“Ese día me vi morir”: el conductor que atropelló a un policía en Gard recibe varios años de prisión

“Ese día me vi morir”: el conductor que atropelló a un policía en Gard recibe varios años de prisión
“Ese día me vi morir”: el conductor que atropelló a un policía en Gard recibe varios años de prisión
-

El juicio al conductor del 11 de septiembre ha tenido lugar este lunes 6 de mayo en Alès. Una audiencia marcada por la emoción de un policía víctima y el enfado del abogado defensor. El acusado, reincidente, se enfrentaba a 14 años de prisión. La fiscalía solicitó diez….

“Se juzga a alguien inconsciente, inconsistente. Alguien para quien la vida no tiene valor”. Quentin Larroque, el fiscal adjunto, no duda en dirigirse a este joven de Les Mages, en Gard, de 24 años. Juzgado en comparecencia inmediata ante el tribunal penal de Alès, este lunes 6 de mayo, acaba de pasar el fin de semana en prisión preventiva y, además de las condiciones de su detención, deberá explicar la negativa a la obediencia agravada, ocurrida el el 11 de septiembre en Saint-Ambroix, de lo que está acusado. Para que conste, al volante de un sedán alemán de gran cilindrada, giró en U en un callejón sin salida y se dirigió hacia los gendarmes, golpeando su coche e hiriendo en el codo a un ayudante que se había movido en el último momento para evitar el coche de dicho conductor.

Detención en Nimes: “Para mí, fue en mi sueño”

Entre las partes civiles se encuentra este soldado del pelotón de vigilancia e intervención de la gendarmería (Psig) que intervino en primera línea durante la detención del acusado, la madrugada del 2 de mayo, en un hotel de Nimes-Ouest. Durante este arresto “dura”, se encontró con el dedo meñique cuadrado y le dieron 22 días de ITT. “Pido disculpas. Estaba durmiendo. No lo hice a propósito”se defiende el acusado, antes de que el gendarme dé su versión: “Dije ‘gendarmería’; abre los ojos; llama. Volvemos a decir ‘gendarmería’; los insultos vuelan y él lucha”. El joven no cede y sostiene que fue “Como cuando tienes una pesadilla. ¿Por qué quieres que me resista a diez gendarmes? Para mí, fue en mi sueño. No era la vida real…”

Ese día, los militares decidieron revisarlo porque ya lo buscaban por atropello y fuga…

Ya no niega los hechos…

Desde su palco, el acusado adopta una postura distinta a la que defiende bajo custodia policial. Esta vez ya no niega el acto cometido este otoño, calificado primero de intento de asesinato de un titular de autoridad pública (PDAP). Recuerda que el gendarme había desenfundado su arma: “Vi que quería darme un puñetazo en la cara; me asusté”. Luego, asegura que no actuó “voluntariamente”que tiene “quería salir bajo la influencia de (su) amigo que estaba al lado”. Este pasajero en el coche nunca habrá sido identificado…

“Me vi morir”, dice el gendarme

Llamado al estrado, el soldado de Saint-Ambroix al que se le había concedido un día de interrupción total del trabajo (ITT) cuenta lo sucedido y su decisión de no utilizar su arma. “Se ha ido a… pfff, un pelo”.declara con emoción. “Ese día me vi morir”. Los trémolos puntúan sus palabras: “Han pasado ocho meses y, mira, mis emociones me están traicionando. No me uní a la gendarmería para arriesgar mi vida, sino para ayudar a la gente. El acusado insiste: “Quería esquivar a este caballero. Para mí, si daba la vuelta hacia un lado, pasaría…” Mientras Me Nordine Tria, abogado de cuatro gendarmes del partido civil, recuerda que“Estuvimos a un pelo de la justicia penal”El teniente coronel Charles Sauleau, jefe de los gendarmes de Alès, saluda la profesionalidad y la frialdad de su suboficial: “Es cuestión de que pasen unos centímetros bajo sus ruedas. Sin embargo, no usa su arma…”

La tesis del “milagro”

Quentin Larroque habla de “milagro” y contradice al acusado: “Claramente no había lugar para pasar. ¡Es un milagro que no lo haya matado!“La locura del momento”, es mencionado; Entonces la sentencia requerida resuena en la sala del tribunal. En la apertura de los debates, la presidenta Cécile Baessa precisó que el acusado, reincidente, se enfrentaba a hasta 14 años de prisión. La fiscalía exige diez y la continuación de la detención.

El enfado del abogado defensor

“¡Estamos en el tribunal de primera instancia!”exclama Me Abdelghani Merah, en defensa. “Les aseguro que habrá una apelación. Se les pide diez años por un día de ITT. ¡Nunca escuché eso y nunca lo escucharé…” Enojado, el abogado pelea “una máquina que presenta, desde el principio, (su cliente) como un monstruo sediento de sangre, el gran matón de Gard”. Insiste en que este joven, el 11 de septiembre, “se coló”. el habla de“investigación mal hecha”de “pobre historial”la falta de reconstrucción y la ausencia del pasajero que supuestamente le contó a su cliente “adelante”. Durante su alegato, el consejo desliza que “tres años es una sentencia que corresponde a su intención”. Y a este Gardois encerrado en el palco que en un momento sonríe, le dice: “¡No se ría, señor! Porque la decisión del tribunal le hará mucha gracia…”

¿Qué sentencia recibe finalmente el acusado?

Cae temprano en la tarde. La sentencia es sustancial: seis años de prisión con detención continuada.

-

PREV Lunes 20 de mayo – Pentecostés: ¿cuándo sacar la basura en las zonas de Sygom y Agglo Seine-Eure?
NEXT En el fútbol, ​​el Bandrélé FC deja una fuerte impresión en el césped de Kani-Kéli