Amadou Bâ pide una “nueva responsabilidad política” para una oposición constructiva y pacífica en Senegal

Amadou Bâ pide una “nueva responsabilidad política” para una oposición constructiva y pacífica en Senegal
Amadou Bâ pide una “nueva responsabilidad política” para una oposición constructiva y pacífica en Senegal
-

XALIMANOTICIAS-El candidato fracasado a las elecciones presidenciales de 2024, Amadou Bâ, anima a sus compatriotas a asumir una nueva responsabilidad centrada en la paz y el diálogo. En un manifiesto titulado “Nueva Responsabilidad”, se posicionó como líder de una oposición democrática y responsable.

Aspira a transformar el espacio político en un lugar de debate pacífico, centrado en la confrontación de ideas, la definición de estrategias, proyectos y programas encaminados a la construcción de una sociedad equilibrada. Insiste en la importancia de garantizar a cada ciudadano los medios para vivir felizmente participando activamente en la vida comunitaria.

Amadou Bâ subraya también su compromiso de encarnar una oposición democrática y republicana, respetuosa de una ética política centrada en el bienestar de todos los senegaleses, de conformidad con la Constitución que afirma que los recursos naturales pertenecen a las poblaciones.

Su mensaje completo:
NUEVA RESPONSABILIDAD Por Amadou BA, ex candidato a las elecciones presidenciales senegalesas, senegalés,

Mis queridos compatriotas,
Tierra de apertura, tolerancia y libertad, Senegal ha marcado todos sus encuentros con la historia con una huella indeleble de progreso. Todas las crisis que hemos atravesado han revelado la gran capacidad de nuestro país para superar los desafíos, para transformar los obstáculos en oportunidades para mantenerlo en su trayectoria de paz y solidaridad. Cada etapa de nuestra historia política y social ha fortalecido en cada uno de nosotros el deseo común de mantener el Senegal como una auténtica república y un modelo de democracia.

Las últimas elecciones presidenciales son una prueba más de esta capacidad política de nuestro pueblo para velar por los equilibrios y trazar líneas rojas, cuyas instituciones de la república siguen siendo garantes de su inviolabilidad.

A la luz de los dolorosos acontecimientos de marzo de 2021 y junio de 2023, pero también de las lecciones de las últimas elecciones presidenciales, nuestra nueva responsabilidad es declarar la obsolescencia de la violencia en la solución de disputas políticas. Además, podemos estar de acuerdo en que, de ahora en adelante, la consulta y el diálogo deben considerarse los primeros principios y reglas de una gestión de conflictos con visión de futuro.

Nuestra profunda convicción es que ahora debemos mirar decididamente hacia el futuro con la perspectiva de asignarnos una Nueva Responsabilidad. Incluso estamos condenados a ello, si no queremos dar ninguna posibilidad a los demonios de la división y la violencia de enfrentarnos a nuevos peligros, mientras tenemos oportunidades reales de lograr nuestro surgimiento político y económico.

Así, nuestra Nueva Responsabilidad es hacer del espacio político un lugar pacífico, un marco para la confrontación de ideas, la definición de estrategias, proyectos y programas con el único objetivo de construir una sociedad equilibrada. Una sociedad capaz de ofrecer a cada ciudadano los medios para vivir felizmente, participando activamente en la vida de la comunidad. Nuestra Nueva Responsabilidad es encarnar una oposición democrática y republicana. Una oposición respaldada tanto en su conducta como en su acción por una ética política preocupada principalmente por la vida de cada senegalés.

La Constitución de nuestro país establece claramente que los recursos naturales pertenecen al pueblo. Frente a esta prescripción imperativa, nuestra responsabilidad es hacer todo lo posible para que lo que hoy se percibe como un ideal del bien común pase de un principio a una realidad en la vida de cada ciudadano.
Para lograrlo, Senegal debe ofrecer el ejemplo de un servicio público de calidad en el que la seguridad alimentaria, la salud, la educación, el agua y la electricidad, el empleo, la vivienda y el medio ambiente, la seguridad, la movilidad, la cultura, la comunicación y el medio ambiente dejen de ser un lujo. , sino estándares mínimos respaldados por los derechos inalienables de cada ciudadano.

