OFNAC SERVIDO EN PLATA DE PLATA

OFNAC SERVIDO EN PLATA DE PLATA
OFNAC SERVIDO EN PLATA DE PLATA
-

La agencia Bloomberg reveló, en un despacho del 4 de junio de 2024, que Senegal recaudó en los mercados internacionales de capitales la friolera de 750 millones de dólares estadounidenses, o 450 mil millones de francos CFA. La información fue ampliamente difundida por los medios de comunicación. Posteriormente, el gobierno se dignó, en un comunicado de prensa del 6 de junio de 2024, confirmar la información, subrayando que había llevado a cabo la operación “con éxito”. La organización Foro Civil, que apuesta por la transparencia en la gestión de los asuntos públicos, cuestionó, a través de su coordinador, Birahim Seck, las condiciones para llevar a cabo esta operación. “El Ministro de Finanzas y Presupuesto debe informarnos sobre la elección de JP Morgan London. El problema de la transparencia de la intermediación persiste”, pregunta. El gobierno aún no ha dado ninguna respuesta a esta investigación pública. A priori, podríamos ser indulgentes con esta operación porque, desde la instalación del gobierno encabezado por el Primer Ministro Ousmane Sonko, las voces, las más autorizadas, sugerían que la situación financiera heredada del régimen de Macky Sall era catastrófica y que había que estar en prisa por encontrar recursos financieros.

Sin embargo, el 11 de abril de 2024, el nuevo régimen había recaudado 324 mil millones de francos CFA, fruto de un préstamo garantizado por el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) y autorizado por el FMI, en diciembre de 2023, para permitir superar el primer trimestre de 2024 marcado por un período electoral.

La operación oculta, incluso en el FMI: ¡un escándalo!

Las objeciones planteadas sobre la operación de recaudación de 450 mil millones de francos CFA simplemente fueron ignoradas. Por lo tanto, no debería sorprender que Senegal haya pedido prestado esta vez al tipo de interés más caro de su historia, es decir, el 7,75%, concedido a inversores, con un vencimiento tan corto de siete años. ¿Cuál es la tarifa final si incluimos las comisiones y otros costos de intermediación que se mantienen confidenciales? El gobierno destacó que había recaudado fondos para dedicar dos tercios a “optimizar aún más el servicio de la deuda”. ¡Quién conoce la lógica de endeudarse a los tipos más caros para recomprar deudas menos costosas! Los brillantes economistas senegaleses, que a menudo hablaban de estos temas, de pronto guardaron silencio. Nadie intenta insistir en saber en qué condiciones se eligió al banco intermediario JP Morgan, sin ningún llamado a concurso, y que la operación presentada como un eurobono no es y resulta ser más bien una banal operación de inversión directa de Senegal. a inversores específicos. En una operación clásica de eurobonos, del estilo de las llevadas a cabo en las últimas semanas por Costa de Marfil, Benín y Kenia, y por Senegal bajo los regímenes de Abdoulaye Wade y Macky Sall, la transparencia es esencial en las condiciones de elección del banco asesor. honorarios y comisiones de intermediación pagadas. Mejor aún, se organiza un “road show” para los suscriptores potenciales, con la asistencia de instituciones financieras públicas internacionales. El modus operandi de un eurobono exigiría la publicidad previa de la operación y que los suscriptores propongan, durante una sesión pública, tipos de financiación mostrados en pantalla, que el país solicitante evalúa y negocia antes de distribuir la cartera según sus propios criterios de valoración. ¡El público está informado, incluso sobre la nomenclatura de las deudas recompradas ocasionalmente! En realidad, este no es el caso de la primera operación para captar financiación privada que acaba de llevar a cabo el Ministro de Finanzas y Presupuesto, Cheikh Diba, fuera de los mercados financieros regionales. JP Morgan sólo tuvo que acercarse a sus clientes privilegiados, y los inversores tradicionales que no fueron consultados ni contactados están haciendo pucheros de frustración. También se señalan otras curiosidades que podrían reforzar las sospechas. El ex Primer Ministro británico, Tony Blair, presentado como VRP de JP Morgan, fue recibido por el Presidente Faye, el día después de la operación de recaudación de fondos “fast track”, mientras que una vez fue ferozmente atacado por Ousmane Sonko. ¿Sólo una coincidencia? Además, los medios pudieron revelar que directivos del partido Pastef habían sido, hasta hace poco, colaboradores de JP Morgan.

