En la isla de Reunión, el turismo pone en peligro una flora única en el mundo

En la isla de Reunión, el turismo pone en peligro una flora única en el mundo
En la isla de Reunión, el turismo pone en peligro una flora única en el mundo
-

La biodiversidad de la “isla intensa”, clasificada en gran parte por la UNESCO, está amenazada por el cambio climático, las especies invasoras y la presión humana. El departamento de ultramar recibió 500.000 visitantes en 2023, un récord.

Única en el mundo, la flora de la isla de Reunión, departamento francés situado en el Océano Índico, está en gran medida amenazada de desaparecer. La culpa es del cambio climático, de la presión humana, pero sobre todo de las especies invasoras que invaden espacios naturales hasta ahora preservados. “Mira este arbusto con sus flores amarillas: es muy bonito. Pero sería mucho mejor en las costas bretonas.», en el oeste de Francia continental, exclama Dominique Oudin, director del Conservatorio Botánico Nacional de Mascarin (CBNM). En el macizo de Maïdo, en el corazón del Parque Nacional de la Reunión, la aulaga europea se encuentra en algunos lugares como en casa, amenazando la flora endémica.

La reunión “Es un entorno único en el mundo, pero está invadido.», resume Dominique Oudin. Especie exótica más emblemática por encima de los 1.000 metros de altitud, la aulaga europea no es la más invasora: la liana mariposa, procedente de Asia, asfixia los últimos bosques secos de la isla. El tulipán gabonés ha invadido las tierras agrícolas. Los miles de visitantes que visitan cada día este lugar, que ofrece una vista impresionante del circo de Mafate, clasificado gran parte de la isla como patrimonio inmaterial de la UNESCO, pasan sin prestar atención.

Limpieza de suelas de excursionistas a la entrada del parque

Los visitantes disfrutan de la vista del circo de Mafate desde las alturas de Saint-Paul.
CHRISTOPHE ARCHAMBAULT / AFP

La naturaleza excepcional de la flora de la Isla de la Reunión es en parte lo que le valió su inclusión en la lista de la UNESCO. De las 963 especies de plantas “nativas” registradas en la isla, 382 son endémicas de la subregión (el archipiélago de las Mascareñas, con las islas de Mauricio y Rodrigues), de las cuales 230 son exclusivas de Reunión. “230 es también el número de plantas endémicas en toda Francia continental», especifica Dominique Oudin. Pero a finales de 2023, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) reevaluó su lista roja de especies amenazadas, resultado del trabajo realizado bajo la coordinación del CBNM. El resultado es preocupante: entre 2010 y 2023, la tasa de especies amenazadas aumentó del 30% al 41%. Ya han desaparecido unas cuarenta plantas.

Entre las amenazas se citan la sequía y la presión humana, mientras que Reunión recibió más de 550.000 visitantes en 2023, un récord según el Observatorio Regional del Turismo. Pero las especies exóticas siguen siendo el enemigo número uno. No todo es inútil. “Todavía tienes espacios preservados de la invasión.», asegura Janik Payet, responsable de la rama occidental del Parque Nacional de la Reunión. Desde Maïdo, un camino conduce al macizo del Grand Bénare: “Lo llamamos el triángulo de oro porque allí arriba todavía hay una biodiversidad excepcional”, con pocos invasores y “más del 80% de endemicidad”.“.

Para acceder al mismo, el Parque ha instalado dispositivos de bioseguridad que limpian las plantas de los excursionistas, que podrán llevar semillas. Pero la lucha contra las plantas invasoras, una amenaza detectada a finales de los años 1970, se lleva a cabo de forma desordenada y no “a la altura del desafío”, resume Janik Payet.

“Si no hacemos nada, es un patrimonio que desaparece”

Zona de picnic en el Piton du Maïdo.
Charles de Lisle – stock.adobe.com

Fue necesaria una descarga eléctrica para que la isla se movilizara: la clasificación en 2017 por la UNESCO de la Isla de la Reunión entre los sitios que dieron origen a “preocupación importante» debido a su mal estado de conservación. Luego se puso en marcha un programa de acción que involucra a comunidades y partes interesadas en la biodiversidad de Reunión, llamado ReMiNat (por “restauración de entornos naturales”). Se han definido áreas de actuación prioritarias y se están estudiando diferentes técnicas de restauración. Esto es lo que se está haciendo en Maïdo, donde, paradójicamente, un incendio accidental en 2020 permitió “empezar desde el principio» en este sitio se considera perdido.

Pero la gente que vive y viene a Reunión debe participar.“, insiste Dominique Oudin, esperando una “toma de conciencia“. Lo que Jacques Fournel intenta conseguir: a 1.100 metros de altitud, este antiguo botánico sólo cultiva plantas endémicas, algunas de las cuales se utilizarán para replantar el Maïdo. En los últimos años, varios viveristas se han lanzado a este segmento. Rojo tostado, madera de pimienta, flores amarillas… “Todo lo que viene de Reunión, lo planto», explica Jacques Fournel. “Tienes que estar activo. Porque si no hacemos nada, nuestro patrimonio desaparecerá.»

” data-script=”https://static.lefigaro.fr/widget-video/short-ttl/video/index.js” >

-

PREV El club de fútbol en la época de la Copa de las Landas.
NEXT SENEGAL-MAURITANIA-CINE / Abderrahmane Sissako: ”filmo la fragilidad humana” – agencia de prensa senegalesa