sospecha de fraude en una asociación de apoyo a la policía

sospecha de fraude en una asociación de apoyo a la policía
sospecha de fraude en una asociación de apoyo a la policía
-

contraCreada en Burdeos, la asociación Assopol había adquirido cierta reputación. En ocasiones, sus representantes fueron entrevistados en los medios de comunicación para hablar del sufrimiento psicológico asociado a ser policía. Este lunes 29 de abril, el presidente y cofundador de la asociación, un empresario vitivinícola, tuvo que hablar en el bar del tribunal penal de Burdeos sobre un tema completamente diferente.

Empresas israelíes

El fiscal lo acusa de fraude y prácticas comerciales engañosas. Si no hay nada que haga sospechar que el empresario o los representantes de la asociación se han enriquecido personalmente gracias a la estructura, la fiscalía culpa a Assopol, que entre 2018 y 2023 se embolsó más de 300.000 euros en donaciones, de haber faltado transparencia al sugerir que Los fondos fueron recaudados por voluntarios cuando fueron recaudados por una miríada de empresas israelíes que se embolsaron la mitad de la cosecha. La fiscalía también le acusa de haberse aprovechado indebidamente del régimen de patrocinio para permitir a los donantes eximir de impuestos su participación.

“La asociación nació de un encuentro con un sindicalista de la policía. Me permitió darme cuenta de que no sabía nada sobre la vida de estas personas que protegen a la población”, explica el acusado. Según sus estatutos, la asociación se esfuerza por “contribuir al desarrollo del civismo y a la lucha contra la violencia urbana”, “explicar el trabajo de las fuerzas de protección”, proporcionar “formación cívica”, proporcionar “apoyo moral y material a las familias de abogados”. agentes encargados de la aplicación de la ley”, participan en “el ejercicio del deber de memoria”… Asesorada por un ex ejecutivo fiscal convertido en abogado fiscal, la asociación, en vista de estas grandes ambiciones, obtiene la posibilidad de emitir recibos fiscales a sus donantes después de haber sido reconocido como de interés general.

Organización contra el blanqueo de dinero.

Pero en septiembre de 2019, la Dirección Departamental de Seguridad Pública alertó a la fiscalía al considerar dudosas las actividades de la asociación. La Inspección General de la Policía Nacional (IGPN) señala en particular que la mención en el sitio web de que las donaciones son recolectadas por voluntarios es algo errónea. “En cuanto nos lo dijo el IGPN eliminamos esta mención”, explica el imputado.

“Puede ser interesante para quienes aportan saber que de 10 euros, 5 van a parar a una empresa de telefonía”

Pero unos meses más tarde, fue Tracfin, la organización contra el blanqueo de dinero, la que se alarmó. Israel, un país notoriamente poco cooperativo, es citado regularmente en casos de lavado de dinero. Tracfin está preocupado por el movimiento de fondos entre la asociación de Burdeos y las empresas israelíes, donde parecen regresar más de la mitad de los fondos recaudados. No se detectará ninguna acción blanqueadora. Quedan cuestiones de transparencia. “Para quienes contribuyen, puede ser interesante saber que de 10 euros, 5 van a parar a una empresa de telefonía”, subraya el presidente Gérard Pitti.

“Las empresas francesas querían que se les pagara a tiempo. Sólo una empresa israelí aceptó recibir un pago porcentual”, asegura el presidente de la asociación. Pero la empresa, que subcontrata a otras asociaciones israelíes, exige comisiones exorbitantes.

Se requiere sentencia suspendida de seis meses

La investigación llevada a cabo por el PJ de Burdeos se mostrará entonces escéptica ante las actuaciones llevadas a cabo por la asociación, lejos de abarcar toda la finalidad social que le ha valido la condición de asociación de interés general. “Teníamos muchos planes pero caímos en el Covid”, explica el acusado. Sin embargo, reclama una financiación del 50% para cerca de 145 sesiones de apoyo psicológico para agentes de policía.

“La causa es noble, pero el funcionamiento de esta asociación es reprobable”, opina la fiscal Perrine Lannelongue. El magistrado señala en particular que para beneficiarse del estatuto de asociación de interés general y de la exención fiscal que autoriza, las acciones deben dirigirse a “un público amplio”. Pero no todas las promesas iniciales se han cumplido. “La única atención psicológica que prestan los agentes de policía está dirigida a un público restringido”, continúa el magistrado, recordando la publicidad realizada por la asociación sobre la exención fiscal de las donaciones. Y pedir seis meses de prisión suspendida.

“Inició una operación de generosidad sin obtener el más mínimo beneficio”, subraya M.mi Olivier Roquain, el abogado del empresario que solicita la liberación. “145 personas atendidas, ¿es eso marginal? » pregunta, subrayando que la asociación incluso había recibido propuestas de colaboración del Ministerio del Interior.

El tribunal se reservó su decisión.

-

PREV Aumentan los casos de infección por un superhongo mortal en todo el mundo y en Bélgica
NEXT descubre la ruta detallada en Sena Marítimo