Encuentro con los viticultores de Bergeracois

-

En este Périgord que celebra el arte de vivir cada día, el viñedo de Bergerac se extiende a ambos lados del Dordoña sobre 11.300 hectáreas. Plantadas en siete terruños, sus viñas producen vinos blancos secos, dulces, dulces, rosados ​​o tintos, bajo 17 denominaciones de origen diferentes. Si los viticultores tienen perfiles tan variados como sus vinos, muchos abren sus puertas para darlos a conocer ofreciendo multitud de actividades.

Para preparar su visita, puede ser conveniente hacer una parada en el Quai de Cyrano de Bergerac. Con vistas al río, este moderno edificio apoyado en el claustro de los Récollets del siglo XVII alberga la oficina de turismo y la Casa de los Vinos. Muestra de este saber hacer enológico, presenta unas 150 referencias. Suficiente para hacer una primera selección antes de salir al encuentro de mujeres y hombres comprometidos con el medio ambiente (el 35% de ellos trabajan en la agricultura biológica) y con ganas de compartir su pasión.

Castillo de Montaigne

Una joya sin igual, el castillo de Montaigne combina viticultura y patrimonio. En el siglo XVI, cuando Michel Eyquem de Montaigne escribió allí sus famosos “Essais”, ya se producía vino allí. Hoy está rodeado por 11 hectáreas de viñedos en conversión ecológica y casi toda la cosecha se vende in situ. En la torre, la parte más antigua del castillo, se recrea el despacho del gran hombre, auténtico lugar de peregrinación para sus lectores llegados de todo el mundo.


Château de Montaigne combina viticultura y patrimonio

Foto Patricia Marini

El edificio, reconstruido en estilo Belle Époque en 1886 después de un incendio, atrae a cazadores de fantasmas y otras personas influyentes amantes de los fenómenos extraños. Este lugar privado, que permaneció en propiedad de la familia Montaigne hasta 1811, pasó a ser propiedad, en 1860, de Pierre Magne, ministro en varias ocasiones, especialmente bajo Napoleón III. Sus descendientes, que todavía lo visitan ocasionalmente, lo abrieron a los visitantes hace unos años y desde la primavera se pueden ver dos nuevas salas. La misma alianza entre historia y trabajo de la tierra en el castillo de Panisseau con Claire Janoueix, que estudió historia del arte antes de dedicarse a la viticultura, y Audouin d’Aboville. Con menos de 30 años, la pareja invirtió, tanto en un monumento histórico que data del siglo XII, que visitan en determinadas ocasiones, como en una propiedad vitivinícola, que desde hace tiempo produce vinos de calidad. Tienen la intención de despertarlos a ambos.

En el corazón del Périgord pourpre, sólo cuatro municipios producen la denominación Pécharmant


Claire Janoueix y Audouin d’Aboville en el castillo de Panisseau: la pareja invirtió en un monumento histórico y en una propiedad vinícola

Foto Patricia Marini

En la zona de denominación de origen Montravel, Gaëlle Reynou-Gravier, ingeniera agrónoma de formación, se hizo cargo hace quince años de la finca familiar de Perreau (25 hectáreas)


En la zona de denominación de origen Montravel, Gaëlle Reynou-Gravier, ingeniera agrónoma de formación, se hizo cargo hace quince años de la finca familiar de Perreau (25 hectáreas)

foto Patricia Marini

Maridajes comentados de quesos y vinos.

En la zona de denominación de origen Montravel, Gaëlle Reynou-Gravier, ingeniera agrónoma de formación, se hizo cargo hace quince años de la finca familiar de Perreau (25 hectáreas). Pensó en cómo mantener las conexiones con sus clientes después de la pandemia. Adaptándose en particular a las necesidades de las familias. En su nueva bodega de piedra ha habilitado un espacio para los niños y les deja degustar zumo de uva. Además del geocaching recién inaugurado, los adolescentes se dejarán seducir por el juego de escape que se desarrolla en dos salas habilitadas a tal efecto en el edificio más antiguo de la finca con las herramientas y muebles recogidos a lo largo del tiempo por el padre del bodeguero. . Los adultos disfrutarán de los maridajes guiados de quesos y vinos en los viñedos al atardecer durante el verano.

