“Hay un hartazgo general”: las farmacias en huelga este fin de semana de Pentecostés, en el oeste de Aveyron

“Hay un hartazgo general”: las farmacias en huelga este fin de semana de Pentecostés, en el oeste de Aveyron
“Hay un hartazgo general”: las farmacias en huelga este fin de semana de Pentecostés, en el oeste de Aveyron
-

lo esencial
Mientras que las farmacias de Villefranche-de-Rouergue podrían estar en huelga este fin de semana, Thibault Pertuisot, director de la farmacia del mercado, hace balance de las preocupaciones del sector.

Este fin de semana se está organizando un movimiento de huelga nacional entre los farmacéuticos. En Villefranche, Thibault Pertuisot, director de la farmacia Marché, indica en su nombre y en el de sus cuatro colegas de Villefranche (Bonnemaire, Dupont, Carnus y Enjoiras) que se seguirá esta huelga.

A menos que haya avances de última hora, ¿la farmacia Pertuisot, que está de guardia este fin de semana de Pentecostés, debería estar en huelga?

Lo discutimos todos junto con mis compañeros de Villefranche y decidimos unirnos al movimiento nacional. Este miércoles hubo una primera negociación con el Cnam (principal sindicato de farmacéuticos). Realmente no progresó así que decidimos hacer una huelga. Este fin de semana estamos en huelga de los guardias de la farmacia del mercado. El aviso fue enviado al ARS. Estamos a la espera de una posible búsqueda.

Thibault Pertuisot, director de la farmacia Marché.
DDM BD

¿Cuáles son los motivos de esta movilización?

No estamos muy federados al principio, pero hay un hartazgo generalizado. Hay un sentimiento negativo sobre lo que está sucediendo, ya sea escasez, aumento de costos o reducción de márgenes. Con el cierre de farmacias, cada vez hay más concentraciones. Algunas farmacias son visitadas con más frecuencia, lo que resulta difícil de gestionar, especialmente para los guardias de determinados sectores, como aquí en Villefranche. Esto requiere cada vez más tiempo para misiones mal remuneradas.

Se enfrenta a una escasez de medicamentos. ¿Cómo afecta esto a su trabajo?

Dedicamos una media de 12 horas semanales a investigar medicamentos, ya sea llamando a laboratorios o haciendo pedidos aquí y allá. Para los genéricos, existen otras opciones. Por lo demás, se pierde mucho tiempo intentando conseguir los productos. Con el resultado de la insatisfacción del cliente. Hoy la gente lo entiende, pero hubo un momento en que generó mucha tensión. A veces nos encontramos en un completo callejón sin salida, donde no tenemos el tratamiento.

¿Entonces usted pide la intervención del Estado?

Sí, nuestros sindicatos exigen un aumento de los precios de los productos. Nos encontramos en una situación en la que los medicamentos disponibles en España o Alemania cuestan el doble. Aquí los precios son demasiado bajos y los laboratorios deciden no distribuirnos.

Hablas de desiertos farmacéuticos. ¿Cuál es este problema?

Esto se había ralentizado durante el covid con las ayudas estatales, se frenaron los cierres. Pero allí ha vuelto a empezar con fuerza en los últimos meses, especialmente en el campo. A veces nos encontramos con personas que tienen que recorrer 15 kilómetros. El acceso a los médicos tratantes es cada vez más complicado y en ocasiones tenemos que buscar soluciones para los pacientes. No es evidente. Sentimos cierta insatisfacción por parte de personas que no pueden ser atendidas como deberían.

-

PREV El Fraternibus, un lugar de escucha móvil, sale al encuentro de los residentes
NEXT Tariq Ramadan vuelve a la justicia suiza para su juicio de apelación – rts.ch