Por qué el crack y la cocaína están explotando en Suiza

-

En el Centro de Tratamiento de Adicciones de Arud, los pacientes reciben metadona o heroína medicinal. En el caso de la cocaína, en cambio, no existe tal alternativa.Imagen: KEYSTONE

El consumo de cocaína ha aumentado considerablemente en Suiza y el crack está cada vez más presente en los lugares públicos. ¿Debería establecerse una distribución regulada? La respuesta de Philip Bruggmann, adicto.

Doctor Bruggmann, usted es el médico jefe del centro de tratamiento de adicciones de Arud. Desde hace varios meses, los medios hablan de un aumento del consumo de cocaína en todo el país. ¿Qué tan peligrosa es esta práctica?
Philip Bruggmann: Hay varios aspectos a tener en cuenta. Por un lado, el consumo de cocaína es físicamente perjudicial y, por otro, conlleva un riesgo de adicción. Las consecuencias físicas son especialmente importantes si tiene antecedentes, por ejemplo de tabaquismo, o si es una persona mayor. La cantidad también influye: cuanta más cocaína se consume a la vez, mayor es el riesgo de sufrir un derrame cerebral o un infarto de miocardio.

Felipe Bruggmann.

Felipe Bruggmann.Imagen: zvg

Retrato

Philip Bruggmann se especializa en medicina interna general. Ha estudiado extensamente las consecuencias físicas de la adicción así como su tratamiento. Trabaja como codirector médico del centro de tratamiento de adicciones de Arud, una de las instituciones líderes en Suiza, que emplea a unas 130 personas. Estos tratan a unos 6.000 pacientes. Algunos han optado por la terapia por su cuenta. Otros fueron enviados, con su consentimiento, por servicios especializados, instituciones o médicos de familia.

Los medios hablan de una normalización del consumo de cocaína. ¿Es este realmente el caso?
Sí, la cocaína se ha generalizado en los últimos años. Se consume cada vez más en un ambiente festivo, a veces con alcohol. De hecho, la cocaína anula el efecto anestésico del alcohol y permite seguir divirtiéndose. También observo un resurgimiento del crack. Pero esto afecta a otra clase social.

Paquetes de cocaína flotan en el Mediterráneo, frente a las costas de Italia.Imagen: Policía Financiera

Ante la situación, la OFSP ya ha convocado dos mesas redondas. ¿En qué se diferencia el crack de la cocaína?
El crack es una forma mixta de sal de cocaína y bicarbonato de sodio. Actúa mucho más rápido, pero también mucho más brevemente. Como resultado, siempre necesitamos reponer y la dosis aumenta.

“Entramos entonces en una espiral infernal”

Las consecuencias negativas son múltiples: físicas, psicológicas y también sociales. Es por eso que observamos que las personas se vuelven adictas al crack más rápidamente, en comparación con los adictos a la cocaína. Porque rápidamente se encuentran en la calle, donde siguen consumiendo. Quienes consumen cocaína, en cambio, lo hacen en un ámbito privado: en fiestas, en casa o en el trabajo.

¿Cuáles son los efectos del crack a diario?
Como desaparecen muy rápidamente, hay que consumir una y otra vez dosis que siguen aumentando. Los consumidores pueden volverse agresivos y agitados, lo que puede provocar situaciones angustiosas en los espacios públicos.

Por qué el crack y la cocaína están explotando en Suiza

El crack es una forma mixta de cocaína que se fuma. (foto de pretexto)Imagen: Shutterstock

¿Qué opinas de la distribución regulada de cocaína?
Esta es una medida que necesita ser examinada. Cuando se trata de cocaína, no existe ninguna droga comparable a la metadona durante la crisis de la heroína de los años 1980 y 1990 que proteja de manera confiable y segura contra el daño físico y social. En aquel momento le recetaron metadona o heroína medicinal. Así pudimos controlar esta crisis. Esto es lo que necesitamos hoy.

“Desafortunadamente, las soluciones siempre surgen después de una situación problemática”

Philip Bruggmann

Los especialistas llevan mucho tiempo pidiendo que se realicen estudios sobre la prescripción de cocaína, pero sólo ahora, cuando el público en general comprende que algo anda mal, las cosas empiezan a moverse.

Se establece un paralelo con la mayor crisis de drogas que este país haya visto jamás. La gente de mi generación no experimentó eso. La situación actual no es tan precaria, ¿verdad?
No, no es comparable a la era Platzspitz, cuando el consumo se hacía por vía intravenosa y en un contexto de crisis del VIH. En aquella época hubo muchas muertes. La cantidad consumida en los espacios públicos también fue enorme. Hoy estamos lejos de ello. Pese a todo, la política sobre adicciones se mantiene muy silenciosa desde hace años y este tema vuelve a cobrar relevancia, por lo que ahora es necesario hacer adaptaciones y reducir los riesgos.

En la década de 1980, Zurich era el hogar de una escena abierta de drogas.Imagen: KEYSTONE

Usted mismo lo reconoce: la política de drogas en Suiza apenas ha cambiado desde hace mucho tiempo. Entonces, ¿por qué estamos viendo un resurgimiento?
En los últimos quince años, la cocaína se ha convertido en una sustancia muy popular. Esto se debe a que cada vez se importa más y a que es barato y, por tanto, más accesible al público en general. Además, se trata de una sustancia declarada ilegal y cuya regulación se deja en manos del mercado clandestino; por lo tanto, tenemos poca influencia sobre ella. Pero también hay que subrayar que no todas las personas que consumen cocaína necesariamente se vuelven adictas, ni mucho menos.

Finalmente, echemos un vistazo al extranjero. Las drogas nunca han matado a tanta gente en Estados Unidos como hoy. Los opioides como el fentanilo son un verdadero flagelo allí. ¿Por qué no se ha extendido aquí todavía?
Las tendencias americanas llegan aquí con un retraso de unos diez años. A diferencia de Estados Unidos, en Suiza hace tiempo que no tenemos problemas de crack.

“No sabemos si aquí también se comercializarán opioides sintéticos como el fentanilo”

Philip Bruggmann

Lo cierto es que estas sustancias son muy potentes y pueden poner en peligro la vida: para personas que nunca las han consumido antes, pero también para aquellas que ya están en tratamiento con opioides. Por eso nos preparamos para la posibilidad de una ola de opioides sintéticos en Suiza: queremos evitar por todos los medios que estas sustancias maten también a personas en nuestro país. Y gracias a la calidad de la atención suiza en el ámbito de las adicciones, los efectos de una posible ola nunca alcanzarían la magnitud de los de América del Norte.

(Traducido por Valentín Zenker)

Más artículos sobre drogas

-

PREV Este verano, la dorada ya no pica, para gran consternación de los pescadores de Sète
NEXT finalmente se revela la película con Brad Pitt