, fomentando al mismo tiempo la promoción de estilos de vida saludables y la adopción del autocuidado.

A nivel demográfico, este progreso se ha traducido en una ampliación de la esperanza de vida al nacer, estimada en 76,6 años en 2020. Es decir, si en los años sesenta del siglo pasado, el ciudadano marroquí esperaba al nacer vivir una media de 47 años. años, su esperanza de vida en 2020 se amplió en más de treinta años. Este beneficio sigue siendo un producto esencial para reducir la mortalidad en diferentes grupos de edad, así como para mejorar las condiciones de vida y de salud.

Esta evolución favorable de la esperanza de vida, ligada a la mejora del bienestar relacionado con la salud, refleja los efectos de la transición demográfica que ha inducido una transición epidemiológica marcada por un aumento de las enfermedades no transmisibles, la instalación en cascada de múltiples patologías y la aparición de discapacidades funcionales y déficits cognitivos, favoreciendo el deslizamiento hacia la pérdida de autonomía y discapacidad.

Y esta es la fuente de una gran preocupación y un gran desafío para el sistema sanitario marroquí, sobre todo porque provoca un aumento inflacionario del gasto público en asistencia sanitaria y acentúa la precariedad y la vulnerabilidad de las familias.

Es en este contexto que el desarrollo de la primera Estrategia Nacional para la Salud de las Personas Mayores define las grandes orientaciones y el marco nacional de intervención, permitiendo armonizar la atención integral y transversal de esta población, en nuestro país, optimizando la atención eficiente. movilización de los recursos disponibles.

La Estrategia está en línea con las preocupaciones expresadas por Su Majestad el Rey, con motivo del 21º aniversario del Día del Trono, subrayando “el interés benévolo que tengo en la salud de cada ciudadano marroquí y en la seguridad de su familia es medido en función de mis preocupaciones por mis propios hijos y mi propia familia…”.

La Estrategia también se adhiere a los compromisos internacionales del Reino y, en particular, a los de la Organización Mundial de la Salud, al adoptar el concepto de “envejecimiento saludable”, y apoya la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, destinados a reducir las desigualdades en salud y mejorar el bienestar. ser y calidad de vida de las personas mayores y sus familias.

Además, cabe señalar que el lanzamiento de esta Estrategia coincide con una situación nacional favorable, marcada por la generalización de la protección social a todos los ciudadanos marroquíes y que tendrá efectos tangibles directos en la mejora de las condiciones de vida y del poder adquisitivo de las personas mayores. También coincide con el lanzamiento de la nueva reforma del sistema nacional de salud destinada a la regionalización de la atención a los ciudadanos, así como con la adopción del registro social único que permitirá una mejor orientación de las poblaciones desfavorecidas, incluidas las de las personas mayores. .

900 MDH, 115 medidas en torno a 5 ejes estratégicos

Mejorar la situación de las personas mayores en nuestro país requiere una apropiación nacional efectiva del problema del rápido envejecimiento de la población. Esto implica la integración de las necesidades específicas de este grupo de edad en las políticas nacionales de desarrollo, así como la eficacia de la colaboración intersectorial y la participación comunitaria, respetando al mismo tiempo la dignidad de los ciudadanos marroquíes de edad avanzada y su derecho a la participación y la inclusión social.

Por tanto, el marco de la estrategia se estructura en torno a cinco áreas estratégicas de intervención que agrupan unas 115 medidas específicas.

En primer lugar, la promoción y prevención del envejecimiento saludable, que pasa por estilos de vida saludables, la prevención de enfermedades y carencias evitables mediante vacunación y suplementación en las personas mayores, la prevención de accidentes domésticos y la promoción del uso adecuado de los medicamentos.

Además, una de las medidas prevé crear “la clase de personas mayores” e implementarla en la prestación de cuidados específicos a las personas mayores.

Precisamente el segundo gran eje de esta estrategia prevé la creación de un servicio de geriatría y gerontología en cada CHU y en cada CHR con unidades de estancia geriátrica.

Por lo tanto, el sistema sanitario marroquí está llamado a desarrollar y organizar servicios de atención específicos para las personas mayores, mejorando al mismo tiempo el acceso a la atención y a los diversos programas de salud. Una de las medidas también prevé introducir el pago a terceros como parte de la cobertura de equipos y dispositivos médicos destinados a las personas mayores.