Una tierra de exploración

Côme Piat en Château de Tiregand, uno de los mayores productores independientes del sector


Côme Piat en Château de Tiregand, uno de los mayores productores independientes del sector

Foto Patricia Marini

En el corazón del Périgord pourpre, sólo cuatro municipios, entre ellos Creysse, producen la denominación de origen Pécharmant, el viñedo más antiguo de Bergerac. Inicialmente, los viticultores biodinámicos de Sainte-Foy-la-Grande, Côme y Christophe Piat adquirieron allí en 2022 las 40 hectáreas de viñedos del vecino Château de Tiregand. “El vino sigue vivo y la denominación Pécharmant está fuerte”, considera el joven. Por eso se propuso renovar un edificio del siglo XVII para recibir a los visitantes en mejores condiciones y ampliar su oferta receptiva, antes de crear un recorrido inmersivo el próximo año. Una ambición digna de este sector: de hecho, es uno de los mayores productores independientes del sector. Heredero de un saber hacer ancestral, Monbazillac, dulce y de color dorado, es el resultado de un frágil equilibrio entre el terruño arcilloso-calcáreo, el sol, las laderas bien expuestas, las nieblas y las heladas otoñales que contribuyen a la aparición de la nieve. “podredumbre noble” en racimos confitados, que se cosecharán tarde. Esto es lo que explica la escenografía muy reciente del museo del castillo de Monbazillac en más de 300 metros cuadrados. Comprado en 1960 por la bodega cooperativa que reúne a 48 viticultores de la denominación de origen, el edificio, situado en un promontorio que abarca todo el valle, se ha mantenido prácticamente inalterado desde el siglo XVI. Conviven una exposición que recorre su historia y la de la familia Bacalan, obras de arte y, en las bodegas, actividades divertidas para los niños. Esta pieza central del patrimonio local atrae nada menos que 60.000 visitantes al año. Bergeracois es también una tierra de exploración para los viticultores que pretenden cambiar de línea.

En Château La Robertie, Juliette Sbrana elabora vino en tinajas de gres


En Château La Robertie, Juliette Sbrana elabora vino en tinajas de gres

Foto Patricia Marini

Como Juliette Sbrana, anteriormente directora de operaciones en escuelas secundarias agrícolas. Compró La Robertie hace tres años a Brigitte Soulier, con el objetivo de hacer de este terruño arcilloso un campo de experimentación. Vinifica, por ejemplo, parte de su añada Ecce, un blanco afrutado y de agradable tensión en boca, así como un vino de maceración de naranja sin sulfitos, en tinajas de gres. Su gama, que incluye un espumoso natural, suma una decena de vinos diferentes. No hay visitas en su casa. Al trabajar sola con una empleada, no tiene tiempo, pero encontrarse con ella cuando viene a comprar in situ o en una feria te hace comprender que “el vino es sensibilidad, emoción y energía”. »

En Château Les Monderys, David y Emmanuelle Fourtout se inspiraron en sus viajes al extranjero para imaginar su bodega de gravedad diseñada a medida para limitar al máximo la manipulación humana.


En Château Les Monderys, David y Emmanuelle Fourtout se inspiraron en sus viajes al extranjero para imaginar su bodega de gravedad diseñada a medida para limitar al máximo la manipulación humana.

Patricia Marini

En Château Les Monderys, David y Emmanuelle Fourtout, que vendieron su viñedo Verdots, invirtieron el producto de la venta en comprar vides y equiparse con herramientas modernas. Sus viajes al extranjero los inspiraron para imaginar su bodega de gravedad diseñada a medida para limitar al máximo la manipulación humana. Este luminoso lugar alberga una sala de degustación, que al caer la noche se transforma en una bóveda celeste y alberga en el piso superior una increíble terraza con vista panorámica. Lo reconvirtieron en un lounge bar para las veladas musicales de verano. Una forma original de apreciar la belleza de este paraje natural. En Bergeracois, los paisajes ofrecen tanto para ver como para beber y el placer del paladar va de la mano del de la vista.