Senegal tiene todos los activos para enfrentar tal desafío a través de la cultura empresarial de su juventud, a través del dinamismo y el compromiso de sus mujeres, a través de la inteligencia y la experiencia de sus hijos dentro y en la diáspora, por la solidez de su arquitectura institucional y por su credibilidad en la escena internacional.
La igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, el respeto de las libertades, en particular la libertad de expresión, la libertad de organización y la libertad de manifestación dentro de la legalidad republicana, la defensa de la integridad física y moral de todos y de cada uno constituyen, entre otras cosas, condiciones para una paz social duradera en un Estado de derecho.

Nuestra nueva Responsabilidad requiere que hagamos más sacrificios, para que nuestra historia nacional, marcada por momentos memorables de gloria, no sea una simple norma, un lujo ornamental, sino el aliento permanente de nuestra nación permanente.
Debemos hacerlo como herederos de la audacia creativa de los héroes de nuestra historia nacional que se alzaron contra las barbaridades de la esclavitud y el colonialismo, como descendientes de auténticas autoridades espirituales, portadores de la resistencia cultural que hoy es digna de nuestro reconocimiento universal. , como depositarios del genio. Sin olvidar, ni mucho menos, las notoriedades intelectuales que han marcado la excelencia de nuestras universidades.

Nuestra convicción de que debemos y podemos llevar sobre nuestros hombros el gran peso de esta nueva responsabilidad reside en que la sentimos con alegría y entusiasmo. Si tenemos la confianza para triunfar es porque somos, en el trabajo diario, lo que moviliza nuestras energías y sabemos que podemos contar con el genio de nuestro pueblo, con su participación efectiva en su consecución. Porque es del pueblo del que la política saca su razón de ser, su fuerza y ​​su poder.

Por eso el pueblo senegalés es el horizonte absoluto de nuestras convicciones, la razón de esta nueva responsabilidad que asumimos pesada pero con orgullo y el fundamento indestructible de nuestras esperanzas.

Sabemos que el pueblo es la principal riqueza de la Nación. Él es su carne y su sangre. Es su aliento vital y energía creativa. Damos gracias a este pueblo soberano senegalés, única fuente de toda legitimidad.

Es sobre la base de este ideal republicano y democrático, llevado por una nueva responsabilidad, que defendemos la República, sus principios y sus valores. Su vocación de garantizar la igualdad de los ciudadanos cuenta con todo nuestro apoyo, del mismo modo que nos aferramos firmemente a su dimensión normativa que ofrece a cada ciudadano la oportunidad de escapar del círculo vicioso de la necesidad.
Defendemos la democracia, sus principios y sus valores. Con respeto a las instituciones. La democracia es el régimen de sana competencia, que propone ideas y proyectos cuyo único árbitro es el pueblo soberano.

Defendemos la paz, la estabilidad y la seguridad de los ciudadanos y del país. Éstas son las bases mismas del desarrollo y del bienestar de las poblaciones, que no son prerrogativa exclusiva del Estado sino que nos involucran a cada uno de nosotros.

Defendemos la panafricanidad, entendida como herencia de nuestros predecesores y proyecto afirmativo de una África que se construye paso a paso y se impone como potencia en el centro de las decisiones que configuran el mundo.

Nuestra nueva responsabilidad, a la que llamo a toda buena voluntad, es combinar el futuro con el presente multiplicando los espacios de consulta, discusión, debate de ideas, proyectos y acciones, donde se teje una nueva trayectoria, una nueva dinámica, una nueva forma de hacer política.
Es a esta lucha por establecer y liderar esta nueva responsabilidad a la que invitamos a todos nuestros compatriotas aquí y en la diáspora, a todos nuestros amigos y a todos los ejecutivos de nuestro país.
Me comprometo a ello, sin ninguna concesión posible, y también me comprometo con vosotros, sabiendo que puedo contar con todos vosotros para liderar la lucha.

Juntos, en las próximas semanas, construiremos un nuevo marco que traerá decididamente una nueva dirección y una nueva dinámica política.

Viva la REPUBLICA ! ¡Viva Senegal!

-

PREV Joan Miró hôte estival de Picasso
NEXT 5 millones de euros inesperados para el Lille, ¡bien hecho, Olivier Létang!