Teatro: las mujeres hablan tras un largo silencio

-

Cinco mujeres hablan tras años de sacrificio

Publicado hoy a las 17:01

Cada uno en su lugar, son cinco de ellos de cara al público del Galpón, vestidos de luto, sentados en fila de mayor a menor. Cinco teclas negras de un mismo piano, que suenan a su vez sus melodías independientes o sus acordes disonantes. Dos sostenidos para la madre y la abuela, tres bemoles para las hermanas. Salpicada de silencios y suspiros, su partitura coral se interpretará la mayor parte del tiempo en semicorcheas, obedeciendo a matices que pasan de la mezza-voce al fortissimo. Un réquiem, en efecto. El suyo: “Estaba en mi casa esperando que llegara la lluvia”.

Maravillosa Yvette Théraulaz, en el papel de “la mayor”, que reencuentra su energía de 1997, cuando interpretó a “la madre” en la misma obra de Jean-Luc Lagarce.

Porque sus vidas se han disipado, anuladas por la supremacía de dos hombres: uno mayor, este padre ya fallecido, que una vez echó del redil a su único hijo, una noche durante una discusión. Y “ese”, el “hermano menor”, ​​que desde entonces desapareció sin dejar rastro, que resurge hoy sólo para colapsar y morir, tal vez, en la habitación de al lado. Durante tantos años interminables, el gineceo esperó una señal, esperó un reencuentro, poniendo su propia historia en suspenso. Para estos cinco, la acción –el teatro– no tuvo lugar.

La parte autobiográfica

En 1994, el dramaturgo Jean-Luc Lagarce (“Último remordimiento antes del olvido”, “Justo el fin del mundo”, “El país lejano”…) les permite vengarse abriendo las compuertas de sus palabras, tanto más tumultuosas cuanto que han sido borradas. El propio autor huyó de su familia en su juventud y luego continuó fantaseando con su regreso como hijo pródigo en sus obras. Lo escribió un año antes de su muerte, cuando sabía que pronto sería condenado por el SIDA que albergaba.

Sophie Lukasik es “la madre”, un hierático pilar familiar al servicio de este hijo que ha estado ausente desde que su difunto marido lo ahuyentó.

El director Elidan Arzoni lo descubrió en 1997, durante su creación póstuma de Joël Jouanneau, en la que la gran actriz francófona Yvette Théraulaz desempeñaba el papel de madre. Molesto, todavía sueña, veinticinco años después, con atribuírsela como “la mayor” en su personal reinterpretación de la obra. Le viene muy bien, ya que, a la altura de un brillante casting realizado mediante audiciones, la actriz se supera a sí misma en cuanto a precisión e intensidad.

La incomparable Anna Budde como hermana mayor del joven esperado de todos, el más lúcido, que se convirtió en profesor.

Esto se debe a que, detrás de escena, el hombre en la situación no maneja el quinteto femenino como cualquier otra persona. La pureza de su dispositivo escenográfico apoya un juego que es la antítesis de la psicología, para encarnar un texto lleno de bucles y espirales: hablamos de epanortosis, esta figura retórica en la que el hablante se autocorrige constantemente.

Nastassja Tanner, la más sensual de las tres hermanas abandonadas, aún no ha renunciado del todo a ser el centro de su vida.

Sin embargo, más que un Lagarce tanteado o confundido, estamos ante pareados incisivos y enérgicos, que profundizan más de lo que confunden. Estas mujeres en la sombra no tienen que buscarse a sí mismas, han tenido tiempo de sobra para definirse: su lengua afilada contrasta con su condición de víctimas indefensas.

Délia Antonio interpreta a la hija menor traumatizada por la violencia, la que “no contaba y nunca contó”.

Y si los machos enfadados no han conseguido convivir en el mismo escenario sin excluirse, los que acabarán recibiendo allí la lluvia han agudizado su discurso “vociferante” en la promiscuidad de los márgenes y la urgencia de la espera. Una palabra a la vez singular y colectiva llevada a distancia por Sophie Lukasik, Anna Budde, Nastassja Tanner, Délia Antonio e Yvette Théraulaz.

“Estaba en mi casa esperando que llegara la lluvia”hasta el 26 de mayo en el Théâtre du Galpon, www.galpon.ch

Boletin informativo

“La Tribuna de los Libros”

La “Tribune de Genève” le ofrece lecturas compartidas, reseñas, novedades sobre libros, reportajes y sus favoritos.Conectarse

Katia Berger Es periodista en la sección cultural desde 2012. Cubre la actualidad de las artes escénicas, especialmente a través de reseñas de teatro o danza, pero en ocasiones también se ocupa de la fotografía, las artes visuales o la literatura.Mas información

¿Encontró un error? Por favor infórmenos.

0 comentarios

-

PREV Cita en los jardines de Val d’Oise: visitas y actividades programadas en el 95
NEXT Impuestos 2024: se concede “tiempo adicional” a determinados contribuyentes para la declaración del impuesto sobre la renta, preocupa Aveyron