Padre e hijo de Abenaki toman los pedales de la guitarra

-

Ingeniero mecánico de formación, Charles Rousseau de Granby tuvo el gusanillo de la guitarra a los 15 años sin imaginar que algún día diseñaría y fabricaría sus propios pedales permitiendo variaciones de sonido casi infinitas.

“Al no tener suficiente dinero para comprar una, alquilé mi primera guitarra. Al principio tocaba de oído, luego tomé clases y seguí una formación técnica en sonido durante un año en Drummondville”, indica Charles Rousseau, en una entrevista con La Voz de Oriente.

Nombre de origen nativo americano

El origen del nombre de la empresa hace referencia a la Primera Nación Abenaki que este empresario reivindica en voz alta.

“Según ciertos textos, los Abenaki adoptaron a un hombre del oeste. Considerado un héroe ya que ayudó a este pueblo a ganar varias batallas contra los colonos, se le dio el nombre de Wawanolett, que en lengua Abenaki significa, el que engaña y aleja», dice el señor Rousseau.

Un pedal de guitarra consta de una caja metálica en la que se instalan componentes electrónicos.

>>>>>>

Los componentes electrónicos de un pedal antes de integrar una caja metálica. (Stéphane Champagne/La Voix de l’Est)

“Probé muchos componentes para encontrar la receta mágica”.

— Carlos Rousseau

Para guitarristas, artesanos de Wawanolett fabricarán pedales sobremarchade demora y aumentar.

“He comprado más de cien pedales de guitarra en mi vida. Durante mucho tiempo soñé con diseñarlo. Los que comercializamos tendrán el sonido que buscaba”, subraya Rousseau.

>>>>>>

Thomas y Charles Rousseau esperan que los guitarristas aprecien su pedal de overdrive Altosis. (Stéphane Champagne/La Voix de l’Est)

Después de terminar la escuela secundaria, su hijo Thomas se unió a su padre en el negocio. “Mi hijo es meticuloso y tiene mucha paciencia. Me gusta diseñar los pedales que hará Thomas”.

“Tengo un lado cartesiano y me atrae el aspecto técnico de la música”, indica Thomas Rousseau, feliz de trabajar con su padre en un campo que le fascina.

Estudio de grabación

Al pasar por la puerta de su local, unas guitarras cuelgan de una pared. El ambiente es acogedor ya que la empresa también alberga un estudio de grabación.

“En 2012, fundé el estudio Mikkorason, ahora estudio Kiunak, para compositores emergentes y artistas locales”, menciona Charles Rousseau.

>>>Además de diseñar y fabricar pedales de guitarra, Charles Rousseau también opera un estudio de grabación en Granby.>>>

Además de diseñar y fabricar pedales de guitarra, Charles Rousseau también opera un estudio de grabación en Granby. (Stéphane Champagne/La Voix de l’Est)

Los negocios van bien para los dos empresarios, ya que el Sr. Rousseau acaba de obtener la confirmación de una ayuda federal. En total, Les Artisans Wawanolett podrá contar con un impulso financiero de Ottawa pero también de Quebec.

“Estas cantidades nos ayudarán mucho para empezar. Podremos desarrollar nuestro sitio web y adquirir nuestras materias primas necesarias para la fabricación de pedales”, indica Charles Rousseau.

Dentro de un mes, los artesanos de Wawanolett podrán vender sus primeros pedales a través de su sitio web y tiendas especializadas.

En abril pasado, la pequeña empresa destacó en el Desafío OSEntreprendre como ganadora a nivel local.

-

PREV Trasplantado con ambos pulmones, Stéphane Devoret llevará el fuego sagrado entre Biarritz y Anglet
NEXT L’Houmeau renuncia a establecer un horticultor en la agricultura biológica