CARNÉ DE DIRECCIÓN

Para ver, para visitar

La torre y el castillo Michel de Montaigne

Reserva dos horas para descubrir de forma independiente la torre Montaigne, el parque y seguir la visita guiada del castillo que finaliza con una degustación: 17 euros. 24230 Saint-Michel-de-Montaigne, +33 (0)5 53 58 63 93.

El castillo de Monbazillac

La visita incluye las nuevas escenografías del museo y del castillo. 11,50 € con la cata de un vino o 17,50 € con la cata de tres vinos. Castillo de Monbazillac, el pueblo, 24240 Monbazillac, tel. : 05 53 61 52 52.

Dominio de Perreau

Descubrimiento del sendero de la biodiversidad de 1,3 km con la enóloga Gaëlle Reynou-Gravier (5 euros por persona). También un juego de escape a partir de 10 años (15€ adulto) o una cata de vinos y quesos en los viñedos los días 26 de julio y 9 de agosto. Con reserva al 06 81 08 98 36. Lieu-dit Perreau, 24230 Saint-Michel-de-Montaigne. Semejante. : 05 47 56 01 61.

Las bodegas del castillo de Tiregand

Veladas temáticas y mercado gourmet una vez al mes este verano. Visita con degustación de tres vinos 7 €, cinco vinos 15 €, 3 € adicionales para maridaje de quesos y vinos. 118, ruta de Saint-Alvère, 24200 Creysse tel. : 05 53 23 21 08.

Castillo Les Monderys

Visita y degustación gratuita, en un entorno lleno de estrellas. Lounge bar con vinos de la propiedad y platos para compartir. Abierto de jueves a sábado de 17 a 21 horas a partir del 6 de junio, luego de 12 a 21 horas de lunes a sábado del 15 de julio al 31 de agosto. 328, ruta de Peyrelevade, 24560 Conne-de-Labarde. Semejante. : 05 53 74 85 08.

Castillo de La Robertie

2, camino de La Robertie, 24240 Rouffignac-de-Sigoulès. Semejante. : 06 77 13 85 85.

Castillo de La Jaubertie

Con motivo del 50 aniversario de su primera añada, esta finca, que pertenece a la familia Ryman desde 1973, ha reforzado su programa de actividades con sesiones de yoga en los jardines, una exposición de land art o talleres de pintura original utilizando el vino como soporte. Reserva al 05 53 58 32 11. 24560 Colombier.

Donde comer

El XXIV

Solo en la cocina, Martin Porier trabaja con productos frescos de temporada. Muy buena relación calidad-precio. Menú mediodía: 25 euros. 14, rue Saint-Clar, 24100 Bergerac. Semejante. : 05 53 22 37 26.

Muelle de Cyrano

Ideal para degustar los vinos de unos 130 viticultores de la Maison des vins. Tenga en cuenta los talleres de cata comentados, los jueves una vez al mes (22 €). 1, rue des Récollets, 24100 Bergerac. Semejante. : 05 53 57 03 11.

Castillo de Fayolle

El suizo-estadounidense Franck y Riki Campbell sirven los vinos ecológicos del establecimiento con una bandeja de embutidos, quesos locales, sopa, frutas y verduras… Con reserva previa. 16 €/persona. el tablero. 24240 Saussignac. Semejante. +33 5 53 74 32 02.

o dormir

Castillo de Panisseau

Las dependencias de la antigua granja se han transformado en una casa rural para 2 u 8 personas. 100€/noche para dos personas con un mínimo de dos noches. 9 euros por visita 24240 Thénac. Semejante. 05 53 58 40 03.

-

PREV menos del 10% de los refugios para personas sin hogar prometidos están en funcionamiento
NEXT El ganador del millón de euros en el Euromillones llamado a presentarse lo antes posible