Detrás de escena de los edificios patrimoniales

-

Especializados en la restauración y renovación de edificios patrimoniales, Ateliers Dubois revela entre bastidores la restauración de un hotel de lujo en el Viejo Quebec.

Por Estelle Lévêque

A dos pasos del castillo Frontenac, en la esquina de la avenida Sainte-Geneviève, la Maison du Fort es discreta. Sin embargo, el hotel construido en 1851 guarda varios detalles que revelan el patrimonio arquitectónico de la ciudad. Desde hace varios meses, los equipos de Ateliers Dubois y Hamel et Alain Inc. están renovando este hotel de lujo.

Establecidos en Saint-Sauveur desde 2014, los Ateliers Dubois se especializan en la restauración y renovación de edificios patrimoniales en la ciudad de Quebec. Desde el Hôtel du Parlement hasta las bóvedas de la Ciudadela, Jason Dubois y su equipo contribuyen a que estos lugares históricos de la capital perduren en el tiempo.

El hotel Maison du Fort, en el número 21 de la avenida Sainte-Geneviève, en el Viejo Quebec. (Crédito de la foto: Estelle Lévêque)

Técnicas ancestrales y necesidades actuales.

“Ya sea que estén en buenas o malas condiciones, estos edificios son todas joyas de la ciudad”, dice Jason Dubois, en el piso de arriba del hotel Maison du Fort. El edificio, que data de más de 150 años, tiene características específicas de su época. Además, para la empresa de reformas, este tipo de proyectos implican varios retos.

“Trabajar en edificios patrimoniales no tiene nada que ver con un edificio o una casa clásica. […] Es fundamental mantener muchas estructuras visibles, muros de piedra, elementos arquitectónicos del lugar. Muchos elementos estructurales se convierten, con el tiempo, en elementos arquitectónicos. Esto complica enormemente la mecánica del edificio. »

Jason Dubois, fundador de la empresa Ateliers Dubois

Así, los trabajadores utilizan una mezcla de técnicas ancestrales y modernas. En la última planta del edificio, en una de las vigas se encuentran clavos de madera que datan de la creación del hotel. “Por supuesto, los dejamos allí para exponerlos”, explica Dubois. “Pero hoy no podemos confiar únicamente en estos clavos. Por eso combinamos nuevos métodos de construcción con elementos de época. » En cuanto a los baños, la cerámica y la fontanería contemporáneas se codean con las paredes de mampostería de época.

El arte de ocultar

Para preservar el carácter del edificio patrimonial, los equipos de construcción deben dominar el arte de la ocultación. De hecho, el carácter lujoso del hotel implica encontrar todas las comodidades de la vida moderna. Sin embargo, estos deben estar escondidos en un espacio que no fue imaginado en sus inicios.

Además, los equipos deben tener en cuenta las estrictas normas patrimoniales del Viejo Quebec. “Debemos respetar todas las solicitudes del municipio durante las renovaciones. Por ejemplo, nadie puede entrar y sustituir las cremonas por ventanas de guillotina de PVC”, explica el profesional.

En el caso de que determinados elementos, demasiado dañados, no puedan conservarse, serán rehechos de forma idéntica, por profesionales del sector o internamente. Ebanistas, carpinteros, carpinteros; En las obras de los Ateliers Dubois hay muchos comerciantes. “Encontrar carpinteros que quieran [travailler sur un chantier comme celui-ci], a veces es complejo. Hay que encontrar profesionales que realmente amen su trabajo para restaurar un edificio como ese”, afirma Jason Dubois.

Actualmente en construcción, el hotel Maison du Fort debería adquirir su nueva apariencia a finales de 2024. Para seguir los futuros proyectos de Ateliers Dubois, consulte el siguiente enlace.

Me gusta eso :

me gusta cargando…

-

PREV Las vallas robadas “pertenecen a la Tierra”, dice un manifestante en la UQAM; “El festival Just for Laughs ya ha comenzado”, bromea Paul Larocque
NEXT Campamento pro palestino: McGill presentará una nueva solicitud de orden judicial | Medio Oriente, el eterno conflicto