una Declaración de los Derechos de los Animales escrita en 1929 en Port-Sainte-Marie

una Declaración de los Derechos de los Animales escrita en 1929 en Port-Sainte-Marie
una Declaración de los Derechos de los Animales escrita en 1929 en Port-Sainte-Marie
-
I

Había que ser a la vez un estudioso y un fisgón de primer nivel para desenterrar un texto sorprendente, que puede describirse como un precursor de la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, proclamada en 1978. Maïté Bouyssy reúne ambas cualidades. Originaria de Monviel, dejó su pueblo de Lot-et-Garonnais para ingresar en la Escuela Normal…

I

Había que ser a la vez un estudioso y un fisgón de primer nivel para desenterrar un texto sorprendente, que puede describirse como un precursor de la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, proclamada en 1978. Maïté Bouyssy reúne ambas cualidades. Originaria de Monviel, dejó su pueblo de Lot-et-Garonnais para incorporarse a la École Normale Supérieure de París y enseñó durante cuarenta y siete años en la Sorbona, con predilección por los conocimientos del siglo XIX.mi siglo. Finalmente se unió a Madaillan después de su jubilación, pero su memoria y su curiosidad siguen activas, al igual que su red de amigos e investigadores.

“También se respiraban en el aire ideas marginales y vanguardistas de los locos años veinte”

Uno de ellos, Pierre Serna, supervisó la elaboración de un “Diccionario histórico y crítico de los animales” (1). Un proyecto ambicioso que propone “una síntesis de conocimientos en el campo en rápida expansión de los estudios animales”, y un libro de casi 600 páginas que reúne las contribuciones de 80 autores de todas las disciplinas y 600 entradas, “para reflexionar con todos los vivos”. ” Y cuando Lot-et-Garonnaise menciona un texto que lamentablemente no ha tenido los honores de la posteridad, aquí se la nombra para un artículo.

El rechazo de los circos

La joya en cuestión se titula sobriamente “Declaración de los Derechos de los Animales” (2). Fue escrito en 1929 por André Géraud (1888-1957), que llegó a Port-Sainte-Marie para casarse con Élisabeth Labolle, la maestra del pueblo. “Ambos eran de la pequeña burguesía ilustrada y debieron haberse conocido en círculos pacifistas. También era un activista del esperanto, pero era receptor y tenía todo lo de un niño mayor. Su esposa ciertamente influyó en él –pero aquí encontramos la invisibilidad de las mujeres en la historia, porque no fue ella quien firmó este texto– y también flotaban en el aire ideas marginales y vanguardistas de los locos años veinte, esperanzas de pacifismo. después del Der des ders”, subraya Maïté Bouyssy.


El texto original está disponible en Internet.

Captura de pantalla “Suroeste”

“André Géraud tuvo que pasar por círculos pacifistas. Es muy rico en información para la época y cruzado con elementos educativos, donde también encontramos una sensibilidad a la educación de los niños, a la no violencia, al respeto a los animales, con el rechazo de los espectáculos circenses y de los animales enjaulados. Cree que los animales son seres vivos y dotados de sensibilidad. Pero no muestra sentimentalismo e incluso se burla de las ancianas que sólo aman a su gato. Estaba en contra del sufrimiento animal, un punto importante que creía que sería necesario abordar, y creía en la evolución de la moral. A su manera, era un hombre ilustrado”, según Maïté Bouyssy.

Más allá de este artículo escrito para este diccionario, Maïté Bouyssy escribió un texto más extenso destinado a la Sociedad Académica de Agen, de la que es miembro. También está dando los últimos retoques a un trabajo personal, sobre una antigua noticia parisina.

(1) “Diccionario histórico y crítico de los animales”, bajo la dirección de Pierre Serna. Ediciones Champ Vallon. 29,50€.
(2) El texto original se puede leer en el sitio web de Internet Archive.

-

PREV Una manifestación contra la transfobia organizada en París antes de una controvertida conferencia
NEXT Hérault: la gendarmería advierte de un aumento de los robos en los alrededores de Montpellier