El FMI, un “denunciante” para la Ofnac

La misión que un equipo del FMI llevó a cabo del 6 al 19 de junio de 2024 para revisar el actual programa con Senegal (2023-2026) terminó con un trueno. Edward Gemayel, jefe de misión, reveló durante una conferencia de prensa en Dakar que “Senegal está atravesando un período de sobrefinanciación. El país se endeudó más de lo necesario, lo que generó un exceso de liquidez. Señala que el gobierno actualmente tiene más efectivo del necesario. “Este superávit de financiación resulta principalmente de la emisión de eurobonos los días 3 y 4 de junio de 2024”. Lo hecho, hecho está, y por ello el FMI parece haberse resignado a “discutir con el gobierno el uso de esta sobrefinanciación para llevar a cabo operaciones de gestión de pasivos”. Gemayel añade, no sin tono: “Es decir, recomprar deuda a corto plazo más cara con esta liquidez a más largo plazo y menos costosa”. Sin embargo, cabe señalar que el tipo del 7,75%, ya suscrito por Senegal, ¡no puede ser menos costoso que las deudas a recomprar! En cualquier caso, el principio recomendado por el FMI puede parecer simple y Mesmin Koulet Vickot, representante residente del FMI en Dakar, nos lo explica de manera educativa: “Senegal tomó prestado más de lo necesario para sus necesidades actuales, creando así un excedente de fondos disponibles . La gestión de pasivos implica reducir los costos de la deuda y mejorar la estabilidad financiera a largo plazo. El exceso de fondos, al tener tasas de interés más bajas y vencimientos más largos, saldaría deudas más caras en el corto plazo y se beneficiaría de costos de endeudamiento más bajos durante un período más largo. Esta estrategia permitiría optimizar la estructura de la deuda, reducir el sobrefinanciamiento y fortalecer la sostenibilidad de la deuda”. Pregunta a Mesmin KouletVickot: en términos más claros, ¿tenía Senegal una necesidad vital de solicitar este nuevo préstamo? Respuesta más o menos avergonzada: “De verdad que no”. ¿Por qué el FMI, asesor del gobierno, pudo permitir que esto sucediera? El representante residente en Dakar aceptó decir: “No, el FMI no fue informado con antelación de esta operación”.

El hecho de que esta operación se haya llevado a cabo a espaldas del FMI es de naturaleza arrogante y aumenta las sospechas. ¿Por qué esconderse del FMI y presentar a la institución financiera un hecho consumado, cuando la transparencia en estas operaciones de grandes cantidades de dinero debe ser total, para evitar, al menos, cualquier sospecha de cobro ilegal de intereses o retrocomisiones de pago? ¿Es simple malicia que, en su comunicado de prensa número 24/226 del 19 de junio de 2024, el FMI salude el fortalecimiento de las competencias y medios de actuación de la Oficina Nacional Anticorrupción (Ofnac) y de la protección de los “denunciantes”? ? ¿Debemos temer que este asunto acabe obstaculizando las relaciones de Senegal con sus socios? El gobierno no parece estar muy cómodo con esta cuestión. La comunicación, tras los consejos de ministros del 5 de junio de 2024 y del 12 de junio de 2024, por tanto posteriores a la operación de recaudación de fondos, sorprendentemente sigue ignorando estos fondos. ¿Hay algo sospechoso en el hecho de que el ministro Diba, en su comunicación del 12 de junio de 2024 ante el Consejo de Ministros, sólo haya mencionado, según el comunicado publicado por el portavoz del gobierno, el próximo debate sobre la orientación presupuestaria en la Asamblea Nacional? Es probable que esta omertá abrume a un gobierno cuya transparencia sigue siendo el principal credo proclamado. Además, ¿se informaría alguna vez al público de esta operación, realizada a escondidas, si Bloomberg no hubiera soltado la sopa? Por ejemplo, el gobierno de Sonko recaudó cerca de 150 mil millones de francos CFA en el mercado financiero de la Unión Monetaria de África Occidental (Umoa), en bonos y bonos equivalentes del Tesoro; es decir, respectivamente 28 mil millones el 3 de mayo de 2024, 68 mil millones el 31 de mayo de 2024 y 50 mil millones el 6 de junio de 2024. Sólo el pequeño mundo de las finanzas fue informado de estas operaciones; sin perjuicio de posibles préstamos directos contratados con bancos locales. En otra época, los servicios del Tesoro Público emitían sistemáticamente notas de prensa para informar al respecto.

