entre explotación y derecho territorial

entre explotación y derecho territorial
entre explotación y derecho territorial
-

¿Tienen las comunidades que ocupan territorios ricos en minerales críticos para la transición energética la obligación moral de explotarlos? Este cuestionamiento está en el centro de la investigación de Jérôme Gosselin-Tapp, profesor de la Facultad de Filosofía.

Con su equipo, formado por Frédérique Jean, estudiante de maestría, Sacha-Emmanuel Mossu, estudiante de doctorado, y Léonard Bédard, estudiante de maestría, se interesa por la gobernanza ambiental y los derechos territoriales. Según él, el caso de las explotaciones mineras era ideal, porque el gobierno de Quebec y la industria pueden imponer este tipo de proyectos en nombre de la transición energética.

¿Tienen las comunidades derecho a decir no? “Por el momento, sin duda tienen una obligación con respecto a la transición a una economía verde, pero esto todavía tiene enormes implicaciones para los grupos que albergarán minas o industrias”, explica Jérôme Gosselin-Tapp. Agrega que las comunidades que se oponen a los proyectos a menudo son acusadas de “no estar en mi patio trasero”.

El profesor admite que a veces existen oposiciones basadas en motivaciones problemáticas. “Pero vemos otros casos en los que se trata de una oposición legítima, ya sea porque se basa en el ejercicio de un derecho territorial o porque los argumentos ponen en duda la dirección del Gobierno en materia de transición energética”.

Un modelo de transición puesto en duda

Jérôme Gosselin-Tapp recuerda que el modelo de transición energética del gobierno es criticado, especialmente en lo que respecta al lugar que ocupan la minería y otras industrias contaminantes. “Se deberían considerar otras opciones de descarbonización como el decrecimiento o la reestructuración del sistema de movilidad. La transición a una economía verde no implica necesariamente la explotación del territorio”, sostiene.

En este contexto, su equipo quiso determinar cuál sería la línea argumental que permitiría determinar si se debe o no seguir adelante con un proyecto frente a la oposición. “¿En qué caso pesa más el derecho de la comunidad que la obligación de participar en la transición energética? ¿Qué tan sólidos deberían ser los argumentos presentados por la industria? pregunta el investigador.

Su equipo determinó que las comunidades tienen un derecho fundamental a decir no, pero que ese derecho no es absoluto. “La industria y el gobierno deben justificar que esta explotación es absolutamente necesaria. La carga de la prueba recae sobre quienes quieren imponer los proyectos”, añade Jérôme Gosselin-Tapp, que también analizó el caso de la industria Northvolt en La Conversation.

Un área de investigación en expansión

En el contexto actual de Quebec, marcado por una proliferación de títulos mineros dirigidos a minerales críticos, la investigación de Jérôme Gosselin-Tapp es esencial. Para continuar su trabajo, recientemente obtuvo una subvención del Fonds de Recherche du Québec – Société et culture para su proyecto titulado “Derechos territoriales y protección del medio ambiente: un estudio de las modalidades de gobernanza territorial en Quebec”.

También creó un curso sobre estos temas que se ofrecerá por primera vez en la sesión de otoño de 2024, para estudiantes que deseen aprender más. “Este es un nuevo eje de investigación y docencia que persigue la Facultad de Filosofía”, se alegra el profesor.

Los firmantes del estudio, publicado en el Revista canadiense de ciencias políticas, son Jérôme Gosselin-Tapp, Frédérique Jean, Sacha-Emmanuel Mossu y Léonard Bédard. Juntos, presentaron los resultados de esta investigación en la conferencia Anthropocene(s) in Canada and Sustainable Development: Navigating the Paths of the Future, que se celebró en la Queen’s University de Belfast del 9 al 11 de mayo.

-

PREV Juegos Olímpicos 2024. Te contamos todo sobre el paso de la llama olímpica en Loira Atlántico
NEXT Conflicto entre vecinos: en Orne, la ira de este jubilado contra un agricultor