Una segunda apertura madre-hija para Mireille Tessier Boubeau y Pascale Bourbeau

-

Pascale Bourbeau y su madre, la pintora figurativa Mireille Tessier Bourbeau, inauguraron el lunes por la tarde su segunda exposición conjunta en la Galerie 203 del Viejo Puerto de Montreal.

Inspirándose en los grandes jardines de la finca familiar, situada en Eastern Townships, los dos artistas estuvieron rodeados de una treintena de sus respectivas obras y de sus seres queridos.

Pierre Karl Péladeau, Mila Mulroney, Pascale Bourbeau, Mireille Tessier Bourbeau y Pauline Marois, durante la inauguración de la exposición “Duo” de las artistas Mireille Tessier Bourbeau y Pascale Bourbeau, el 27 de mayo de 2024.

MARIO BEAUREGARD/AGENCIA QMI

“Las flores nos llegan mucho. [Ma mère] También tiene muchas flores y temas florales en sus obras. Pensamos que sería una buena idea hacer una exposición juntos. Y también es genial hacerlo como dúo. No estamos en competencia porque no hacemos lo mismo; ella pinta y yo tomo fotos. Creo que nos complementamos bien”, explica Pascale Bourbeau, cuyas obras recuerdan las flores del fotógrafo de moda Gilles Bensimon.

Para ella, que encuentra la mayoría de sus temas en su madre, “todas las flores son hermosas”. Tiene preferencia por las rosas, los hibiscos, los girasoles y los lirios, pero también por las flores silvestres y las hojas de arce.


MARIO BEAUREGARD/AGENCIA QMI

“El girasol es una flor muy robusta que se vuelve hacia el sol, tiene un significado hermoso, la rosa también. A todo el mundo le encantan las rosas, es romántico. […] Pero fue una vez que también los descubrí en el agua. Como el lirio, me encanta esta foto (Una medusa) que es como si aprendiera a amar más esta flor a través de la fotografía”, agregó el artista multidisciplinario.


Una segunda apertura madre-hija para Mireille Tessier Boubeau y Pascale Bourbeau

Exposición “Duo” de Mireille Tessier Bourbeau y Pascale Bourbeau en la Galerie 203 del Viejo Montreal.

MARIO BEAUREGARD/AGENCIA QMI

Como pez en el agua

Pascale Bourbeau utiliza el agua como estudio fotográfico. “La flor es ligera en el agua. Flota. Y también hay algo con la luz que se refleja en los pétalos y eso es lo que trato de captar, esa luz que se proyecta en la flor”, describió el artista que practica este tipo de fotografía desde hace unos diez años.


Una segunda apertura madre-hija para Mireille Tessier Boubeau y Pascale Bourbeau

MARIO BEAUREGARD/AGENCIA QMI

“Empecé a tomar fotografías de flores en el agua, en verano, cuando hace buen tiempo. tomé flores de [le jardin de ma mère] y los fotografié. Al hacerlo, desarrollé cierta experiencia. […] y realmente se convirtió en una pasión encontrarme en la piscina con mis quevedos, mis gafas y mi baño húmedo cuando el agua se enfría mucho”, explicó la artista entre risas, enfatizando toda la admiración que sentía por su madre.


Una segunda apertura madre-hija para Mireille Tessier Boubeau y Pascale Bourbeau

MARIO BEAUREGARD/AGENCIA QMI

Las dos mujeres presentaron una primera exposición conjunta, en los mismos lugares, en 2019.

Siguiendo en la misma línea, la exposición de este año, que estará abierta al público a partir del miércoles, contará con nuevas piezas. Mireille Tessier Boubeau, que optó por una paleta más fluida, se inspiró en las fotografías florales de su hija para crear nuevos cuadros.


Una segunda apertura madre-hija para Mireille Tessier Boubeau y Pascale Bourbeau

Obras de Pascale Bourbeau y Mireille Tessier Bourbeau expuestas en la Galerie 203 del Viejo Montreal.

MARIO BEAUREGARD/AGENCIA QMI

Parte de la recaudación de la venta de los cuadros y fotografías se donará a la fundación Les Petits Rois, que promueve la educación y el desarrollo de niños con discapacidad intelectual con o sin trastornos vinculados al espectro del autismo.

La exibición Dúo se presentará en la Galerie 203 del Viejo Montreal hasta el 17 de junio.

-

PREV Los agentes de policía acusados ​​de delitos penales están sobrerrepresentados en delitos cometidos en el contexto de violencia doméstica o sexual
NEXT El vertedero de Gamsenried, contaminado por los residuos de Lonza, estará equipado con un muro impermeable de 1,3 km de longitud