El riesgo de enfadarse con los mercados financieros formales

El programa firmado entre el FMI y Senegal prevé un desembolso, en julio de 2024, de 230 mil millones de francos CFA en forma de préstamo concesionario. Pero tal desembolso nos puede preocupar. De hecho, puede parecer algo inconsistente que la institución financiera siga prestando a un país que finalmente ha revelado, ante el mundo, que se encuentra en la maravillosa y envidiable situación de la “sobrefinanciación”. Quizás también el FMI podría hacer cumplir su deseo o recomendación, que hasta ahora parecería una simple cláusula de estilo diplomático, de utilizar recursos prestados para recomprar deudas más caras con vencimiento inmediato. Los préstamos concesionarios tienen tasas de interés casi nulas. Sin embargo, Senegal tendrá gran interés en no ofender al FMI porque, sin su apoyo, el país ya no podrá utilizar los mercados internacionales formales o regulares y se expondría, para financiar su presupuesto, a operaciones especulativas o “buitre”. fondos”. A pesar de todos estos fondos ya tomados prestados, el gobierno todavía tiene un gran saldo en la autorización parlamentaria de deuda contenida en la Ley de Finanzas inicial de 2024.

Un golpe de suerte en el Bceao o una vulgar ficción contable

Los senegaleses comunes y corrientes están experimentando dificultades o tensiones de flujo de caja a nivel de la administración pública. Los proyectos y programas están paralizados por falta de financiación y muchas empresas esperan pagos atrasados. La fiesta de Tabaski fue una oportunidad para constatar los problemas de tesorería, mientras nos decían que Senegal tenía una posición en el Banco Central que debía superar un saldo crediticio de 1 billón de francos CFA, de los cuales casi 800 mil millones fueron cobrados el 11 de abril de 2024 ( 324 mil millones) y después del 5 de junio de 2024 (450 mil millones). Queremos creer que ese dinero está realmente disponible, porque el FMI asegura que “no especula”. Su misión ciertamente no visitó el Bceao y se mostró satisfecha con las seguridades del gobierno. En cualquier caso, cualquier mentira a este nivel podría tener consecuencias fatales. Semejante ambigüedad, por no decir nebulosa, debe preocupar ante todo a los diputados que esperan, en los próximos días, una declaración de política general del Primer Ministro Ousmane Sonko. También se espera que el Ministro de Finanzas y Presupuesto examine una ley de finanzas complementaria y un debate de orientación presupuestaria. La mayoría parlamentaria Benno bokk yaakaar (Bby) debe sentirse muy preocupada, ya que observa ataques regulares por parte de los partidarios del nuevo régimen que niegan sistemáticamente su gestión. Por el contrario, el FMI señala que el país sigue siendo líquido. ¿Qué ocurre? ¿Cómo podemos tener dificultades para operar cuando tenemos tanto dinero en los libros del Bceao? Sin embargo, observaremos que la firma de Senegal no es tan caótica ni tan dañada como queríamos hacer creer, si el régimen de Bassirou Diomaye Faye fue capaz de levantar, con un chasquido de dedos, en un corto período de un año. mes, ¡más de 600 mil millones de francos CFA en los mercados! Pocos países africanos pueden presumir de tanta confianza de los inversores. Los ratios de deuda del sector público, tras las últimas actualizaciones, han aumentado a más del 85% del PIB. Un nivel máximo que Senegal nunca antes había alcanzado. En diciembre de 2023, la evaluación del FMI llevó la deuda del gobierno central al 73,8% del PIB y la deuda total del sector público al 81,2% del PIB. Todos los tabúes han caído y esto coloca a Senegal en una “situación de país con alto riesgo de sobreendeudamiento”, ¡con sus consecuencias sobre su viabilidad económica y social!

-

PREV Ocho detenciones en el barrio Bon Voyage de Niza y La Trinité, armas pesadas incautadas
NEXT “Teníamos miedo de tener que mudarnos”. En Brest, el alivio de los jóvenes LGBT+ revela un intenso nivel de estrés