veinte años de utopía y éxito

-

Ahora forma parte del paisaje, amarrado a orillas del Loira desde hace veinte años. Imposible imaginar una primavera y un verano sin él. “Tours sur Loire”, la taberna de Tours, se ha vuelto, con el paso de los años, inseparable de la imagen de la ciudad.

“Ya no estoy en Tours, pero cuando voy allí me parece una locura. Esta ciudad tiene algo excepcional a escala europea”, afirma Jonathan Odet, cofundador del proyecto, que desde entonces ha buscado otros horizontes. El proyecto nació a principios de los años 2000, lejos de las orillas del Loira, en los bosques de Chambray-lès-Tours.

En 2005, el sitio de Guinguette era modesto.
© (Archivos fotográficos NR)

“Decidimos crear un festival que duraría más de tres meses. La idea era hacer algo intergeneracional, combinando deporte, ocio y cultura artística”, rebobina Jonathan Odet. Un proyecto, apoyado por la asociación Le Petit Monde (que todavía gestiona la programación artística de Tours sur Loire), que atiende a su público desde el primer año. Dejando atrás los bosques de Chambray, el festival se trasladó a la Gloriette con el mismo éxito.

“Era la zona”

Rápidamente surgió la idea de instalarse en el centro de Tours. En 2005 se construyó una pequeña cabaña de madera al pie de las monumentales escaleras del puente de piedra. “Queremos reinventar la ciudad, repensar los vínculos sociales. Queríamos que todos hicieran suyo este espacio”.explica Jonathan Odet.

6

Esta es, en años, la duración de la delegación de servicio público realizada por la ciudad de Tours a Petit Monde (asociación) y a la empresa Kwamti (empresa que emplea a una treintena de personas en verano y gestiona el bar y la restauración de la taberna). “Es la primera vez que nos renuevan desde hace seis años”, explica Ronan Brient. Seis años durante los cuales la pareja podrá explotar el local. Una operación que genera mucho dinero. Para Kwamti, la facturación se estima entre 2 y 2,5 millones de euros al año. Un resultado que permite mantener las instalaciones. “Gran parte de los recursos nos permite desarrollar la parte artística y cultural. Esto nos permite presentar espectáculos y conciertos durante cinco meses en verano”.explica Matthieu Poupinel, director de la asociación Le Petit Monde.

Y hay trabajo. En aquella época, las orillas del Loira no eran muy frecuentadas. “La gente se reía cuando abrimos. Pero nunca hemos hecho retroceder la marginalidad”asegura Ronan Brient, cofundador del proyecto. “Esa era la zona en aquel entonces. Era un lugar donde la gente de Tours no quería pisar demasiado. Hicimos mucho trabajo de mediación al principio, sin servicio de seguridad”.apoya a Jonathan Odet.

El 20 de mayo de 2009 arrancó la temporada.
© (Archivos fotográficos NR)

Le Petit Monde aplica la misma receta que en los bosques de Chambray o en la Gloriette: un programa ecléctico en un lugar escenográfico y artesanal. “Queríamos viajar en casa. Las orillas del Loira son adecuadas. Venimos aquí y estamos desorientados”, cree Ronan Brient. A pesar de una ubicación excepcional, los comienzos son complicados.

Problemas administrativos

“Lo más difícil es confrontar tu ideal con la realidad”, desliza Ronan Brien. Le Petit Monde, que se enorgullece de no querer encajar en ninguna casilla, se encuentra ante la maquinaria administrativa. “Hubo años en los que me dije que ya no podíamos ser soñadores, locos”dice Jonathan Odet.

Hace diez años, en 2014, el sitio presagiaba lo que es hoy.

Hace diez años, en 2014, el sitio presagiaba lo que es hoy.
© (Archivos fotográficos NR)

Poco a poco, Tours sur Loire va encontrando su velocidad de crucero. Fueron necesarios unos cinco años para que el público se apropiara del lugar y le diera el nombre de “la guinguette”. “Habíamos acertado en nuestra apuesta”, da la bienvenida a Jonathan Odet. El número de cabañas aumenta de año en año y el sitio crece hasta albergar hoy cinco lugares muy diferentes, a ambos lados del Loira.

“Es la primera taberna contemporánea”, asegura Jonathan Odet. El concepto Touraine funciona tan bien que inspira a muchas ciudades. Pero no con el mismo resultado: “Son cosas chapadas, con un modelo económico como prioridad. » Copiado pero nunca igualado durante veinte años.

-

PREV pruebas originales en un escenario de ensueño
NEXT Baloncesto: cerca de 500 niños festejan en el recinto ferial de Pau