Exposición en Ginebra: cuando los surrealistas hacen sus autorretratos

-

Cuando los surrealistas hicieron sus autorretratos

Publicado hoy a las 11:30 a.m.

La idea está muy bien pensada. Y esta es probablemente la primera vez, según Jean-Hubert Martin. El curador e historiador del arte francés fue preguntado por Olivier Varenne coorganizar una exposición con motivo del centenario de “Manifiesto del surrealismo» por André Bretón. Para celebrar este aniversario, el dúo eligió el tema del autorretrato. “Me pareció interesante explorar cómo se veían a sí mismos los artistas surrealistas”, subraya el galerista ginebrino. Conociendo su gusto por la transgresión, ¿qué medios utilizaron para reflejar su propia imagen?

Man Ray, “Autorretrato”, 1972, serigrafía sobre plexiglás.

Max Ernst, Hans Bellmer, Man Ray, Leonor Fini, Salvador Dalí: en las paredes de la marca Rue des Bains nos encontramos con la élite de este movimiento proteico nacido tras la Primera Guerra Mundial. Tocando todos los campos artísticos y basándose en los escritos de Sigmund Freud, el surrealismo pretendía repensar la experiencia humana utilizando resortes psíquicos como los sueños o el inconsciente, y en general fuerzas instintivas e instintivas reprimidas por la razón y la civilización.

Leonor Fini, “Autorretrato”, 1965, tinta sobre papel.

Loplop, el pájaro doble

Estas ilustres firmas ocupan, con una veintena de cuadros, el primer espacio de la galería. El segundo se dedica principalmente al trabajo de Jonathan Delachaux; En una versión más contemporánea, el artista visual de Neuchâtel también disfruta de la representación de sí mismo y de mundos imaginarios, a través de un proyecto pictórico de larga duración para el que realiza un autorretrato anual desde 2003. (Lee abajo).

Francis Picabia, “Autorretrato”, 1923, tinta sobre papel.

“Todo empezó a partir de un dibujo de Hans Bellmer”, explica Jean-Hubert Martin. ¡Después nos preparamos para la colisión a gran velocidad, en menos de tres meses! Titulada “Auto-oeil”, esta creación del alemán que presenta una mirada inquisitiva rodeada de algunas lágrimas en medio de curvas que evocan la pelvis de una mujer está, como toda su obra, impregnada de un vivo erotismo. Su concisión recuerda formalmente a un collage de Max Ernst, que se presenta en forma de su pájaro doble llamado Loplop.

Man Ray presenta el tema en varias fotografías y serigrafías. En uno de ellos, deja la huella de su mano en el centro de un rostro algo aturdido, coronado por dos campanas eléctricas que atraen pupilas redondas hacia sus ojos. “Tuve la oportunidad de exponerlo en vida, en 1972”, dice Jean-Hubert Martin. Dijo que trabajaba con cabello, es decir, con pinceles, como los violinistas y los peluqueros”.

Marcel Duchamp, “Autorretrato de perfil”, 1959, serigrafía roja impresa sobre papel Canson negro.

Mientras René Magritte hace flotar sucintamente una nariz, ojos y una boca en el vacío debajo de un sombrero, la argentina Leonor Fini se representa a sí misma en un ensueño evanescente, con el rostro rodeado de abundante cabello, casi vegetal. Todo lo contrario de Francis Picabia, cuyos rasgos negros y vagamente inquietantes recuerdan a los del Joker, o las representaciones de Dalí en “Soft Self-Portrait”.

René Magritte, “El paisaje de Baucis (Autorretrato con sombrero)”, 1966, aguafuerte.

Pero el artista más presente en “Retrovisor: Autorretratos surrealistas” sigue siendo Pierre Molinier. A través de un conjunto de fotomontajes en blanco y negro, se inmortaliza vestido de mujer, expresando en un liguero su fetiche por las piernas, que tenía muy hermosas. Según Jean-Hubert Martin, que lo conoció bien, este pintor “obsesionado por su propia personalidad”, autor de una obra singular con fuertes connotaciones eróticas, utilizó su esperma como aglutinante para crear sus cuadros.

Max Ernst, “Loplop presenta”, 1931, collage.

“Espejo retrovisor: autorretratos surrealistas”hasta el 20 de julio, 37-39 rue des Bains, de martes a viernes de 14 a 18 horas, sábado de 12 a 17 horas.

¿Encontró un error? Por favor infórmenos.

0 comentarios

-

PREV La Belle Via, un fascinante descubrimiento de Isère en bicicleta – Guía de la ciudad de Grenoble
NEXT Se construirá un nuevo aeropuerto para sustituir al actual, amenazado por un volcán submarino