La vida, la ciudad | Poniendo tu historia en pantalla

-

Nuestro periodista recorre el Gran Montreal para hablar de personas, eventos o lugares que marcan la vida urbana.


Publicado a las 00:53

Actualizado a las 8:00 a.m.

“Estás aquí por una razón muy específica: has podido destacar por tu autenticidad”, dice Harry Julmice, cofundador de Never Was Average (NWA), un colectivo que utiliza el arte como motor de cambio.

Frente a él, los 10 cargos electos seleccionados para seguir el programa de autodesarrollo Creadores como ningún otro, “centrado en la comunidad y la inclusión” y destinado a “facilitar el viaje atípico” de los negros en el funcionamiento del cine quebequense.

Con 95 solicitudes presentadas, la selección fue difícil. “Para nosotros era importante tener proyectos inspiradores, pero también creadores que tuvieran una historia que contar a través de su personalidad y su trayectoria”, subraya Harry Julmice.

Una de ellas, Quintina Lawrence, tiene un proyecto de cortometraje sobre dos jóvenes sin hogar. Otra, Myriam Louis, quiere escribir sobre la relación entre una madre y su hija universitaria de treinta años.






El programa, apoyado por la Fundación Dynastie y el Fondo de Medios de Canadá (CMF), incluye primero capacitación en línea con una decena de clases magistrales, accesibles para todos, impartidas por cineastas acreditados, entre ellos Miryam Charles, Khoa Lê, Aziz Zoromba, Ella Cooper y Mélanie. Brière.

Durante nueve meses, los participantes participarán en talleres para perfeccionar su escritura y aprender a completar un proyecto a través de su producción y financiación. Por no hablar de tutorías y visitas al escenario. “El objetivo principal es desarrollar tus habilidades para hacer una presentación final a los productores”, le dice Harry Julmice al grupo. “Habrá un evento de clausura con miembros de la industria”, añade.

Asistimos al primer encuentro entre los participantes. Todos ya tenían grandes historias en mente. Kim Ninkuru tiene uno sobre la historia de amor entre dos personas trans negras. Inspirado en la película luz de la lunaJoys Sekpon habla más bien de “la mayoría de edad de una joven negra”.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO DOMINICK GRAVEL, LA PRENSA

Participantes del programa Creadores como ningún otro se reunieron por primera vez el 1ejem el pasado mes de mayo en las oficinas de la organización Never Was Average.

Frankie Perez, fotógrafo que formó parte del equipo olímpico estadounidense de break (pero que no se clasificó para París), quiere hacer una serie web sobre la cultura de baile callejero.

También hay que destacar el proyecto de Darnly Dubois, locutora de radio muy conocida por los oyentes del CIBL, inspirada en un libro que recibió, pero que ya está agotado, y cuyo título es De Haití a Quebec: algunos viajes de mujeres. “Encontramos los viajes de las mujeres haitianas que llegaron a Quebec entre los años 1950 y 2000. Tenía los derechos de autor del libro y quiero revivirlo con una serie web. »

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO DOMINICK GRAVEL, LA PRENSA

Harry Julmice y Joanna Chevalier, fundadores de Never Was Average

Confiar uno en el otro

“Dejamos nuestro síndrome del impostor en la puerta”, insiste Harry Julmice a los participantes. Es un entorno difícil. Si no crees en ti mismo, el entorno te arruinará. »

“Tus historias son importantes y siempre habrá alguien que quiera escucharlas”, añade Joanna Chevalier, cofundadora de NWA.

Después de todo, es por esta razón que los dos viejos amigos fundaron la organización Never Was Average: para que el arte promueva la palabra y la emancipación en un espíritu de comunidad.

En 2020, NWA estuvo detrás del mural Las vidas de los negros son importantes, calle Santa Catalina. También le debemos varias exposiciones y numerosas mesas redondas, desde el Museo McCord hasta el Museo de la Civilización.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

LA FOTO PROPORCIONADA POR NUNCA FUE PROMEDIO

el fresco Las vidas de los negros son importantes se hizo eco del movimiento Black Lives Matter en 2020.

De boutique a colectivo

Antes de fundar NWA, Harry y Joanna eran dueños de la boutique de ropa independiente 363 Beaubien Street. Una boutique que los dos amantes de la moda abrieron con las cabezas llenas de ideas… que rápidamente se convirtieron en desilusión. “Experimentamos la exclusión”, dice Harry, citando muchos ejemplos desagradables.

“¿Los proveedores, por ejemplo, no se lo toman en serio?

“Peor aún”, responde. Sentí que no queríamos hacer negocios con usted. »

Harry creció escuchando que enfrentaba discriminación. “Pero mientras no hayas vivido una situación injusta cuando quieres hacerte un lugar en la sociedad, sigue siendo algo abstracto. »

Cerrar la tienda fue un duro golpe, especialmente porque Harry y Joanna se habían convertido en mentores de jóvenes que querían emularlos.

Pero el sentimiento de fracaso se transformó en una revelación. “Vimos que era necesario compartir nuestros conocimientos y experiencias, así como representación y mentores”, dice Harry.

Pero había que ir más allá de la discusión con proyectos artísticos. “La creatividad genera conversaciones y une a las personas”, sostiene Joanna Chevalier.

NWA facilitó el nacimiento del colectivo de artistas By Us For Everyone, por ejemplo.

“Es importante que los artistas sean reconocidos por sus pares”, explica Harry Julmice, recordando que los creadores deben tener la oportunidad de actuar o exhibirse para ser reconocidos.

“El hecho de que los artistas participaran en el mural Vida negra cuentapudieron solicitar becas del Arts Council”, ilustra.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

LA FOTO PROPORCIONADA POR NUNCA FUE PROMEDIO

Desde 2020, Never Was Average tiene oficinas y un estudio en 3mi Piso de un edificio en la rue Saint-Hubert, en Villeray, al norte de la Plaza. Es la sede de su comunidad. Allí organizamos proyecciones y ofrecemos talleres de yoga,

formaciones

Desde hace varios años, NWA también ofrece formación para desarrollar prácticas más inclusivas. Hay una sed de aprendizaje por parte de las empresas, una sed que existía menos cuando Harry y Joanna tenían su tienda. “Pero realmente creo que se necesita apoyo”, argumenta Harry. Se necesita más que buenas intenciones: se necesitan las herramientas adecuadas para traducir verdaderamente los valores en acciones positivas y tangibles. »

“También hay muchos temores”, observa. Queremos actuar, pero no queremos dar ningún paso en falso. »

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO DOMINICK GRAVEL, LA PRENSA

Joanna Chevalier y Harry Julmice se ven a sí mismos como facilitadores del cambio social a través del poder de la conversación.

Joanna también les contó a los participantes en el programa de cine cómo ella y Harry no tenían idea de que su corto documental El amor es el amor, modestamente producido en 2017, iba a ser presentado en los Encuentros Internacionales de Documentales de Montreal (RIDM) e incluso ofrecerse en ICI Tou.tv.

“Todos ustedes son creadores como ningún otro. Tus historias son importantes”, insistió.

Visite el sitio web del programa Creadores como ningún otro

-

PREV El discurso en la sociedad: perspectivas multidisciplinares (Ziguinchor, Senegal)
NEXT Clima: Otras auroras boreales, menos luminosas, observadas en Suiza