Por el fin de todas las guerras

-

La reunión estaba prevista para las 10.00 horas en la plaza Jean-Jaurès de Tours. A pesar del tiempo incierto – que rápidamente se tornó lluvioso – cerca de 600 manifestantes respondieron al llamado de todas las organizaciones sindicales.

“En comparación con el año pasado, cuando la gente se movilizó ampliamente en el contexto de la oposición a la reforma de las pensiones, es complicado. Entre las vacaciones escolares y el tiempo, probablemente tendremos menos gente”estimó un directivo al inicio de la manifestación.

Sin embargo, lirio de los valles en mano o ojal, quienes se habían tomado la molestia de viajar quisieron transmitir en este 1ejem May, pidiendo el fin de todas las guerras… en Ucrania y Gaza en particular.

Incluso antes de que se formara la procesión, fuimos testigos de un florecimiento de paraguas en la plaza Jean-Jaurès.
© (Foto NR, Olivier Brosset)

“Bloquear los extremos en las elecciones europeas de junio”

Más allá de los mensajes tradicionales de lucha contra todos los extremos -la proximidad de las elecciones europeas obliga-, los dirigentes sindicales recordaron su apego a la igualdad en el mundo del trabajo, a la mejora de las condiciones de trabajo y de la remuneración y a toda forma de violencia en y fuera del mundo del trabajo.

A medida que la lluvia se intensificaba, la procesión de unas 600 personas presentes se dirigió hacia las salas por el bulevar Béranger y luego regresó hacia la calle Nacional por la calle des Halles.

Al sonido de lo indestructible Internacionaldesde ” Estamos aqui ““No nos rendimos”, “Todos somos hijos de Gaza” y otras canciones bretonas, la procesión se dirigió lentamente hacia la plaza Gaston-Paillhou, donde destacaban los dos tractores de la Confederación Campesina.

Desde allí, los manifestantes se dirigieron a la plaza Anatole-France, donde se instaló el pueblo Festi’luttes, para tener un poco de comodidad.

Llueva, haga viento o nieva, los voluntarios de La Table de Jeanne-Marie demuestran un buen humor contagioso.
© (Foto NR, Olivier Brosset)

Además del pollo yassa ofrecido por la asociación Naya, se habló de un espectáculo ilusionista para utópicos (de Circatomik), entrevistas en vivo, canciones activistas (de La P’tite Rouge de Touraine), un debate sobre las luchas campesinas y obreras y finalmente un concierto (Adelo, Artillerie de salopards, Barricades, Eddi Kadonga). Todo durante una jornada organizada por el grupo de música tradicional local Bande de Trad.

A pesar de la lluvia, había calidez en nuestros corazones.

A pesar de la lluvia, había calidez en nuestros corazones.
© (Foto NR, Olivier Brosset)

-

PREV El prefecto de la Bastilla en el avión de Macron para “una misión”
NEXT 30 años del Banco de Alimentos