En el castillo de Cadillac, en Gironda, el encierro de las “chicas malas”

-

El castillo de Cadillac, construido en el siglo XVI al sur de Burdeos por el duque de Epernon, fue la primera prisión para mujeres en Francia de 1818 a 1891, antes de convertirse en una escuela de preservación para niñas, el equivalente de los reformatorios para niños. hasta 1951.

Vagabundos, huérfanos, abortistas, ladrones, luchadores fueron encerrados allí hasta los 21 años, la mayoría de edad. La mayoría eran de clases trabajadoras.

“Las internas de las escuelas de preservación son jóvenes que se alejan de las normas de género”, explica Véronique Blanchard, historiadora y coautora del libro “Bad Girls”.

Una de las celdas donde estaban encerradas las jóvenes en la llamada escuela de preservación del castillo de Cadillac, el 26 de abril de 2024 en Gironda AFP FOTO / Christophe ARCHAMBAULT

“Lo que nos preocupa son los cuerpos y la sexualidad de las jóvenes”, añade. “La administración está atormentada por el miedo a la prostitución”, señala Cyril Olivier, coordinador de investigaciones y exposiciones del archivo departamental de Gironda.

A finales del siglo XIX se crearon tres escuelas de preservación para niñas, establecimientos públicos gestionados por la administración penitenciaria.

Graffiti, incluido uno de 1921, en la pared de una habitación de la llamada escuela de preservación del Castillo de Cadillac, el 26 de abril de 2024 en Gironda. AFP FOTO / Christophe ARCHAMBAULT

En Cadillac, la escalera central del castillo ducal, sus chimeneas esculpidas y sus lujosos apartamentos contrastan con las celdas bajo el ático -auténticas “jaulas de pollos”-, los grafitis en las paredes y las pesadas puertas de madera de la época de la prisión. donde los aposentos de la duquesa se han convertido en dormitorios.

“Este edificio ha pasado por cosas extremadamente contradictorias: por un lado, un palacio suntuoso y llamativo, y por el otro, un pasado carcelario del que se conservan huellas”, describe Olivier du Peyrat, administrador del castillo.

“Cadillac encarna un lugar disciplinario al estilo Michel Foucault, donde se impone a los internos una disciplina del cuerpo y del tiempo, sujeta a un control permanente”, comenta Véronique Blanchard.

Celdas donde se encerró a niñas en la llamada escuela de preservación del Castillo de Cadillac, el 26 de abril de 2024 en Gironda
Celdas donde se encerró a niñas en la llamada escuela de preservación del Castillo de Cadillac, el 26 de abril de 2024 en Gironda AFP FOTO / Christophe ARCHAMBAULT

Los archivos departamentales conservan huellas de revueltas de reclusos.

En 1941, seis de ellos intentaron escapar. Atrapados, son castigados con 30 días de aislamiento y una dieta a base de pan seco y agua.

Las jóvenes, según los informes policiales, son “de naturaleza violenta”, tienen una “moral deplorable” y una “conducta ligera”. Se rebelan contra sus supervisores, los atacan, les arrojan cubos de orina a la cara.

Según Véronique Blanchard, los alborotadores son enviados a régimen de aislamiento, afeitados y, a veces, puestos en camisa de fuerza.

Los castigos también son económicos. Algunas reclusas trabajan como lavanderas, costureras y empleadas domésticas en el exterior.

Llaves colgadas en un panel a la entrada de un pasillo que conduce a las celdas de la llamada escuela de preservación del castillo de Cadillac, el 26 de abril de 2024 en Gironda.
Llaves colgadas en un panel a la entrada de un pasillo que conduce a las celdas de la llamada escuela de preservación del castillo de Cadillac, el 26 de abril de 2024 en Gironda. AFP FOTO / Christophe ARCHAMBAULT

En caso de mala conducta, la administración se queda con su salario.

“Es un sistema de endeudamiento: llevamos a las niñas a un mundo carcelario y las endeudamos de tal manera que apenas pueden salir”, comenta Cyril Olivier.

– Intento de reforma –

Al final de la Segunda Guerra Mundial, intentamos “pasar página sobre las cárceles infantiles y promover su educación”, explica Olivier du Peyrat.

La escuela de conservación se convierte en un “instituto público de educación supervisada” y Dominique Riehl, psicólogo, se encarga de reformar el establecimiento.

El castillo de Cadillac que albergaba la escuela de conservación para niñas, el 26 de abril de 2024 en Gironda
El castillo de Cadillac que albergaba la escuela de conservación para niñas, el 26 de abril de 2024 en Gironda AFP FOTO / Christophe ARCHAMBAULT

Organiza clases de deportes, talleres de teatro, supervisa la educación de las niñas, cuyo nivel en Cadillac es muy bajo. Los internos se convierten en “pabellones” divididos en pequeños grupos alrededor de un educador, para reproducir una apariencia de unidad familiar.

Pero el experimento, iniciado en octubre de 1944, fracasó. El pasado carcelario del castillo es demasiado pesado y el edificio inadecuado.

Cadillac fue el último reformatorio público que cerró sus puertas en 1951, tras el suicidio de dos estudiantes.

El castillo fue devuelto a la Secretaría de Bellas Artes en 1956. Se realizaron obras, pero el exterior y las chimeneas quedaron en mal estado. En la década de 2000 se produjo una renovación global.

En 2019, Olivier du Peyrat abre el ático a los visitantes. “Intentamos mostrar lo que albergaba el castillo de una manera particularmente llamativa y oscura. El público sale impactado por el pasado carcelario del lugar, un pasado mucho más fuerte, más cercano y más sensible que el esplendor del palacio”, afirma. él.

-

PREV ¡Un programa especial del Alto Garona Echappées Belles en France 5!
NEXT Por falta de candidatos, el dueño de un restaurante en Lot contrata a un robot camarero – 18/05/2024 a las 07:18