En Eure, estos dos pueblos recuerdan el bombardeo de agosto de 1944

-

Por Lina Tran
Publicado en

3 y 24 de mayo a las 16:00 horas.

ver mis noticias
Siga L’Eveil Normand

17 de agosto de 1944. Una cita inolvidable para los pueblos de Ajou y La Ferrière-sur-Risle (Eure). A bombardeo destruyó parte de los dos centros urbanos matando 32 civiles, “o incluso más”, añade Andrée Dorgère, historiadora aficionada de Mesnil-en-Ouche. Estos son los nombres que logramos recuperar. »

Marcar los 80 añosel ayuntamiento de La Ferrière-sur-Risle ofrece, una vez más, una exposición recordando este acontecimiento en el salón de actos del pueblo, de 10 a 16 horas, el miércoles 8 de mayo de 2024.

Se ofrecerá en paralelo a la tradicional ceremonia de conmemoración organizada por la asociación de veteranos que reúne a Ajou, La Houssaye y La Ferrière-sur-Risle el mismo día.

Esta exposición fue inaugurada, por primera vez, durante el aniversario del 70 aniversario de este evento y acompañó la instalación de la placa en el puente de Ajou honrando a los civiles que murieron durante este día.

Para la ocasión, Andrée Dorgère, que creció en La Ferrière y trabajó como secretaria del ayuntamiento de Ajou, había recogido varios testimonios, publicado en un libro. 80 años después, nos invita a profundizar en el pasado, para no olvidar.

Un ataque americano

El puente Ajou fue el objetivo de los estadounidenses. El bombardeo finalmente afectó a ambas aldeas. ©DR

Objetos, imágenes de archivo, vídeos, pero sobre todo testimonios serán descubiertos o redescubiertos durante esta exposición que narra un acontecimiento significativo para los dos pueblos. Hoy las huellas son mínimas. El centro de la ciudad de La Ferrière ha sido reconstruido.

Este bombardeo no es resultado de los alemanes, sino más bien americanos, recuerda Andrée Dorgère. Inicialmente, el plan era destruir el puente conectando los dos municipios. “Tuvimos que bloquear las carreteras secundarias”, recuerda el historiador local. Finalmente, apuntaron de par en par. »

Vídeos: actualmente en Actu

Y nadie esperaba este ataque, “los habitantes pensaban que en estos pueblos estarían tranquilos”. Según explica, la mayoría de las víctimas eran de Beaumont-le-Roger:

Los residentes de Beaumont enviaron a sus hijos con sus abuelos a La Ferrière porque temían la importante presencia de alemanes en la ciudad.

Andrée Dorgère, historiadora aficionada

Seis años, trece años, pero también diecisiete y dieciocho meses, las pérdidas son terribles y muy joven. Lo que no impidió Los residentes celebran la liberación del país. y la llegada de norteamericanos a la región unas semanas después. “Había un sentimiento ambivalente. Muchos testigos me dijeron que representaban la libertad”, recuerda.

Los últimos testigos

Andrée Dorgère ha reunido los diferentes testimonios en un libro, A orillas del Risle, dos pueblos normandos recuerdan el 17 de agosto de 1944. ©Lina Tran

La exposición también pretende un registro escrito de este acontecimiento, mientras que los testigos son cada vez más escasos. De las treinta personas entrevistadas para su libro hace diez años, sólo un puñado sigue vivo.

Este deber de memoria es importante para el residente de Mesnil-en-Ouche. Si ha profundizado en esta historia es porque está estrechamente vinculada a este acontecimiento: originaria del pueblo de La Ferrière, su padre Es uno de los supervivientes del 17 de agosto de 1944.

“Habló muy poco sobre el pasado. Lo único que me dijo fue que cuando almorzaba tenía de todo. Después de este almuerzo, lo perdió todo”, dice Andrée.

Su esposa, suegros y amigos murieron instantáneamente. Posteriormente él se volverá a casar (y ella nacerá de esta unión) e incluso se convertirá en alcalde del pueblo por muchos años. “La historia de mi padre es como muchas otras”, señala.

Está, por ejemplo, Jeannine Gousset, en una residencia de ancianos, que escapó del bombardeo porque ella fue al baño en aquel momento en el jardín, o incluso Mauricette Duval, que vivía en una granja que acogía a numerosos desplazados.

Pero sobre todo está la historia de Tao, una joven judía que huyó de París con su madre y su hermano a La Ferrière. Única superviviente, finalmente fue acogida por su tía, que vivía en el sur de Francia. No regresará a Eure hasta 2014, cuando se instale la placa en honor a las víctimas.

Así, los testimonios que Andrée Dorgère recogió son aún más preciosos ahora que han pasado diez años. La historiadora local se ha dado la misión de perpetuar la historia y está aumentando su número de intervenciones en escuelas y universidades para hablar de ella.

La exposición tendrá lugar el miércoles 8 de mayo, en el ayuntamiento de La Ferrière-sur-Risle, de 10 a 16 horas. Entrada libre. 31 rue Jean-Jacques Hubert El programa de la ceremonia del 8 de mayo se encuentra en la página siguiente.

Sigue todas las novedades de tus ciudades y medios favoritos suscribiéndote a Mon Actu.

-

PREV SENEGAL-CULTURA-DIAGNOSTICO / Matam: un funcionario analiza los obstáculos al desarrollo de la cultura en la región – agencia de prensa senegalesa
NEXT Increíble raid de Waremme Volley durante el campeonato francófono: “Es único en Bélgica”