¿Cómo se compara el metro de Montreal?

¿Cómo se compara el metro de Montreal?
¿Cómo se compara el metro de Montreal?
-

¿La comparación no es correcta? ¡Ven entonces! A menudo sólo existe esta forma muy instructiva de comprender y explicar una situación.

En este juego instructivo, si el metro de Montreal fuera un estudiante y si el boletín se centrara ahora en la accesibilidad universal de sus servicios, la red local quedaría entre los tontos, incluso con los esfuerzos realizados durante las últimas dos décadas.

En total, en 2024 se adaptarán 31 estaciones con servicios ofrecidos a personas con movilidad reducida, menos de la mitad de la red, que cuenta con 68 repartidas en 71 kilómetros de túnel. Con la nueva fase de trabajo deseada por la Société de transport de Montréal (STM) – pero imposible de realizar sin la financiación aún rechazada por Quebec – estaríamos en 36 en 2028 y en 41 en 2030 con el siguiente plan, probablemente también amenazado: o el 60% del lote.

Hay otros malos estudiantes. La red de Londres, la más antigua del mundo, inaugurada en 1863, tiene sólo el 18% de las estaciones (50 de 270) adecuadamente equipadas para permitir el acceso de sillas de ruedas, incluidas rampas de acceso a los trenes. En Nueva York, el recuento fue de 117 estaciones de acceso universal de 472 (25%) en 2017.

Montreal no eligió la opción de la universalidad al construir sus primeras líneas en los años 1960, aunque los ejemplos a seguir ya existían, incluso en el continente norteamericano. Las 39 estaciones del metro de San Francisco, construidas entre 1951 y 1975, son accesibles desde su inauguración. En este caso, la línea azul, terminada en 1988, no ha sido “universalizada”, mientras que el Año Internacional de las Personas con Discapacidad, declarado en 1981, propagó la norma internacional que exige la accesibilidad a todas las estaciones de una red.

Un estudio comparativo del Ministerio de Transportes de Quebec que data de 2001 encontró que 15 de los 25 metros subterráneos estudiados ya habían equipado el 100% de sus estaciones para facilitar la movilidad reducida, incluidos los metros de Atlanta, Edmonton, Osaka, Amsterdam, Chicago, Washington. , Toulouse y Varsovia. Otros cinco sistemas habían instalado ascensores en proporciones del 43% (Nagoya) al 96% (Estocolmo). En Toronto, la instalación de ascensores cuando se construyeron las estaciones representó menos del 1% de los costos totales.

“Todas las redes estudiadas mencionan la importancia de promover la accesibilidad a los diferentes modos de transporte público, así como la conexión entre estos modos de transporte”, concluye el análisis internacional que data ya de un cuarto de siglo. Ninguna de las ciudades estudiadas ofrece accesibilidad completa a todos los modos de transporte público, pero todas están trabajando en ello: metro, autobuses urbanos, tranvía, tren ligero, tren de cercanías. En general, se reconoce que cuanto más completo sea el servicio, más usuarios querrán cambiar sus hábitos de transporte. »

Hola Madrid

El ejemplo de Madrid hace sonrojar. El sistema ya contaba con 199 estaciones accesibles a personas con movilidad reducida cuando se puso en marcha el Plan de Accesibilidad e Inclusión de Cercanías de Madrid 2016-2020 que suma 89 ascensores en 33 nuevas estaciones además de otros equipamientos ya de serie como suelos táctiles, doble barandilla o señalización braille. . Al final del programa, tres de cada cuatro emisoras de la enorme red eran accesibles para todos.

Hay que decir que el coste de las obras españolas no causa miedo como aquí, donde la sustitución del puente de la isla de Orleans, de apenas 2 km de longitud, requerirá cerca de 3.000 millones. La instalación de siete ascensores en la estación de Bilbao de Madrid en 2020 requirió sólo 8 millones de euros, o algo menos de 12 millones de dólares canadienses. El proyecto también permitió modernizar los revestimientos y el equipamiento tecnológico de la estación. También se instaló un sistema de impermeabilización para proteger las instalaciones de filtraciones de agua.

En estas cuentas de Madrid, la red de Montreal habría equipado y renovado más de la mitad de su red de estaciones con la única fase de inversión de 320 millones de su Programa de Accesibilidad lanzado en 2017. De hecho, el gran dinero pagado por Quebec sólo se utilizó para equipar 6 estaciones. En 2001, en otras partes del mundo, el coste medio de modernizar un ascensor y realizar otras mejoras en una estación existente oscilaba entre 1,7 millones (Barcelona) y 4,5 millones (Toronto). En dólares constantes, teniendo en cuenta la inflación, ahora sería el doble. En Montreal, los presupuestos reales dan varios saltos mortales más.

La red de autobuses de Montreal, por el contrario, es accesible. Por lo tanto, es la intermodalidad la que se ve socavada por la decisión de congelar los proyectos de accesibilidad para otras estaciones de metro. Asimismo, la nueva estación Réseau express métropolitain (REM) sigue sin permitir la interconexión con la estación de metro Bonaventure a personas con movilidad reducida o ciclistas, otra aberración según los estándares globales ampliamente compartidos. Pero obviamente la comparación no es correcta…

Para ver en vídeo

-

PREV El gobierno suspende las obras en la costa de Dakar durante dos meses.
NEXT Seguridad vial en Vaucluse: para pequeñas infracciones, la elección de la conciencia