Jubilación del asesor lingüístico Guy Bertrand de Radio-Canadá

Jubilación del asesor lingüístico Guy Bertrand de Radio-Canadá
Jubilación del asesor lingüístico Guy Bertrand de Radio-Canadá
-

El viernes fue el último día en Radio-Canada para Guy Bertrand, que se jubila después de más de 33 años de servicio. Los oyentes lo conocen por sus columnas sobre las sutilezas del idioma francés. Su papel como primer asesor lingüístico también le llevó a establecer las normas sobre cómo expresarse en las ondas. A lo largo de su trayectoria, el nivel del idioma dentro de la emisora ​​pública habrá evolucionado considerablemente hasta acercarse al que se habla en el día a día. Algunos dirán que se ha deteriorado, pero no Guy Bertrand, que se cuida mucho de hundirse en el catastrofismo y la nostalgia.

“Una lengua que no evoluciona es una lengua que se osifica y muere. La evolución del francés, nos guste o no, permite que la lengua siga viva”, sostiene quien cree que es normal que Radio-Canadá se adapte a estos cambios para no parecer desconectada o, peor aún, , elitista.

Cuando Guy Bertrand fue contratado allí a principios de la década de 1990, el francés que se hablaba al aire era menos sofisticado que el “perler” de la radio canadiense de Judith Jasmin y Michelle Tisseyre de la era del blanco y negro. Pero varios artistas principales continuaron expresándose en un francés más internacional. Esta brecha entre el nivel lingüístico en Radio-Canada y el del oyente promedio se ha reducido en los últimos años.

Para Guy Bertrand, este es el curso normal de las cosas. Pero tenga cuidado de no caer en un registro familiar, incluso vulgar. “Radio-Canadá debe reflejar a la población, pero al mismo tiempo debe ser un modelo”, subraya. “Es normal que no hablemos el mismo francés al aire que cuando estamos con amigos. Es normal en la vida cometer errores. Lo hare yo mismo. Pero en el aire debemos intentar en la medida de lo posible no hacerlo. Hay que aspirar a un nivel alto, sin ser elitista. Hay que ser amigable, sin resultar familiar. Y a veces la línea entre los dos es delgada. »

Inglés, ¿qué amenaza?

Dentro de Radio-Canadá, Guy Bertrand era una autoridad moral para delimitar lo que era aceptable decir o no decir al aire. René Homier-Roy le había apodado amistosamente “el ayatolá de la lengua”. Sin embargo, nunca fue alguien que emitiera fatwas. Juicios de valor, muy poco para él.

Por cierto, Guy Bertrand desaconseja el uso en el aire de calcos provenientes del inglés, como “save money”, en lugar de los términos “economise” o “spare”. Pero no es de los que desaprueban sistemáticamente los préstamos del inglés en el lenguaje cotidiano.

“Si hubiéramos hablado con un centenario en 1900, nos habría dicho que la lengua había evolucionado muy poco desde su nacimiento. Pero desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el idioma hablado ha cambiado significativamente con la globalización. Y se aceleró con la llegada de Internet y las redes sociales, que introdujeron varias palabras nuevas, a menudo en inglés. Este es un fenómeno nuevo. Esto es lo que preocupa a mucha gente actualmente. Pero desde el punto de vista lingüístico eso no es nada preocupante”, explica.

Tonos de rectitud

Lo que más le preocupa es esta tendencia a la corrección política. Y con esto no se refiere a la sustitución de unos términos por otros. No le ofende que hoy digamos “persona pequeña” en lugar de “enano”, o “persona discapacitada” en lugar de “discapacitado”. Al contrario, según él, está en cierto modo en el orden de las cosas. “Lo más importante es el respeto. Y cuando los miembros de un determinado grupo dicen que desean ser descritos de una determinada manera y no de otra, lo mínimo que podemos hacer es utilizar el término deseado en su presencia”, razona el columnista.

Por “corrección política” Guy Bertrand se refiere más bien a la prohibición de determinadas palabras. Una tendencia que observa a raíz del espinoso debate sobre el uso de la palabra n. “Es completamente normal que ya no digamos “indios” cuando hablamos de aborígenes. Esto era objetivamente incorrecto. Pero si hablamos de la discriminación que vivieron los indígenas, es normal que digamos que se les llamaba indios. Es importante que tengamos acceso a estas palabras. No para poder reutilizarlos en el lenguaje cotidiano, sino para hacer un balance de la discriminación que han experimentado a lo largo de la historia”, subraya el traductor formado.

Otro tema delicado: el pronombre sin género “iel”, que recientemente hizo su entrada en el roberto. Las personas trans y no binarias lo piden. Pero Guy Bertrand duda que su uso se generalice. “Cada día creamos nuevos sustantivos, nuevos adjetivos y nuevos verbos en francés. Pero notarás que nunca hay nuevas preposiciones ni nuevas conjunciones. Para los pronombres, es lo mismo. Es parte de la base del idioma. No tengo nada en contra de que creemos un pronombre para tener en cuenta una nueva realidad. Pero introducir un nuevo pronombre, cuando muchos confunden masculino y femenino, es muy complicado”, estima el hombre que acaba de celebrar su 70 cumpleaños.

Muchos oyentes extrañarán su voz. La Société Radio-Canada indicó que sería sustituido en su función de asesor lingüístico de periodistas y presentadores. Por otra parte, nadie se hará cargo de su columna en ICI Première.

Para ver en vídeo

-

PREV El retrato de las personas mayores de clase media y rica en Marruecos
NEXT Compra y reventa de relojes de lujo, planea comprar un apartamento en Dubai: el conductor de la ambulancia gestiona cuatro puntos de venta en Niza