Próximamente un organismo de vigilancia dedicado al bienestar y a los derechos de los niños quebequenses

Próximamente un organismo de vigilancia dedicado al bienestar y a los derechos de los niños quebequenses
Próximamente un organismo de vigilancia dedicado al bienestar y a los derechos de los niños quebequenses
-

Tres años después de la presentación del “informe Laurent” sobre los derechos del niño y la protección de los jóvenes, Quebec se prepara para dedicar su “ombudsman” a los jóvenes quebequenses.

Después de meses de trabajo, los diputados de la Asamblea Nacional aprobaron el miércoles el proyecto de ley 37 “sobre el comisionado para el bienestar y los derechos del niño”. Presentado en octubre del año pasado, pretendía respetar la primera recomendación de la Comisión Laurent: la creación de un organismo de vigilancia dedicado a los niños de Quebec. ¿Pero qué cambia exactamente?

Lo que está ahí

En primer lugar, como su título lo indica, la ley crea inmediatamente el cargo de Comisionado para el Bienestar y los Derechos del Niño. El Ministro responsable de Servicios Sociales, Lionel Carmant, espera poder encontrar a su titular antes de finales de año.

La Asamblea Nacional debe elegirlo por dos tercios de los votos. La nueva ley le exige tener “una experiencia significativa en la promoción del bienestar y el respeto de los derechos de los niños”.

De hecho, el futuro comisario tendrá la misión de “garantizar la protección de los intereses del niño”, en particular analizando “el estado de bienestar de los niños en Quebec” y apoyando a “los niños en el ejercicio de sus derechos”. Para realizar su trabajo, estará asistido por un comisario adjunto y por comités consultivos formados por niños y jóvenes “en la medida de lo posible, representativos de la diversidad de la sociedad quebequense”.

Además de informar periódicamente, el comisionado tendrá la obligación de controlar constantemente las muertes infantiles. Lo mismo tendrá que hacer con las muertes de jóvenes de entre 18 y 25 años que han sido analizadas por la Fiscalía.

El comisario tendrá derecho a visitar todos los organismos públicos que considere necesarios para investigar, por ejemplo un centro juvenil. Luego podrá emitir recomendaciones que dichas organizaciones deberán seguir.

“El que estamos dando hoy es un gran paso adelante”, afirmó Lionel Carmant el miércoles. “Este es un proyecto de ley histórico. Estamos en el proceso de crear una nueva institución en Quebec”, añadió la diputada liberal Brigitte Garceau.

que no esta ahi

La señora Garceau no está del todo satisfecha. Fue ella quien, durante largas horas en comisión parlamentaria y mediante una serie de enmiendas, intentó confiar al futuro comisario los poderes actuales de la Comisión de Derechos de la Juventud y Derechos Humanos (CDPDJ), sin éxito.

Actualmente, el CDPDJ tiene la autoridad para investigar casos de posible mala conducta por parte del Director de Protección Juvenil (DPJ). La ley también le otorga el derecho de intervenir ante los tribunales. Sin embargo, en su informe final, la Comisión Laurent recomendó eliminar estos poderes y otorgarlos al Comisionado para el Bienestar y los Derechos del Niño.

” Desde […] En 1995, el CDPDJ sufrió una falta de financiación que le obligó a reducir sus servicios regionales y otros servicios, como las reuniones en las escuelas. En última instancia, estas limitaciones parecen haber reducido su influencia y accesibilidad para los niños. Esta realidad respalda la necesidad de contar con una institución enteramente dedicada a los niños”, se lee en el documento de más de 500 páginas, presentado en mayo de 2021.

La ley aprobada no prevé una transferencia de poderes. El Ministro Carmant cree que el Comisario ya tiene bastante trabajo por hacer. “Es importante que el comisionado sea el comisario de todos los niños”, dijo en febrero.

La señora Garceau no se siente tranquila. Teme que el mandato del comisario, “vinculado a lesiones sistémicas de derechos”, no le permita defender a los niños en casos individuales. “¿Quién será la voz de los niños? [pour qui] ¿El PDJ no acepta el informe y el CDPDJ tampoco? » se preguntó en voz alta.

En su versión original, el proyecto de ley también preveía el establecimiento de un puesto de comisionado asociado dedicado a los niños jóvenes inuit y de las Primeras Naciones. En febrero, la AFNQL y la Makivvik Corporation expresaron fuertes críticas a las intenciones del ministro.

Por tanto, el comisario asociado fue eliminado del texto de la ley, a petición de ellos. En cambio, el comisionado trabajará con las comunidades que así lo deseen para que se lleve a cabo un seguimiento adecuado de los derechos de los jóvenes en sus comunidades.

La nueva ley también estipula que “las Primeras Naciones y los Inuit están en mejores condiciones para satisfacer las necesidades de sus hijos de la manera más adecuada”.

En reacción a la adopción del proyecto de ley 37, el parlamentario solidario de Quebec, Guillaume Cliche-Rivard, que había solicitado y obtenido una reunión de emergencia con grupos de presión indígenas a principios de mes, dijo que estaba feliz de “adoptar una ley que en última instancia se acerca a las recomendaciones del informe Laurent”.

Su colega del PQ, Joël Arseneau, también se muestra “en general satisfecho”. Sin embargo, el miércoles lamentó la ausencia de una carta de los derechos del niño en la ley.

Intrínsecamente ligada a la creación de un comisario en el informe Laurent, esta carta tenía como objetivo definir mejor los derechos fundamentales de los jóvenes quebequenses. Sin embargo, no se encontró en el proyecto de ley presentado en octubre por el Sr. Carmant.

“Vamos a ver qué [que le commissaire] nos preguntará, se contentó con decir entonces el electo del CAQ. Él analizará las necesidades y ya veremos. »

Para ver en vídeo

-

PREV Avranches: el edificio de la calle Saint-Saturnin vendido al propietario social Manche Habitat
NEXT Una recogida solidaria de teléfonos en Côte-d’Or