Esta nueva orientación introduce el imperativo de fortalecer la formación y las habilidades de los profesionales involucrados en la atención de esta categoría de la población, en particular los médicos geriatras, ya sea a través de una formación básica o del acceso de los médicos generales a una carrera universitaria en geriatría. O la generalización de la implantación del sector de enfermería especializada en geriatría y la formación de agentes comunitarios para apoyar a las personas mayores y facilitar su acceso a los cuidados.

Y basta decir que hay trabajo por hacer. De hecho, en 2021, Marruecos cuenta con un total de 27.881 médicos, tanto en el sector público como en el privado, de los cuales 18.187 (65%) son especialistas. La densidad nacional se estima en 7,1 médicos por 10.000 habitantes, lo que todavía está muy lejos del estándar de la OMS fijado en 15,3 médicos por 10.000 habitantes (43,2 en la región de Europa). La densidad de personal de enfermería es de 9,7 por 10.000 habitantes en el sector público y de 13,5 en ambos sectores, frente a 16,4 en la región OMS/EMR y 77,8 en la región de Europa. El área rural sufre más por esta escasez. Allí sólo trabajan 1.441 médicos, es decir, el 5,2% de toda la profesión médica, con una proporción respectiva del 7,3% en el sector público y el 3,0% en el sector privado. En cuanto al personal de enfermería que trabaja en el sector público, su número se limita a 5.639 en las zonas rurales, o el 15,7% de todo el personal de enfermería público, estimado en 35.789.

Además, a pesar de la existencia actual de seis residentes especializados en geriatría a nivel nacional y de la obtención del título universitario en geriatría, en los últimos años, por 200 médicos generales, aún persiste significativamente la escasez entre los especialistas involucrados en el cuidado de las personas mayores. . Se ve agravada por una concentración muy baja, o incluso una ausencia total, en determinadas regiones, en particular en las regiones de Béni Mellal-Khénifra, Souss-Massa, Drâa-Tafilalet, Dakhla-Oued Ed-Dahab, Guelmim – Oued Noun y El Aaiún-. Sakia El Hamra.

El cuarto eje de la estrategia pasa por la movilización de todos por entornos adaptados a las necesidades de las personas mayores y la lucha contra la edad. Esto implica varias acciones entre ellas la institucionalización del estatus del cuidador. O el alegato por unos ingresos dignos para las personas mayores en el marco del proyecto de protección social.

Todas estas ambiciones quedarían en la etapa de ilusiones en una mejora de la gobernanza, el seguimiento-evaluación y el fortalecimiento de la investigación científica relacionada con la salud de las personas mayores.

Para ello, está previsto crear un comité directivo nacional para la salud de las personas mayores para una mejor coordinación intersectorial, pero también a nivel regional. Otra medida es apoyar a los grupos territoriales de salud en el desarrollo de sus planes regionales de salud para las personas mayores. No se deja de lado el fortalecimiento del plan legal así como el establecimiento de una nomenclatura general de actos profesionales relativos a la asistencia sanitaria a domicilio necesarios para la adecuada atención de la persona mayor que pierde su autonomía.

En cuanto a la investigación científica, la estrategia abogará por la financiación de la investigación en geriatría y gerontología.

La Estrategia se posiciona como un instrumento de movilización de recursos para fortalecer la implementación de actividades para mejorar la salud de las personas mayores en nuestro país.

El presupuesto total previsto destinado a su ejecución se estima en 892.830.000 DH, repartidos en un período de siete años. El segundo eje estratégico de intervención representa la mayor parte de las previsiones, con un total de 736.200.000 DH, con el objetivo de mejorar el acceso de la población mayor a servicios de atención adaptados a sus necesidades, es decir, cerca del 82,5% del importe total acumulado. El eje de orientación estratégica nº 3, relativo al refuerzo de la formación y de las competencias de los profesionales implicados en el cuidado de las personas mayores, ocupa el segundo lugar en las previsiones, con un coste estimado de 112.900.000 DH. También se presta especial atención al refuerzo de los aspectos promocionales y preventivos con un presupuesto previsto de 15.530.000 DH.

La principal fuente de financiación corresponde al presupuesto del Estado con un importe estimado en 805.300.000 DH, justificado esencialmente por las inversiones necesarias para reforzar la prestación de cuidados en términos de estructuras y equipamientos adaptados a las especificidades de la población de edad avanzada. Además, algunas medidas pueden cofinanciarse con cargo al presupuesto estatal y a contribuciones de distintos socios de cooperación, por un importe total de 86.550.000 DH.

-

PREV Víctima de incesto, reproduce tocamientos a su sobrina nieta
NEXT Perpiñán: una francesa de origen congoleño presenta una denuncia tras una carta que le pedía que abandonara Francia